Admiro la tanaci­dad de los reli­giosos que se autono­bran equiv­o­cada­mente tes­ti­gos de Jehová.  Ellos como solo­da­dos sin aver­gon­zarse van casa por casa anun­cian­do lo que el ata­laya les haya dic­ta­do.  Con gus­to com­parten un men­saje des­de una revista que ha sido escri­ta por unos eru­di­tos que fun­cio­nan como el escla­vo fiel y dis­cre­to hoy, y que no pueden come­ter un error, pues son el escla­vo fiel.  

He estu­di­a­do con muchos autonom­bra­dos tes­ti­gos y la may­or parte se han con­duci­dos gen­til­mente, con respeto y hon­or.  Los pocos que se han por­ta­do irre­spetu­osos han sido los ancianos, los que deben ser de carác­ter man­so y de buen ejem­p­lo.  

Uno de los temas que anun­cian mucho es el fin del sis­tema de cosas.  Usual­mente cen­tra­dos en Mateo 24, Daniel y Apoc­alip­sis.  En este post les dejo la serie com­ple­ta del libro de apoc­alip­sis escrito por Mark Copeland.  Espero les sea de mucha util­i­dad.  Mark escribió el comen­tario en inglés y nue­stro her­mano Nicolás Hernán­dez, quien ya par­tió para recibir su coro­na y glo­ria, lo tradu­jo al castel­lano.

Haga click en Ser­mones: