(haga click aquí para descargar el folleto)

¿A Dónde Fue El Señor Al Morir? Al morir, Cristo fue sepultado, y mientras su cuerpo permanecía en el sepulcro por tres días, su espíritu había ascendido a la región del Hades que El llama “Paraíso” (Luc. 23:43; Hch. 2:27-31). Cristo estuvo en el Hades pero no en el infierno. Las versiones que digan que Cristo estuvo en el “infierno” son traducciones incorrectas (la palabra que aparece en el texto original es “Hades” y así se debe traducir). Al ladrón que se había arrepentido, el Señor Jesús le dice, “De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el Paraíso”. En el Hades hay un lugar de reposo que el Señor le llama “Paraíso”. En el relato del rico y Lázaro, a este mismo lugar Lucas le llama “el seno de Abraham” donde Lázaro era “consolado” mientras que el rico era “atormentado” (Luc. 16:25). El alma de Cristo no permaneció en el Hades como tampoco su cuerpo permaneció en el sepulcro porque resucitó de entre los muertos (Hch. 2:31,32). “Era imposible que fuese retenido por ella” (2:24). El poder del Hades no pudo detenerle. “Y tengo las llaves de la muerte y del Hades” (Apoc. 1:18). Si el Hades hubiera detenido a Cristo, El no hubiera cumplido el plan de redención. Pero resucitó, el Hades no prevaleció, estableció Su iglesia, y por estos salvos algún día vendrá por segunda vez.

Enhanced by Zemanta