El sig­nifi­ca­do de “Gala­cia”: El tér­mi­no sig­nifi­ca sim­ple­mente “país de los galos,” una ref­er­en­cia a las tribus gáli­cas que invadieron el lado norte de Asia Menor des­de Europa en el 270s AV. De esta región, Charles Erd­man nota: “Esta­ba habita­da en el tiem­po de Pablo por una población mix­ta cuyos descen­di­entes de las tribus galas forma­ban solo una minoría en tan­to que el número más grande eran de población antigua, y a estos fueron aña­di­dos muchos grie­gos, romanos, y judíos. Por el tiem­po del após­tol la región había pasa­do bajo el poder de Roma y parte esta­ba for­ma­da de una provin­cial que incluía den­tro de su fron­tera al sur las ciu­dades que vis­itó Pablo en su primer via­je misionero” (The Epis­tle of Paul to the Gala­tians, p. 15–16). B. Así, hay una región étni­ca en el lado norte de Asia Menor cono­ci­da como Gala­cia, y hay una provin­cia romana cono­ci­da por el mis­mo nom­bre que incluye mucho may­or ter­ri­to­rio que la tier­ra de los galos. Esto ha lle­va­do a muchos a dis­putar en relación a quienes se dirige Pablo en su epís­to­la (y de allí a cuan­do él podría haber­la escrito).