ColosensesAtravés de varias semanas he publicado una serie de 13 lecciones de sermones/comentario acerca la epístola a los colosenses.  Estas lecciones han sido descargadas más de 68,000.  Me da gusto que muchos han aprovechado de estas lecciones.  Ahora podrá encontrar la serie completa en la pestaña en la página principal titulada “Colosenses”.  Espero que esto sea de ayuda para muchos.

El encuentro con JesúsTambién hay otra pestaña titulada, “El encuentro con Jesús”.  Esta serie de lecciones son audios.  La serie examina los encuentros con Jesús en el Nuevo Testamento.  Andrés Pong, evangelista en Indianapolis, Indiana, presenta estas lecciones. Cada semana grabamos una o dos lecciones.

¿Le  importa a Dios cómo le adoramos?Una de las mejores series y herramientas para la evangelización.  El autor de las lecciones es Tol Burk de Texas.  He utilizado estas lecciones por muchos años y Dios ha dado buen resultado.  Andrés Pong y yo (Ed Rangel) grabamos las lecciones cada semana y pronto estarán disponibles.

Currículo de estudio: Manteniendo la fe ha estado elaborando un plan de estudio para la congregación entera, para todas las edades.  Imagínese que los padres están en casa haciendo su tarea de estudio bíblico y los niños haciendo la misma tarea.  Juntos como familia pueden estudiar el mismo tema a la vez.  Este plan se toma cinco años para cubrir toda la Biblia.  Originalmente utilizamos este plan en donde predico, Spearsville Road Church of Christ, en Trafalgar, Indiana, y ahora una iglesia en México lo utiliza.  Nicolás Hernández ha dado de su tiempo para hacer las traducciones.  Creo que en el 2015 el currículo estará disponible en su totalidad.  Esta tarea no ha sido fácil, ha costado mucho estudio para elaborar, y tenemos la confianza que será de mucho beneficio para la persona que elija usarlo.

Sermones en audio y video: Estamos grabando sermones y estudios para compartir con el público virtual.  Varios hermanos estarán ayudando con este proyecto.

Manteniendo la fe tiene planes de hacer mucho en 2015.  Con la ayuda y favor de Dios podremos usar el internet para evangelizar por todo el mundo.

 

¡Dios nos bendiga a todos!

INTRODUCCIÓN A LA BIBLIA

Lección 4

 

Bienvenidos al Evangelio de Cristo. Esta es la última lección en nuestra serie sobre la introducción a la Biblia. En esta sección estaremos respondiendo la pregunta, “¿Cómo sabemos que la Biblia es de Dios?” L Biblia es el libro más leído, estudiado y analizado en el mundo. De hecho, se mantiene como el número uno, el libro mejor vendido en el mundo, y siempre lo es. Aun fue el primer libro del mundo en imprimirse en una imprenta en los 1450. ¿Pero por qué es tan popular la Biblia? ¿Por qué hace que muchas personas cada año la lean y la estudien? ¿Por qué las personas que son enemigos de la Biblia escojan a través de ella y la estudien? ¿Cuál es la respuesta a tales preguntas? La Biblia declara que es de Dios. ¡Que declaración tan fuerte! En 2 Timoteo 3:16-17 leemos,

 

“Toda la Escritura es inspirada por Dios, y es útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.”

Arriba de 2,700 veces la Biblia declara ser inspirada. Por ejemplo, dice, “el Señor dice,” o “la palabra del Señor vino, diciendo ….” Con el contenido promedio de la Biblia de alrededor de 1,300 páginas, lo que significa que la Biblia declara ser la Palabra de Dios un poco más de dos veces por página. Eso es el por qué es leída, estudiada, y criticada. La Biblia hace la declaración de que es en verdad la Palabra de Dios.

 

Pero solo debido a que un libro declara ser de Dios no hace que lo sea. Yo podría venir a usted y decir que escribí un libro, que es de Dios, y que usted debería leerlo. Pero solo el hacer tal declaración no lo hace verdad. De hecho, un libro debe declarar ser de Dios con el propósito de ser de Dios. Pero solo porque un libro declara ser de Dios no significa que lo es. En esta lección estamos examinando la Palabra de Dios, y vemos que lo que hace es ciertamente probar su declaración por la inspiración de Dios.

 

¿Cómo podemos saber que la Biblia es de Dios? Estamos observando los cinco puntos en esta lección. El primer punto que deseo hacer es que podemos saber que la Biblia es de Dios debido al conocimiento médico que existe dentro de ella. Examinaremos varios versículos diferentes que tratan con el conocimiento médico. Mientras observamos en estos, necesitamos entender que aun no obstante el conocimiento medico que tenemos hoy, cuando fue escrita la Biblia, el tipo de tecnología que tenemos hoy no existía. Sin embargo hoy cuando observamos en la Biblia, vemos que ella tiene el conocimiento medico que nadie podría haber conocido en el tiempo en que fue escrita la Biblia. La única forma en que tal conocimiento podría haber sido incluido sería si dios fuera Aquel que hubiera provisto la información.

 

En Levítico 17:11 la Biblia dice, “La vida de la carne en la sangre está, y yo os la he dado para hacer expiación sobre el altar por vuestras almas, y la misma sangre hará expiación de la persona.” Otros pasajes (como Génesis 9:6) enseña también la importancia de la sangre. La sangre es el ingrediente clave de la vida, lo cual es por lo que Levítico 17:11 lo dice. Pero hasta entrado el siglo diecinueve, los doctores no mantenían tal creencia. En lugar de eso, ellos creían que un “vapor” dañino entraba a la sangre y causaba que la persona se enfermara. Debido a tal creencia, fue empleada una práctica conocida como “sangría.” La sangría es el drene de alguna cantidad considerable de sangre de un paciente. Los doctores hacían esto debido a que creían que tal procedimiento curaría o prevendría las enfermedades y/o infecciones. La sangría tenía su base en sistemas antiguos de medicina que concluían que la sangre y otros fluidos corporales eran considerados como “humores,” cuyo balance apropiado ayudaban a mantener la salud. El sangrado era la práctica medicinal más común llevada a cabo por los doctores desde la antigüedad hasta el siglo diecinueve – un lapso de tiempo de casi 2,000 años. Al final, sin embargo, los doctores se dieron cuenta que al usar la sangría, ellos estaban dañando o matando pacientes. Ellos también se dieron cuenta que las personas necesitaban la sangre con el propósito de vivir. George Washington fue uno de muchas personas que murieron como un resultado de esta práctica, Sin embargo casi 3,500 años antes, Moisés escribió que “la carne con su vida, que es su sangre.” Tomó al mundo de la comunidad médica miles de años (¡y vidas!) comprender esta simple verdad. ¿Cómo supo Moisés que la vida de la carne está en la sangre? Él lo sabía debido a que Dios, el Autor de la Biblia, se lo había revelado.

 

Encontramos conocimiento medico adicional en Números 19, el cual discute el agua de la purificación usada bajo la Ley de Moisés. Cuando alguno de los judíos tocaba algo impuro, entonces él o ella y tenía que usar el agua de la purificación, Números 19 nos dice lo que estaba involucrado en este proceso.

 

“Luego tomará el sacerdote Madera de cedro, e hisopo, y escarlata, y lo echará en medio del fuego en que arde la vaca…. Y un hombre limpio recogerá las cenizas y las pondrá fuera del campamento, en lugar limpio, y las guardará la congregación de los hijos de Israel para el agua de purificación; es una expiación.”

Aquí encontramos un recipiente para el agua de la purificación – el que es nada menos que un procedimiento que puede ser usado para producir un jabón antibacterial, años antes de que los gérmenes se supieran que existían. Observe los ingredientes. Primero, las aguas de la purificación conteniendo las cenizas de un vaca alazana y las cenizas de una madera de cedro. ¿Por qué son estas cosas importantes? Cuando el agua es derramada a través de las cenizas, resulta una concentración de lejía. El jabón de lejía es usado aún hoy para eliminar gérmenes. El hisopo es una planta que contiene el antiséptico, fenol, el cual es el mismo ingrediente encontrado en los enjuagues bucales actuales. El fenol sirvió como un antiséptico. El último ingrediente era la madera. ¿Por qué sería importante eso? Si usted tiene un suéter de lana deteriorado y empieza a calentarlo un poco, entonces, usted empezaría a darle comezón, lo cual provocaría que usted se rascase. Esto equivaldría a lo que hoy conocemos como jabón Lava ®. Serviría como un agente depurador. Así tendríamos aquí una mezcla que tendría incluida la lejía incluida en un agente depurador, lo cual era una mezcla perfecta de una solución desinfectante. Dios estaba protegiendo a Su pueblo. Cuando ellos tocaban algo impuro o cuerpos muertos, entonces ellos posiblemente levantarían cuerpos patogénicos. Las personas de antes no conocían nada sobre los gérmenes. Pero Dios estaba protegiéndolos al mostrarles una forma de limpiarse ellos mismos de tal forma que ellos no se enfermaran o murieran como los cuerpos que ellos habían tocado. Aquí vemos el conocimiento medico contenido en la presciencia bíblica que la comunidad médica no poseía en ese tiempo.

 

Vemos también los ejemplos de cuarentena en la Biblia. En Levítico 13 la Biblia habla sobre los que tenían lepra. Y lo que debería ser hecho en tales casos. En Levítico 13:45 y siguientes leemos,

 

“Y el leproso en quien hubiere llaga, llevará vestidos rasgados y su cabeza descubierta, y embozado pregonará: ¡Inmundo! ¡Inmundo! Todo el tiempo que la llaga estuviere en él, será inmundo; estará impuro, y habitará solo, fuera del campamento será su morada.”

 

Las medidas detalladas contenidas en la Biblia para prevenir la proliferación de la lepra fueron entendidas y prescritas mucho antes que la medicina moderna supiera que existía. ¿Qué debían hacer las personas si ellos contraían la lepra? Ellos debían cubrir su boca y gritar, “¡Inmundo! ¡Inmundo!,” con el propósito de advertir a las personas que estaban alrededor de ellos. ¿Por qué debían ellos cubrir su boca? Nosotros enseñamos a los niños que cuando ellos estornudan o tosan, ellos deben cubrir su boca para no diseminar los gérmenes. Pero los leprosos también, de acuerdo a Levítico 13:46, debían estar en cuarentena fuera del campamento. ¿Desea usted estar cerca de alguien que está muy enfermo? No. Usted podría amar a la persona. Pero usted no desearía estar demasiado cerca de ellos, menos contraer la enfermedad que ellos tienen. Aquí en Levítico 13:45-46 vemos prescrita la cuarentena.

 

El último ejemplo de conocimiento médico que examinaremos aquí es encontrado en nesis 17:12-14, la cual tiene que ver con la circuncisión que se llevaba a cabo en el octavo día.

 

“Y de edad de ocho días será circuncidado todo varón entre vosotros por vuestras generaciones; el nacido en casa, y el comprador por dinero a cualquier extranjero, que no fuere de tu linaje. Debe ser circuncidado el nacido en tu casa, y el comprado por dinero; y estará mi pacto en vuestra carne por pacto perpetuo. Y el varón incircunciso, el que no hubiere circuncidado la carne de su prepucio, aquella persona será cortada de Su pueblo; ha violado mi pacto.”

El Señor prescribió que esa circuncisión sería llevada adelante, no en el tercer día, el séptimo día, el noveno día, o el décimo día sino en el octavo día. ¿Por qué Dios escogió el octavo día? Si usted hubiera preguntado a las personas de antes esa cuestión, la única respuesta que ellos podrían haber ofrecido habría sido que Dios lo mandó. Eso sería correcto. Pero hoy entendemos por qué Dios daría tal mandamiento. El sangrado excesivo puede ser causado por un nivel decreciente de protrombina, lo que en su momento es causado por niveles insuficientes de vitamina K. El porcentaje de protrombina en un recién nacido (comparado a un adulto) cae alrededor del 90% de lo normal en su día de nacimiento, a casi el 30% debajo de lo normal en el tercer día de vida – fuera del vientre. Para el octavo día de vida, sin embargo, el nivel de protrombina es aproximadamente 110% — el cual es el único día que la protrombina será por mucho un nivel alto. Entonces, el octavo día es el día perfecto para circuncidar a un varón recién nacido.

 

¿Cómo explicaría alguien su asombroso conocimiento medico? Si la respuesta es, bien, fue solo una ocasión afortunada,” se necesita preguntar a la persona, “¿cuántas veces puede usted decir eso?” una persona tendría que decir que cada vez que haya un avance en el conocimiento médico aparecería en la Biblia – y hay bastantes ocasiones en las que tendría que ser dicho. Eventualmente el punto vendrá cuando una persona n puede decir simplemente, una “ocasión afortunada” más. En lugar de eso, una persona tendría que comprender que el conocimiento medico de la Biblia es tan detallado y específico que debemos llegar a la conclusión de que Dios es el autor de la Biblia.

 

Sin embargo, la Biblia no solo contiene el conocimiento medico que ningún humano podría haber conocido en ese punto del tiempo cuando la Biblia estaba siendo escrita, sino que su éxito no es instituyendo procedimientos médicos impropios hablados también en voz alta de su precisión. El punto que estoy haciendo aquí es que había una gran cantidad de personas en la historia secular que intentaron venir a la Biblia en formas diferentes para detener las enfermedades de la gente. Muchos de estos procedimientos, ahora lo sabemos, eran muy peligrosos (y con frecuencia causaban enfermedades). Nosotros no encontramos tales errores de información en la Biblia – debido a que Dios, el Creador, es Aquel que nos dio la información en la Biblia, y Él sabía que necesitaríamos conocerlo. Entonces, la primera razón por la que sabemos que la Biblia proviene de Dios es debido a al conocimiento médico que contiene.

 

La segunda razón por la que sabemos que la Biblia es de Dios es debido a que establece el estándar final para la moralidad humana. La Biblia nos enseña cómo vivir la mejor vida en esta tierra. Es el mejor “libro para ayudarse a sí mismo” que se haya escrito. No solo busca por nuestros propios intereses sino que también es un libro que nos enseña a tener el mejor interés también por los demás (Fil 2:4).

 

Esto incluiría nuestra vida individual en el matrimonio, y como debemos tratar a nuestra cónyuge. También incluiría nuestra salud física y mental. La Biblia nos enseña cómo ser estable en nuestra vida, como tener dominio propio, como criar a los hijos, como superar la preocupación y el miedo, etc. Pero la Biblia expone el mejor estándar moral. Hace algunos años estuve hablando a una universalista/Unitaria y le pregunté si la iglesia a la que ella asistía eran aceptados los homosexuales. Ella dijo que sí, que lo hacían. Le pregunté por qué lo hacían. Ella dijo que era debido a que no había nada malo en la homosexualidad. Si estamos usando la Biblia como nuestro estándar, entonces tenemos que admitir que hay algo equivocado con la homosexualidad debido a que 1 Corintios 6:9-11 y Romanos 1 enseña que la homosexualidad es un pecado. Yo entonces le pregunté si ella creía que era aceptable para una persona ser un violador o un pederasta o un asesino. Ella dijo, “No, esas cosas están equivocadas.”Le pregunté, “¿De acuerdo a quién?” Ella nunca me dio en realidad una respuesta. Pero al final ella admitió, “de acuerdo a Dios y a la Biblia, esas cosas están equivocadas.” Le dije, “Usted no puede decir en forma consciente tal cosa debido a que usted para demostrar que está equivocado ser un violador, un pederasta o un asesino, o si ser violador condena también la homosexualidad.” Si usted quita a la Biblia como algo que es de Dios, entonces no existe ningún estándar objetivo para las cosas morales.. Entonces, ninguna persona podría ocupar un plano moral más alto que cualquier otra persona. Usted podría creer que algo está correcto o equivocado, pero que no me aplicaría debido a que yo me guío por un estándar totalmente distinto. Pero ese no es el caso debido a que existen los objetivos de los estándares morales, y son encontrados en la Palabra de Dios.

 

La Biblia también nos dice en pasajes tales como Hechos 20:35 que es más bendecido dar que recibir. En Mateo 7:12 la Biblia nos enseña que debemos ayudar a otras personas. Debemos hacer a los demás como quisiéramos que ellos lo hicieran con nosotros. Romanos 12:21 dice que no debemos derrotar el mal con el mal (lo cual es lo que el mundo enseñaría), sino que debemos derrotar el mal con el bien. 1 Corintios 6:18 nos enseña que cuando nos involucramos en la inmoralidad sexual, estamos pecando contra nuestro propio cuerpo. Efesios 5 y 6 habla sobre la relación marital, y como criar a los hijos de la forma correcta. Colosenses 3:23 enseña que todo lo que hacemos, necesitamos hacerlo de todo corazón. La Biblia nos enseña como tener la mejor vida debido a que establece un estándar un alto estándar moral para nosotros. Muchos otros libros que enseñan sobre tales asuntos van a la Biblia. Si deseamos saber cómo ser feliz, entonces necesitamos ir al Libro que el Creador nos dio debido a que Él sabe como funcionamos. La Biblia es el libro que necesitamos estudiar. Sabemos que la Biblia es de Dios debido a que establece un estándar moral objetivo.

 

La tercera forma en que podamos saber que la Biblia es de Dios es debido a las leyes dietéticas que contiene. Las regulaciones vistas en el Antiguo Testamento sobre estos puntos han probado coincidir perfectamente con el entendimiento médico entendidos de varios aspectos de la salud y de la prevención de las enfermedades. Por ejemplo, en Levítico 11 y en Deuteronomio 14 encontramos información que trata con ciertos animales que los israelitas podrían comer (“animales limpios”) y aquellos animales que ellos no podrían comer (“animales inmundos”). Los estudios han sido conducidos sobre la toxicidad de comer tales animales. La división bíblica entre lo limpio y lo no limpio está relacionada a la toxicidad de comer tales animales. En Levítico 11:1 la Biblia dice,

 

“Habló Jehová a Moisés y a Aarón, diciéndoles: Hablad a los hijos de Israel y decidles: Estos son los animales que comeréis de entre todos los animales que hay sobre la tierra. De entre los animales, todo el que tiene pezuña hendida o que rumia, éste comeréis.”

La diferencia tiene que ver con la toxicidad. Pero los israelitas no tenían ninguna forma de monitorear la toxicidad. Nosotros lo hacemos hoy, sin embargo lo que nos ayuda es el estándar del por qué Dios hizo la distinción entre los animales limpios y los animales impuros.

 

Cuando se iba a comer pescado, las regulaciones bíblicas establecían que los israelitas podrían comer cualquier pescado que tuviera aleta y escama (Deut. 14:9). Pero las criaturas de agua que no tuvieran aleta y pescado no debían ser comidos (Deut. 14:10) debido a que los extractos de los músculos que poseen aleta y escama no son tóxicos. Esto explica el por qué tales criaturas eran consideradas como limpias y podrían ser comidas. Pero los extractos del músculo de las criaturas sin aleta y escama eran altamente tóxicas, lo cual es el por qué los israelitas debían abstenerse de comerlos.

 

La Biblia mandó también que los israelitas se abstuvieran de murciélagos (Lev. 11:19). La sabiduría de esta instrucción es demostrada por el hecho de que los murciélagos llevan la rabia. Finalmente, cuando venimos a las leyes dietéticas de la Biblia, vemos que el cerdo no debía ser consumido en lo absoluto (Lev. 11:7) debido a que durante esos tiempos la preparación apropiada y las condiciones de preparación para cocinarlo no existían. No fue sino hasta cientos de años después hasta que las personas descubrieron como almacenar y cocinar el cerdo. Hoy, bajo la Nueva Ley, podemos comer el cerdo (1 Tim. 4:1-4). Hoy sabemos cómo almacenar y cocinar los alimentos apropiadamente. Las leyes dietéticas dadas bajo el Antiguo Testamento nos ayudaron a entender que la Biblia proviene de Dios. Aquellas leyes coinciden con el conocimiento y la tecnología que poseemos actualmente.

 

La cuarta razón por la que sabemos que la Biblia proviene de Dios es debido a lo que me gusta referirme como la “presciencia general.” Este es el conocimiento que nadie en ese punto habría poseído. Las dimensiones del arca de Noé son solo un ejemplo. En Génesis 6:15 Dios dijo a Noé que construyera un arca, y le dio la proporción de la dimensión del arca: 30 por 5 por 3 (longitud por anchura por altura). Este es el tamaño perfecto para los grandes recipientes de almacenaje que deben viajar por el mar o por los océanos. Noé no estaba planeando ningún recorrido. En lugar de eso, su embarcación estaba diseñada para llevar en forma segura una gran carga sobre el mar por un largo periodo de tiempo. Las proporciones de la embarcación eran las mismas proporciones que son usadas con frecuencia para recipientes marítimas actuales para construir embarcaciones que están diseñadas para flotar en vez de ir en forma rápida. Génesis 6 contiene la información correcta que usamos aún hoy, a pesar de toda la tecnología que poseemos ahora.

 

La “presciencia general” adicional es encontrada en Job 26:7. Por miles de años las personas tenían teorías sobre la Tierra. Si aquellas personas solo hubieran examinado las Escrituras, ellos habrían sabido que lo que Job sabía – que la Tierra está suspendida absolutamente sobre la nada. Hubo muchas teorías de como la tierra estaba suspendida en el espacio.. Pero la Biblia dice que la Tierra está suspendida en el vacío.

 

En Eclesiastés 1:7 leemos sobre el ciclo del agua: “Los ríos todos van al mar, y el mar no se llena; al lugar de donde los ríos vinieron, allí vuelven para correr de nuevo.” Aquí vemos una descripción del ciclo del agua de la Tierra – cientos de años antes que fuera descubierto científicamente.

 

En Isaías 40:22 la Biblia nos enseña que la forma de la tierra es una esfera. De hecho, hoy sabemos sobre eso, Pero cuando Isaías escribió sobre ello, no había forma que las personas tuvieran como saber – que la Tierra era redonda – a no ser que Dios se los hubiera dicho. Hasta hace algunos pocos cientos de años, las personas aún creían que la tierra era plana, y que si usted iba demasiado lejos en una dirección usted podría caerse. Si ellos solo hubieran revisado Isaías 40:22, ellos hubieran conocido que no era verdad debido a que la Tierra es redonda.

 

En Jeremías 33:22 leemos sobre como las estrellas no pueden ser contadas. Si observáramos el cielo con los ojos abiertos, ciertamente no podríamos contar todas las estrellas. Pero con todos los telescopios y la tecnología que tenemos hoy, cuando observamos el cielo seguramente debemos ser capaces de contar las estrellas, ¿no lo pensaría usted? No. Ese no es el caso. Cada vez que alguien piensa que él ha contado el número de las estrellas, son descubiertas más estrellas.

 

Tenemos mucha presciencia general que Dios nos proveyó en Su Palabra para server como evidencia de que la Biblia es verdaderamente de Él.

 

El quinto punto en esta lección es que podemos saber que la Biblia es de Dios debido a su profecía. La Biblia que es única entre todos los libros que han sido escritos – predijo eventos con exactitud muchos años (o siglos) antes de que ellos realmente ocurrieran. Aproximadamente 2,000 profecías en las páginas de la Biblia, las cuales fueron cumplidas “al pie de la letra” con absolutamente ningún error. Estas profecías no fueron cosas que alguien podría haber “obtenido solo por adivinación,” En vez de eso, ellas fueron profecías que fueron establecidas en detalles específicos y en un tiempo definido. Nadie podría haber hecho muchas predicciones correctamente a menos que Dios, Quien conoce el futuro hubiera provisto la información respaldando las profecías.

 

Hay una profecía tal en Ezequiel 26:1-14 sobre la ciudad de Tiro, la cual era rica y segura en ese tiempo en que Ezequiel profetizó sobre ella. Sin embargo Ezequiel profetizó en detalle preciso y gráfico que la ciudad sería destruida. Él dijo que un rey de Babilonia (Nabucodonosor) pelearía contra la ciudad. Él dijo entonces que muchas otras naciones pelearían también contra la ciudad, y que eventualmente la ciudad sería nivelada, y el sitio en el que estaba asentada sería arrasado como una peña desnuda. Ezequiel también predijo que las piedras de la ciudad raspadas limpiamente como una peña desnuda. Ezequiel también predijo que las rocas de la ciudad, los registros, y el suelo serían lanzados al mar. Él entonces dijo que el área alrededor de la ciudad se volvería un lugar donde los Pescadores tenderían sus redes. Por último, él dijo que la ciudad nunca se reconstruiría a su Gloria anterior. La totalidad de estas predicciones se hicieron realidad, justo como Ezequiel lo había predicho. . Como usted puede ver, las profecías de Ezequiel no fueron el tipo de cosas donde alguien simplemente aventó una moneda en el aire e intentó predecir si caía águila o sol. Nadie podría haber obtenido tantas predicciones correctas a menos que Dios se lo hubiera dicho.

 

Piense, también, sobre las profecías de la venida de Cristo. En el Antiguo Testamento hay más de 300 profecías sobre Jesús que fueron cumplidas eventualmente. Nadie sino el Dios verdadero puede decir el futuro y estar en lo correcto en cada ocasión. Si alguien puede predecir el futuro, y estar en lo correcto en el 100% de las veces, entonces esa persona debe ser Dios.

 

En esta lección hemos examinado cinco puntos. Observamos el conocimiento medico de la Biblia. Vemos como la Biblia establece un estándar moral objetivo. Vimos la ley dietética perfecta que coincide con nuestro conocimiento actual. Vimos la presciencia general. Y vimos el cumplimiento de la profecía. Aun con estas cosas, hemos apenas arañado la superficie relacionadas con las pruebas de la inspiración de la Biblia. Hay muchos más detalles que podríamos proporcionar sobre los asuntos que ya hemos discutido. Podríamos hacer una lección entero o series de lecciones sobre cada uno de los cinco puntos mencionados aquí. Y eso ni aún tomaría en cuenta otros asuntos que prueban más allá de cualquier sombra de duda que la Biblia proviene de Dios (tal como la unidad de la Biblia, la historia de la Biblia que corrobora sus hechos, la arqueología de la Biblia, la geografía de la Biblia).

 

Es importante que entendamos la inspiración de la Biblia debido a que las personas están alejándose de ella. Debemos regresar a la Palabra de Dios. Obedezcamos la Palabra de Dios y sigámosla. En Lucas 6:46 Jesucristo dijo, “¿Por qué me llamáis Señor, Señor, y no hacéis lo que Yo digo? Debemos escuchar lo que nuestro Creador tiene que decir. Debemos estar seguros de que estamos siguiendo al Señor. En 2 Tesalonicenses 1:7-9 se nos está diciendo que debemos obedecer el Evangelio. Si no lo hacemos, estaremos perdidos en el pecado. ¿Qué es el evangelio? Es la muerte, la sepultura, y la resurrección de Jesucristo (1 Cor. 15:1-4). La forma en que debemos obedecer es encontrada en Romanos 6:3-4. Morimos a nuestros pecados pasados y somos sepultados con Cristo en el bautismo para que podamos ser levantados a caminar en novedad de vida. Si usted no ha llegado a ser un cristiano, oramos para que usted llegue a obedecer el Evangelio de Cristo.

 

PREGUNTAS DE ESTUDIO PARA LA “INTRODUCCIÓN A LA BIBLIA” (LECCIÓN 4)

 

  1. ¿Cuál, de acuerdo a 2 Timoteo 3:16-17, es la declaración encontrada

dentro de la Biblia que, si es verdad, lo hace el libro sin igual en

el mundo?

 

  1. Esta lección discutió cinco diferentes tipos de información contenidas

en la Biblia que prueban que es inspirada por Dios. Enumere estos cinco

temas.

 

  1. Una parte de las pruebas de la inspiración de la Biblia es el avanzado

conocimiento médico que contiene. ¿Cuál pieza de tal información es

encontrada en Levítico 17:11?

 

  1. Explique brevemente la información médica avanzada encontrada

en Números 19:6,9.

 

  1. ¿Qué tipo de información médica avanzada es encontrada en

Levítico 13:45 y siguientes?

 

  1. Explique brevemente la información médica avanzada que es encontrada en

Génesis 17:12-14 en relación a la circuncisión de los niños recién

nacidos.

 

  1. Enumere algunos ejemplos, como son presentados en esta lección, que

muestran que la Biblia establece el estándar final para la moralidad

humana.

 

  1. De acuerdo al material presentado en esta lección, ¿cuál es una de las

posibles razones por las que Dios designó ciertos tipos de comida como

siendo “inmundas,” y prohibida a los israelitas comerlas?

 

  1. De acuerdo al material presentado en esta lección, ¿cuál es una de las

posibles razones por las que Dios designó que ciertos tipos de pescado

como siendo “impuros,” y prohibido a los israelitas que lo comieran?

 

  1. Cuando venimos a la “presciencia general” de la Biblia, ¿qué es

impresionante sobre las dimensiones que Dios dio a Noé para usarlas en la

construcción del arca que sería usada para salvarlo a él, a su familia

directa y a los animales de la Tierra del diluvio universal por venir?

 

  1. ¿Cuál es la pieza interesante de la “presciencia general” que es

encontrada en Job 26:7?

 

  1. ¿Cuál es la pieza interesante de la “presciencia general” que es

encontrada en Eclesiastés 1:7?

 

  1. ¿Cuál es la pieza interesante de la “presciencia general” que es

encontrada en Isaías 40:22?

 

  1. ¿Cuál ejemplo fue usado en esta lección (de Ezequiel 26:1-14) para

mostrar que la Biblia contiene una profecía predictivas y cumplidas?

 

  1. De acuerdo al material presentado en esta lección, ¿cuántas profecías

mesiánicas están contenidas dentro del Antiguo Testamento?

 

  1. De acuerdo a 1 Corintios 15:1-4, ¿cuál es el mensaje central del

Evangelio de Cristo?

 

  1. ¿Qué tenía que decir Pedro sobre la inspiración de la Biblia en

2 Pedro 1:20-21?

 

Download (DOC, 91KB)

Download (DOC, 32KB)

INTRODUCCIÓN A LA BIBLIA

Lección 3

“Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra” (2 Tim. 3:16-17). Bienvenido al Evangelio de Cristo. Esta es la tercera lección de una introducción a la Biblia. En esta lección estaremos examinando como obtuvimos el Nuevo Testamento. . En nuestra última lección, examinamos como obtuvimos el Nuevo Testamento. Observamos tres puntos. Estaremos usando estos mismos tres puntos en esta lección, pero estaremos observando en diferentes principios y diferentes versículos bíblicos para probar estos puntos.

 

El primer punto es la fuente de la inspiración. ¿Cuál es la fuente del Nuevo Testamento? La respuesta es Dios. Como veíamos 2 Timoteo 3:16-17, Dios es la fuente de toda la Biblia, que incluiría el Nuevo Testamento. Dios inspiró a hombres a hablar, y a escribir y a registrar, lo que tenemos en el Nuevo Testamento. Jesús habló sobre como esto sería hecho. Deseo que lean de Juan 16 que Jesús nos enseñó sobre cómo y cuándo el Nuevo Testamento sería escrito y terminado. En los versículos 5-7 Jesús dijo,

 

“Pero ahora voy al que me envío, y ninguno de vosotros me pregunta: ¿A dónde vas? Antes porque os he dicho estas cosas, tristeza ha llenado vuestro corazón. Pero os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuese, el Consolador no vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré.”

Jesús mencionó que Él estaría enviando a alguien a ayudar a Sus apóstoles y/o discípulos. ¿Quién era ese “alguien”? Como aprenderemos, era el Espíritu Santo. En los versículos 8-13 Jesús dijo,

 

“Y cuando Él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio. De pecado, por cuanto no creen en mí; de justicia, por cuanto voy al Padre, y no me veréis más; y de juicio, por cuanto el príncipe de este mundo ha sido juzgado. Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis sobrellevar. Pero cuando venga el Espíritu de verdad, os guiará a toda la verdad, porque no hablará de su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir.”

Jesús no dijo que el Espíritu guiaría a los escritores del Nuevo Testamento a “alguna” verdad o a “la mayoría” de la verdad, sino a toda la verdad. Jesús dijo a aquellos hombres lo que pasaría. Jesús dijo que Él había hablado que Él sabía que podían sobrellevar, pero que cuando Él ascendiera al Cielo, entonces el Espíritu Santo vendría a guiar a los hombres a “toda verdad” así que ellos podrían completar la Biblia y podrían tener el Nuevo Testamento. Esto es exactamente lo que pasó. En Efesios 3 Pablo habló sobre la Palabra de Dios, y ahora cada uno de los hombres inspirados estaba escribiéndolo y como estaban juntándose pieza por pieza.

 

“Por esta causa yo Pablo, prisionero de Cristo Jesús por vosotros los gentiles; si es habéis oído de la administración de la gracia de Dios que me fue dada para con vosotros; que por revelación me fue dado el misterio, como antes lo he escrito brevemente, leyendo lo cual podéis entender cuál sea mi conocimiento en el misterio de Cristo” [vers. 1-4].

 

En el versículo 4 Pablo no solamente explicó que las cosas que él escribió eran de Dios debido a que él era inspirado, pero él también explicó que cuando las personas leyeran lo que él escribió, ellos serían capaces de entenderlas. Algunas personas dicen que no hay forma de que nosotros realmente entendamos el Nuevo Testamento debido a que es demasiado complicado o demasiado difícil, y entendemos el Nuevo Testamento y entonces necesitamos a alguien para interpretarlo por nosotros y decirnos lo que significa. Pero esto no es lo que nos dice Efesios 3. Pablo nos dice que cuando leemos las cosas que él ha escrito, seríamos capaces de entenderlas. Podemos conocer la Nueva Ley. El versículo 5 dice, “misterio que en otras generaciones no se dio a conocer a los hijos a los hijos de los hombres, como ahora es revelado a Sus santos apóstoles y profetas por el Espíritu,” lo cual lleva de regreso a Juan 16 — refiriendo al hecho que los escritores del Nuevo Testamento serían guiados por el Espíritu a “toda verdad.” Pablo lo confirmó aquí. Dios inspiró a los hombres a escribir el Nuevo Testamento. En 1 Corintios 14:37 Pablo escribió también, “Si alguno se cree profeta, o spiritual, reconozca que lo que os escribo son mandamientos del Señor.” ¿Dijo Pablo que las cosas que él escribió eran su opinión? No. Yo oí a una persona que dijo en una ocasión, “Las cosas que dijo Pablo no eran tan importantes como las cosas que dijo Jesús, las que fueron escritas en color rojo.” Bien, toda la Biblia podría ser escrita en rojo debido a que todo es de Dios. Pablo lo confirmó en 1 Corintios 14:37 cuando dijo, “Lo que os escribo son mandamientos del Señor.” En 1 Corintios 2:6-8 Pablo escribió,

 

“Sin embargo, hablamos sabiduría entre los que han alcanzado madurez; y sabiduría, no de este siglo, ni de los príncipes de este siglo que perecen. Mas hablamos sabiduría de Dios en misterio [lo que nos lleva de regreso a Efesios 3, que establece que lo que los hombres escribieron era la Palabra de Dios], la sabiduría oculta, la cual Dios predestinó antes de los siglos para nuestra Gloria, la cual ninguna de los príncipes de este siglo conoció; porque si la hubiera conocido, nunca habrían crucificado al Señor de gloria.”

 

Los versículos 10-12 establecen entonces,

 

“Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios. Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios. Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido.”

El punto de Pablo era que los hombres que escribieron el Nuevo Testamento no escribieron en su propio nombre, sino que en lugar de eso estaban presentando la Palabra de Dios, la cual estaba, de hecho, siendo recibida como la Palabra de Dios. En 1 Tesalonicenses 2:13 vemos que los cristianos que los cristianos en Tesalónica entendieron que lo que estos hombres dijeron o escribieron era de Dios. Pablo escribió, “Por lo cual también nosotros sin cesar damos gracias a Dios, de que cuando recibisteis la Palabra de Dios que oísteis de nosotros, la recibisteis no como palabra de hombres, sino según es en verdad, la Palabra de Dios, la cual actúa en vosotros los creyentes.”Pablo hace notar que los cristianos en Tesalónica no fue como alguien que dice, “Esto no es lo que pienso” o “Esto no es lo que pienso.”

 

En ocasiones las personas intentan usar estos pasajes para probar que el Espíritu les habla directamente a ellos. Eso no es como el Espíritu nos habla hoy.. El Espíritu nos habla por medio de la Palabra de Dios. En Juan 6:63 Jesús dijo, “El Espíritu es lo que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida.” Las palabras que escribieron los hombres inspirados fueron del Espíritu. Alguien dice que el Espíritu habla nos habla por medio de la Palabra de Dios, eso es correcto. Pero eso es la única forma en que el Espíritu nos habla hoy. Cuando leemos pasajes como Apocalipsis 2 y 3, vemos que después de cada una de las cartas escritas a las siete Iglesias de Cristo en Asia Menor, leemos, “El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice.” ¿Cómo debían escuchar las personas lo que el Espíritu estaba diciendo? ¿Era algún tipo de sentimiento? No, ellos debían escuchar lo que el Espíritu decía por medio de leer las Palabras de Dios. De la misma forma nosotros hoy nos dirigimos a la Palabra de Dios (la Biblia), lo cual es como el Espíritu nos habla. En 1 Timoteo 4:1 leemos, “Pero el Espíritu dice claramente ….” ¿Cómo estaba hablando el Espíritu? En esa instancia Él estaba diciendo cosas por medio del apóstol Pablo. Así, el primer punto en relación a la fuente de inspiración es que Dios inspiró a los hombres para escribir correctamente Su palabra.

 

El segundo punto en esta sección tiene que ver con el reconocimiento de la inspiración. ¿Cómo sabían otros si alguien estaba hablando en realidad en nombre de Dios? Las personas reconocieron la inspiración verdadera debido a que lo que ellos hablaban por medio de la inspiración de Dios eran capaces de confirmar con milagros lo que ellos decían. Jesús dijo que Él daría a Sus siervos el poder de llevar a cabo tales Milagros mientras ellos iban predicando el evangelio. Esto permitiría saber a las personas que las cosas que decían los hombres venían de la Autoridad más Alta (Dios). En Marcos 16:19-20 (lo cual es correcto después de que Jesús dio la Gran Comisión) leemos, “Y el Señor, después que les habló, fue recibido arriba en el cielo, y se sentó a la diestra de Dios. Y ellos, saliendo, predicaron en todas partes, ayudándolos el Señor y confirmaron la palabra con las señales que la seguían.” Cuando hablaban los hombres inspirados, ellos confirmaron lo que decían por medio de Milagros de tal forma que sabían que ellos estaban hablando en el nombre de Dios. En 2 Corintios 12:12 Pablo escribió, “Con todo, las señales de apóstol han sido hechas entre vosotros en toda paciencia, por señales, prodigios y milagros.” Otro pasaje que enseña como las personas sabían que eso que ellos estaban enseñando era verdad es encontrado en Hebreos 2:1-4.

 

“Por tanto, es necesario que con más diligencia atendamos a las cosas que hemos oído, no sea que nos deslicemos. Porque si la palabra dicha por medio de los ángeles fue firme y toda transgresión y desobediencia recibió justa retribución, ¿cómo escaparemos nosotros si descuidamos una salvación tan grande? La cual, habiendo sido anunciada primeramente por el Señor, nos fue confirmada por los que oyeron, testificando Dios juntamente con ellos, con señales y prodigios y diversos milagros y repartimientos del Espíritu según Su voluntad.”

Veamos ahora algunos de los milagros que fueron llevados a cabo en el primer siglo de tal forma que podamos comprender que estos fueron reales, milagros auténticos. En Hechos 2 los judíos estaban juntos para el Día del Pentecostés. Ellos aún estaban viviendo y siguiendo bajo la Ley de Moisés. En Hechos 2 Pedro presentó un gran sermón del Evangelio. Y al final de ese sermón los judíos preguntaron, “¿qué haremos?” Alrededor de 3,000 personas fueron salvos ese día (Hechos 2:40-47). ¿Qué causó que estos judíos escucharan a lo que Pedro tenía que decir, y entonces a ser convertidos? ¿Por qué ellos escucharon a lo que Pedro tenía que decir? Después de todo, ellos habían crucificado a Jesús, el cual había estado enseñando el mismo tipo de cosas en todo Su ministerio terrenal. ¿Así por qué todos estos judíos estuvieron dispuestos a escuchar lo que Pedro tenía que decir? En Hechos 2:1 y siguientes vemos que ocurrió un milagro para probar que lo que dijo Pedro venía de Dios. Eso realmente atrajo la atención de los judíos, lo que causó que ellos escucharan lo que Pedro tenía que decir. ¿Usted piensa que ellos hubieran escuchado sin tal milagro? ¡De hecho no! Pero el milagro obtuvo su atención, y provocó que ellos escucharan lo que Pedro tenía que decir.

 

Vemos otro milagro en Hechos 3:1 y siguientes, en donde vemos a un cojo siendo sanado.

 

“Pedro y Juan subían juntos al templo a la hora novena, la de la oración, Y era traído un hombre cojo de nacimiento, a quien ponían cada día a la puerta del templo que se llama la Hermosa, para que pidiese limosna de los que entraban en el templo. Este, cuando vio a Pedro y a Juan que iban a entrar en el templo, les rogaba que le diesen limosna.”

¿Había estado este hombre cojo solo por una semana o por unos pocos meses? No, Él había estado cojo desde el vientre de su madre. En otras palabras, él era cojo de nacimiento. El texto continua,

 

“Pedro, con Juan, fijando en él los ojos, le dijo: Míranos. Entonces él les estuvo atento, esperando recibir de ellos algo. Mas Pedro dijo: No tengo plata ni oro, pero lo que tengo te doy; en el nombre de Jesucristo de Nazaret, levántate y anda. Y tomándole por la mano derecha le levantó; y al momento se le afirmaron los pies y los tobillos; y saltando, se puso en pie y anduvo; y entró con ellos en el templo, andando, y saltando, y alabando a Dios. Y le reconocían que era el que se sentaba a pedir limosna a la puerta del templo, la Hermosa; y se llenaron de asombro y espanto por lo que le había sucedido.”

Aquí vemos a un hombre que había sido cojo desde el vientre de su madre, al cual todos conocían. Pedro y Juan no trajeron junto con ellos a un individuo que al que nadie conocía y al que ellos podrían “ponerlo en un espectáculo para engañar a todos.” Todos sabían que el hombre, del cual el texto dice que fue sanado de inmediato al punto que él en donde él podría ponerse realmente de pie, caminar y saltar. Este fue un milagro genuino, el cual logró la atención de todos (como lo deja claro el versículo 10). Las personas no dijeron, “Esto es un hechizo truculento o engañoso.” Ellos reconocieron el milagro auténtico que había sido realizado.

 

Otro ejemplo de un milagro auténtico es encontrado en Hechos 19:11 y siguientes, donde encontramos que Dios estaba obrando “milagros inusuales” por la mano de Pablo. Vemos tal milagro en el versículo 12, el cual involucra la enfermedad de los paños y de o delantales que fueron quitados del cuerpo por Pablo a los que estaban enfermos, y “las enfermedades se iban de ellos, y los espíritus malos salían.” Entonces el texto hace notar que algunos de los mismos exorcistas judíos invocaron el nombre del Señor Jesús sobre aquellos que tenían espíritus inmundos, diciendo, “Os conjuro por Jesús, el que predica Pablo.” Pero en el versículo 15 leemos que “respondiendo el espíritu malo dijo: A Jesús conozco, y sé quién es Pablo; pero vosotros, ¿quiénes sois?’” Aún los demonios sabían de Jesús y de Sus hombres inspirados. Pero aquellos mismos espíritus reconocieron a los que estaban usando Milagros fraudulentos, y de que aquellos Milagros no venían de Dios. El versículo 16 dice, “Y él dominándolos, pudo más que ellos, de tal manera que huyeron de aquella casa desnudos y heridos.” Los versículos 17-19 habla entonces sobre como muchas personas fueron convertidas debido a esto. Las personas vieron la diferencia entre un profeta verdadero y un profeta falso. En los siguientes pocos minutos, deseo realmente enfatizarles el punto de estos milagros de tal naturaleza que ni aún los enemigos de Jesús y de la cristiandad los negarían. Ellos podrían no seguir a Jesús, pero ellos no podrían negar lo que ellos habían visto. En Hechos 3 vimos al cojo sanado. Vimos como las personas estaban atónitas de lo que ellos vieron. ¿Pero que tuvieron que decir los enemigos de Cristo sobre aquellos eventos? Si los enemigos de Cristo enseñaran sobre si lo que había pasado eran trucos o falsedades, entonces ellos habrían dicho, “Esto no es una falsificación real. No escuchen lo que están diciendo estos hombres.” ¿Pero es eso lo que pasó? ¡Absolutamente no! Hechos 4:16 muestra a usted la reacción de los enemigos de Cristo: “¿Qué haremos con estos hombres? Porque de cierto, señal manifiesta ha sido hecha por ellos, notoria a todos los que moran en Jerusalén, y no lo podían negar.” Los enemigos de Cristo eran contrarios a los apóstoles. Ellos no les agradaban. Pero ellos podrían negar que ellos habían visto hacerlo a los apóstoles. Esta fue la misma respuesta que Jesús recibió en los relatos bíblicos. Cuando él hacía Milagros, las personas no podrían negar lo que ellos estaban viendo. Ellos podrían decir que ellos no deseaban seguir a Jesús. O ellos podrían intentar dar crédito a otras fuentes de los milagros. En Marcos 3:20-27 leemos sobre tales cosas en un evento. Las personas intentaron dar el crédito de los milagros que Jesús estaba llevando a cabo a Satanás. Jesús había estado haciendo grandes milagros para probar que Él venía de Dios.

 

“Cuando lo oyeron los suyos, vinieron para prenderle; porque decían: está fuera de sí. Pero los escribas que habían venido de Jerusalén decían que tenía a Beelzebú, y que por el príncipe de los demonios echaba fuera los demonios”

¿Estaban los enemigos de Cristo negando el hecho de que Él era capaz de echar fuera demonios? No. En lugar de eso ellos dijeron que Él realizaba tales hazañas por el poder de Satanás. Jesús entonces preguntó, “¿Cómo puede Satanás echar fuera a Satanás? Si un reino está dividido contra sí mismo, tal reino no puede permanecer.” Jesús entonces les mostró que tan ridículo era su argumento. Pero el punto que deseo hacer aquí es que los enemigos de Jesús no podrían negar Sus milagros. Esto es el por qué las personas aceptaron el Nuevo Testamento como algo verdadero.

 

En Juan 9:20-23 leemos sobre un hombre que fue sanado y que había nacido ciego. Sus padres admitieron que su hijo había sido sanado, pero estaban demasiado temerosos para decir que fue Jesús quien lo había sanado – debido a que ellos no deseaban ser expulsados de la sinagoga. La Biblia dice en Juan 12:42, “Con todo eso, aun de los gobernantes, muchos creyeron en Él; pero a causa de los fariseos no lo confesaban, para no ser expulsados de la sinagoga.”

 

Antes de movernos a nuestro siguiente punto, deseo que observen un ejemplo más. Es muy poderoso y muy fuerte, y es uno muy bueno para mostrar a las personas que había una diferencia entre el falso profeta que clamaba usar la magia, y un profeta genuino que podría producir milagros genuinos. En Hechos 8 encontramos la historia de Simón el cual defraudar a mucha gente y usando eso nosotros hoy probablemente podríamos callar los “trucos de magia.” Las personas pensaban, sin duda, que lo que él estaba haciendo era legítimo. Pero Simón reconoció que cuando los profetas hacían Milagros, era completamente diferente que lo que él estaba haciendo. En Hechos 8:9 y siguientes, leemos,

 

“Había un hombre llamado Simón, que antes ejercía la magia en aquella ciudad, y había engañado a la gente de Samaria, haciéndose pasar por algún grande. A éste oían atentamente todos, desde el más pequeño hasta el más grande,, diciendo: Éste es el gran poder de Dios. Y le estaban atentos, porque con sus artes mágicas les había engañado mucho tiempo. Pero cuando creyeron a Felipe que anunciaba el evangelio del reino de Dios y el nombre de Jesucristo, se bautizaban hombres y mujeres. También creyó Simón mismo, y habiéndose bautizado estaba siempre con Felipe; y viendo las señales y grandes milagros que se hacían, estaba atónito.”

Si cualquiera pudiera haber manchado con milagros fraudulentos, ciertamente habría sido Simón el mago. Sin embargo él sabía que los Milagros de los apóstoles eran reales. Así que, el Segundo punto tiene que ver con el reconocimiento de la inspiración. Las personas reconocieron que lo que dijeron los hombres inspirados era verdad debido a que las cosas que ellos hablaron eran acompañadas por milagros genuinos. Sin embargo, la revelación de Dios no continúa hasta hoy. Judas 3 dice que “la fe” que ha sido dada “una vez dada a los santos.” Juan 16:13 dice que los escritores inspirados serían guiados a “toda verdad.” Y eso es lo que pasó exactamente. “La fe” ha sido registrada en el Nuevo Testamento. Podemos estar completos por medio de las Escrituras (2 Tim. 3:16-17). En 1 Corintios 13:9-10 se nos enseña que el propósito de los Milagros era confirmar la Palabra. Una vez que la Palabra fuera escrita en su totalidad, entonces no habría más necesidad de milagros. La Biblia nos enseña que ahora tenemos la Palabra de Dios completa. No debemos agregar o quitar de ella.

 

Ahora venimos a al tercer y último punto en esta lección – la preservación del Nuevo Testamento. En la pantalla usted está viendo una gráfica que muestra escritos seculares. Usted ve al autor de los escritos, la fecha en que fueron escritos, la copia más antigua que tenemos, y el número de copias que tenemos. Estoy presentando esta información de tal forma que usted pueda comparar el Nuevo Testamento con estos otros escritos antiguos. Cuando usted lo hace, usted no hará una gran diferencia entre ellos. Por ejemplo, considere a Plinio. Nadie niega que él existió. Ellos no niegan sus escritos. Él vivió alrededor del 61 al 113 D.C. Pero la copia más Antigua de sus escritos existe desde el 850 D.C. – un espacio de casi 700 años. Además, tenemos solo siete copias de sus escritos. Considere también a Platón, quien vivió alrededor del 427 al 347 A.C. Las copias más antiguas que tenemos de su material son del 900 D.C., y tenemos solo siete copias de sus escritos. Considere a César, quien vivió alrededor del 100 al 44 A.C. Sin embargo las copias más antiguas que tenemos de su información son del 900 D.C. Al menos unos 900 años más tarde. Y tenemos solamente diez copias de su información. Considere a Tácito, quien vivió aproximadamente en el 100 D.C.. Sin embargo las copias más antiguas de sus escritos son del 1100 A.C. – aproximadamente 1100 años más tarde.. Y tiene solamente veinte copias. Considere a Aristóteles, quien vivió alrededor del 384 al 322 A.C. Las copias más antiguas que poseemos de sus escritos son del 1100 D.C. Y tenemos solo cuarenta y nueve copias de sus escritos. Considere la Ilíada de Homero escrita alrededor del 900 A.C., sin embargo la copia más antigua que tenemos es del 400 A.C. – 500 años más tarde. Tenemos 643 copias de la Ilíada.

 

Entonces llegamos al Nuevo Testamento, que fue escrito aproximadamente del 48 al 100 D.C. Las copias más antiguas que tenemos de los libros del Nuevo Testamento son del 130 D.C. – que son solo treinta años después de que el Nuevo Testamento fue completado. Cuando venimos a los escritos seculares, las copias más antiguas son en ocasiones mil años después que fueron producidos por sus autores originales.. El número de copias del Nuevo Testamento (en su totalidad o en partes) es de 5,600. Podemos descansar seguros de que el Antiguo Testamento ha sido reservado para nosotros. Esto tendría que ser una buena razón (es) para sugerir que no ha sido preservado, en especial cuando comparamos el Nuevo Testamento con los escritos seculares. Es algo asombroso observar esta información, y comprender justo todo lo que Dios ha provisto para nosotros para que podamos conocer que el Nuevo Testamento viene de Él, y como vino a existir.

 

¿Así que todo esto es significativo hoy para nosotros? Vamos a ser juzgados por el Nuevo Testamento (Jn. 12:48). Necesitamos entonces estar seguros que estamos viviendo nuestras vidas de acuerdo con la voluntad de Dios. Vivimos hoy bajo el Nuevo Testamento. Hebreos 7-10 entra en grandes detalles sobre eso. Gálatas 6:1-2 nos dice que estamos bajo la Ley de Cristo. Santiago 1:25 habla sobre “la perfecta ley de la libertad.” El Nuevo Testamento es nuestro estándar de vida. Romanos 10:17 dice que “la fe viene por el oír, y el oír por la palabra de Dios.” Debemos ir a la ley de Dios para ver lo que tenemos que hacer para ser salvo. Debemos creer que Jesús es Aquel que dijo que Él era. Jesús dijo en Juan 8:24, “Porque si no creéis que Yo soy, en vuestros pecados moriréis.” Debemos arrepentirnos de nuestros pecados pasados (Hechos 3:19). Debemos confesar que Jesucristo es el Señor (Rom. 10:10). Y debemos ser bautizados en agua para el perdón de nuestros pecados (Hechos 2:38). Si usted aún no obedece a la verdad, oramos hoy para que usted obedezca el evangelio de Cristo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

PREGUNTAS DE ESTUDIO PARA LA “INTRODUCCIÓN A LA BIBLIA” (LECCIÓN 3)

 

 

  1. De acuerdo a 2 Timoteo 3:16-17, ¿quién o cuál es la fuente del material

que tenemos en la Biblia?

 

  1. De acuerdo a Juan 16:8-13, ¿a quién prometió Jesús enviar a los

apóstoles para guiarlos a “toda verdad”?

 

  1. De acuerdo a lo que Pablo escribió en Efesios 3:1-4, ¿quién o cuál

era la fuente de la información que él enseñaba (y que incluía él en los

libros encontrados en el Nuevo Testamento)?

 

  1. De acuerdo a Efesios 3:4, ¿Podemos entender hoy la Palabra de Dios?

 

  1. De acuerdo a 1 Corintios 14:37, ¿quién o cual fue la fuente de la

información que él enseñaba (y que él incluía en los libros que él escribió

en el Nuevo Testamento)?

 

  1. De acuerdo a 1 Corintios 2:10, quién o cuál era la fuente de la

información de la información que él enseñaba (y que él incluía en los

libros que él escribió en el Nuevo Testamento)?

 

  1. De acuerdo a 1 Corintios 2:13, ¿quién o cuál no era la fuente de

la información que él enseñó (y que él incluía en los libros que

él escribió en el Nuevo Testamento)?

 

  1. De acuerdo a 2 Corintios 12:12, ¿cuál era una manera de que los

apóstoles confirmaron a los que los oyeron hablar que las cosas

que ellos decían eran “de Dios”?

 

  1. De acuerdo a Hebreos 2:1-4, ¿cuál era una forma de que los apóstoles

confirmaron a los que los oían hablar que lo que ellos dijeron era

“de Dios?”?

 

  1. En Hechos 3:1 y siguientes Pedro y Juan realizaron un milagros para

confirmar que lo que ellos decían y hacían era de Dios. ¿Cuál fue ese

milagro?

 

  1. ¿Qué cosa inusual pasó en Hechos 19:1-6, probando “ningún injusto”

tenía el poder de llevar a cabo milagros genuinos?

 

  1. En Hechos 4:16 vemos la reacción de algunos de los enemigos del

cristianismo a los milagros genuinos que ellos habían atestiguado que

fueron llevados a cabo alrededor de ellos. ¿Cuál fue su reacción?

 

  1. En Marcos 3:20-27, ¿a quién intentaron los enemigos de Cristo atribuir

los milagros que Él había llevado a cabo en medio de ellos?

 

  1. ¿Cómo respondió Cristo a la acusación hecha por Sus enemigos (en

Marcos 3:20-27), sugiriendo que Sus milagros eran de alguna otra

fuente que del cielo?

 

  1. De acuerdo a 1 Corintios 13:9-10, ¿cuál fue el propósito de los milagros

que Jesús y algunos de Sus seguidores eran capaces de realizar?

 

  1. Hebreos 7-10 explica en gran detalle que hoy vivimos bajo el Nuevo Testamento. De acuerdo a Juan 12:48, ¿qué, entonces, nos juzgará un día?

Download (DOC, 91KB)

Download (DOC, 31KB)

“INTRODUCCIÓN A LA BIBLIA”

 Lección 2

Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra” (2 Tim. 3:16-17). Bienvenido al Evangelio de Cristo. Esta es la segunda lección en nuestro estudio de una introducción a la Biblia. En esta lección estaremos observando a cómo se obtuvo el Antiguo Testamento. Si alguien viniera a usted y le pregunta, ¿cómo puede usted entender el Antiguo Testamento?,” usted podría responder que fue a la librería y compró uno. Eso podría ser verdad, pero eso obviamente no es la respuesta que la persona está buscando. La persona está preguntando cómo es que la Biblia actual llegó a existir. Si es de Dios, ¿entonces cómo vino de Dios a nosotros?

 

Empezamos por la fuente de inspiración. Todo empieza con Dios debido a que Él es el escribió el Antiguo Testamento. Él comunicó por inspiración a ciertos hombres durante el tiempo del Antiguo Testamento para llevar adelante Su mensaje. En 2 Pedro 1:19-21 Pedro explicó como obró este proceso:

 

“Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones; entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.”

En el Antiguo Testamento empezamos con Moisés escribiendo divinamente los primeros cinco libros – Génesis, Éxodo, Levítico, Números, y Deuteronomio. Estos libros son conocidos como “la Ley.” Cuando observamos otros libros de la Biblia que se refieren a la Ley de Moisés, vemos referencias constantes a estos cinco libros en la mayoría de los otros libros del Antiguo Testamento. Esto demuestra que los primeros cinco libros del Antiguo Testamento (los cuales contienen la Ley de Moisés) fueron recibidos de inmediato como autoridad, y fueron reconocidos continuamente como tales. Hay numerosos pasajes que enseñan eso, unos pocos de ellos son: Josué 1:7-8; 1 Reyes 2:3;

2 Reyes 14:6; 2 Crónicas 14:4; Daniel 9:11; y Malaquías 4:4. Estos versículos nos muestran que cuando Moisés habló, él estaba hablando en nombre de Dios, quien lo estaba usando como un vocero.

 

La designación más común para el resto del Antiguo Testamento es “los profetas.” Mateo 11:13, Mateo 22:40, Lucas 16:16, y Lucas 24:24 usan tal designación. Hay pasajes en los que Jesús estaba hablando sobre el Antiguo Testamento, en los que Él identificó la Ley y los profetas como refiriéndose al Antiguo Testamento. En Mateo 5:17 Jesús dijo, “No penséis que he venido para abrogar a la ley o los profetas, no he venido para abrogar, sino para cumplir.” Aquí vemos que el Antiguo Testamento estaba compuesto de la Ley y los profetas. Necesitamos notar que en el sentido escritural del término, cada escritor inspirado era un profeta de Dios. Esto incluiría a individuos tales como Moisés, José, Samuel, Daniel, David, y Salomón (ver Josué 24:26; 1 Samuel 10:25; Daniel 18:15; Hechos 2:30). Podríamos no pensar de estos hombres, en ocasiones, como siendo todos profetas de Dios tales como Daniel o Isaías. Pero la Biblia se refiere a ellos como tales. Cuando observamos la palabra “inspiración,” es importante que entendamos lo que significa. Cuando hablamos sobre la “inspiración” de Dios estos hombres hablaron en Su nombre, no estamos usando la palabra “inspirado” en la misma manera que pudiéramos usarla en el habla normal, diaria. Podríamos estar manejando cuesta abajo en una carretera y ver algo trotando hacia abajo en la acera. Entonces podría decir, “eso me inspira el deseo de empezar a trotar.” Ese no es el mismo tipo de inspiración de la que habla la Biblia. Cuando decimos que “toda la Escritura es inspirada por Dios,” estamos hablando sobre el hablar de Dios por medio de hombres que escribieron las Escrituras de tal forma que lo ellos escribieron son literalmente las palabras de Dios. La primera cosa que necesitamos recordar en relación a como obtuvimos el Antiguo Testamento es el hecho de que los hombres que fueron inspirados por Dios hablaron y escribieron lo que Dios deseaba que ellos dijeran y escribieran.

 

La segunda cosa que necesitamos entender tiene que ver con la aceptación de la inspiración. ¿Cómo saben otras personas que deben aceptar que haya personas que clamaron ser inspirados de Dios? Solo porque una persona diga que él está diciendo algo de parte de Dios no significa que él lo sea. Entendemos eso hoy. Yo podría decir, “Mi nombre es Kevin, y Dios me ha inspirado a decirte que me envíes un millón de dólares. Si lo hicieras, Dios te bendecirá.” Alguien podría decirme cosas como esta, ¿pero eso significa que es un mensaje que Dios le envió a usted? Declarar que alguna es verdad no significa que es verdad. ¿Cómo reconocen las personas que algo está siendo inspirado por Dios? Habría al menos dos formas de que esto pasara. Cuando alguien hablaba en nombre de Dios, hubo siempre lo que me gusta llamar una “confirmación sin duda.” Esto significa que cuando alguien oía que un hablaban los hombres inspirados, él sabía sin una sombra de duda que los hombres estaban diciendo lo que era en verdad el mensaje de Dios. Una forma en que podría ser cumplida tenía que hacerse con un profeta que dice algo, y que pasa en la realidad.. Si esto se cumplía, entonces las personas sabían que ellos necesitaban escuchar lo que el profeta tenía que decir. De hecho en Deuteronomio 18:19-22, esta era la prueba de que Dios confirmaba a los legítimos profetas.

 

“Mas a cualquiera que no oyere mis palabras que él hablase en mi nombre, yo le pediré cuenta. El profeta que tuviere la presunción de hablar palabra en mi nombre, a quien yo no haya mandado hablar, o que hablase en nombre de dioses ajenos, el tal profeta morirá. Y si dijeres en tu corazón: ¿Cómo conoceremos la palabra que Jehová no ha hablado?; si el profeta hablare en nombre de Jehová, y no se cumpliere lo que dijo, ni aconteciere, es palabra que Jehová no ha hablado; con presunción la habló el tal profeta; no tengas temor de él.”

Los hombres inspirados que fueron capaces de decir profecías dijeron a las personas que ellos estaban hablando en nombre de Dios. Ellos declaraban una profecía, y esa profecía sería cumplida. Entonces, todos sabrían que ellos necesitaban escuchar lo que el profeta estaba diciendo. El propósito de eso era que cuando alguien decía que estaba hablando en nombre de Dios y presentaba una profecía, y la profecía no se cumplía, Deuteronomio 18:19-22 decía que las personas no deberían escuchar a tal persona. Cuando los profetas presentaban una profecía, y la profecía era cumplida, todos sabrían que la profecía y el profeta eran genuinos. Ezequiel 33:33 lo ponen de esta forma: “Pero cuando ello viniere (y y viene ya) sabrán que hubo profeta entre ellos.” Las personas podrían saber cuando un profeta de Dios había estado entre ellos. Entonces, una forma de saber si un hombre era un profeta legítimo de Dios era ver si acontecía lo que ellos dijeron. Tales profecías eran dadas con detalles específicos, al minuto.

 

Otra manera por la que los profetas le dirían si un vocero era inspirado fue por los Milagros. Dios en ocasiones llevó a cabo Milagros por medio de tales profetas. En Éxodo 4 leemos sobre la comunicación de Moisés con Dios. Dios había mandado a Moisés hablar a faraón y le mando llevar fuera de Egipto a los israelitas. En Éxodo 4:1 Moisés dijo, “Entonces Moisés respondió diciendo: He aquí que ellos no me creerán, ni oirán mi voz; porque dirán: No te ha aparecido Jehová” Eso es una buena pregunta. El punto de Moisés era, “Tú, Dios, me están mandando ir a hacer esto y hablar en Tú nombre. Pero que si las personas dicen que en realidad no te me apareciste? ¿Qué si ellos están convencidos de que se lleve a cabo todo lo que digo?” He aquí como respondió el Señor:

 

“Y Jehová dijo: ¿Qué es eso que tienes en tu mano? Y él respondió: Una vara. Él le dijo: Échala en tierra, y se hizo una culebra; y Moisés huía de ella. Entonces dijo Jehová a Moisés: Extiende tu mano, y tómala por la cola. Y él extendió la mano, y la tomó. Y se volvió vara en su mano. Por esto creerán que se te ha aparecido Jehová el Dios de tus padres, el Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob. Le dijo además Jehová: Mete tu mano en tu seno. Y él metió la mano en su seno; y cuando la sacó, he aquí que su mano estaba leprosa como la nieve.. Y dijo: Vuelve a meter tu mano en tu seno. Y él volvió a met5er su mano en su seno, he aquí que se había vuelto como la otra carne.

Si aconteciere que no te creyeren ni obedecieres a la voz de la primera señal, creerán a la voz de la postrera. Y si aún no creyeren a estas dos señales, ni oyeren tu voz, tomarás de las aguas del río y las derramarás en tierra; y se cambiarán aquellas aguas que tomarás del río y se harán sangre en la tierra” (Éxodo 4:2-9).

Aquí vemos que Dios dio a Moisés el poder para hacer cosas milagrosas. ¿Por qué? Fue para probar que hablaba en nombre de Dios. En Números 16 y 17 y Daniel 3:19-30 leemos de los otros Milagros que fueron llevados a cabo también para tal propósito. Los milagros confirmaron lo que dijeron e hicieron los profetas era de Dios. Aun las naciones paganas oyeron sobre tales milagros. En Josué 2:10-11 encontramos a Rahab (en la ciudad de Jericó) diciendo,

 

“Porque hemos oído que Jehová hizo secar las aguas del Mar Rojo delante de vosotros cuando salisteis de Egipto, y lo que habéis hecho a los dos reyes de los amorreos que estaban al otro lado del Jordán, a Sehón y a Og, a los cuales habéis destruido. Oyendo esto, ha desmayado nuestros corazón; ni ha quedado más aliento en hombre alguno por causa de vosotros, porque Jehová vuestro Dios es Dios arriba en los cielos y abajo en la tierra.”

Aquí vemos que aún los paganos habían oído sobre los Milagros de Dios. Ni aun Dios esperaba que Su pueblo aceptara lo que Él decía por lo que podría ser llamada “una fe ciega.” Hebreos 11:1-6 enseña que esa fe es “la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. ”Ningún hombre ha visto a Dios cara a cara. Pero Él ha dado evidencia para documentar Su evidencia. En la misma forma, a lo largo de toda la Biblia vemos a Dios dando evidencia tal que podemos creer en Él en forma razonable y lógica. Él no espera que nosotros tengamos una “fe ciega.” Pero no es correcto que no tengamos una fe ciega. Si, “por fe andamos, no por vista” (2 Cor. 5:7). Pero cuando andamos por fe, estamos caminando de acuerdo a la voluntad de Dios (Rom. 10:17).

 

Pudiéramos examinar una gran cantidad de pasajes que muestran como Dios confirma que Él profeta de Jehová; estaba hablando por medio de los profetas, uno de los pasajes más claros es encontrado en 1 Reyes 18:20-22, que tiene que ver con el profeta Elías.

 

“Entonces Acab convocó a todos los hijos de Israel, y reunió a los profetas en el Monte Carmelo. Y acechándose Elías a todo el pueblo, dijo: ¿Hasta cuándo claudicaréis vosotros entre dos pensamientos? Si Jehová es Dios, seguidle; y si Baal, id en pos de él. Y el pueblo no respondió palabra.”

Aquí vemos personas “claudicando entre dos opiniones.” ¿Debían ellos seguir a Baal, o a Dios? Elías le dijo que detuvieran sus claudicaciones, y que escogieran a quien servir. Ellos no iban a ser “pollos miedosos.” Ni nosotros somos ahora “pollos miedosos.” En Apocalipsis 3 se nos dijo que las personas tibias hacen que el Señor desee vomitarlas de Su boca. El versículo 21 dice, “El pueblo no respondió palabra.“ Ellos no tuvieron cuidado. Ellos aún no estaban convencidos. Así leemos “Y Elías volvió a decir al pueblo: Sólo yo he quedado profeta de Jehová; mas de los profetas de Baal hay cuatrocientos cincuenta hombres. Dénsenos, pues, dos bueyes y escojan ellos uno, y córtenlo en pedazos, y pónganlo sobre leña pero no pongan fuego debajo; y yo prepararé el otro buey, y lo pondré sobre leña, y ningún fuego pondré debajo. Invocad fuego vosotros en nombre de vuestros dioses, y yo invocaré en nombre de Jehová; y el Dios que respondiere por medio de fuego, ese sea Dios. Y todo el pueblo respondió, diciendo: Bien dicho” (vers. 22-24).

Elías dijo a los israelitas que ellos estaban aún cavilando entre dos opciones. Él entonces les dijo que él era el único profeta de Dios que estaba presente, pero que ellos eran 450 profetas de Baal. Elías entonces sugirió que con el propósito de determinar quién era el Dios verdadero y viviente, los altares debían ser construidos, y la ofrenda debía colocada sobre los altares. Entonces, la deidad que hiciera llover sobre el fuego para consumir la ofrenda es el Dios verdadero y viviente. El pueblo respondió diciendo, “Bien dicho.” Ellos estuvieron de acuerdo en que la sugerencia de Elías era una Buena forma de determinar cual deidad era el Dios verdadero. En los versículos 25-27 leemos

 

“Entonces Elías dijo a los profetas de Baal: Escogeos un buey y preparadlo vosotros primero, pues que sois los mas; e invocad el nombre de vuestros dioses, mas no pongáis fuego debajo. Y ellos tomaron el buey que les fue dado y lo prepararon e invocaron el nombre de Baal desde la mañana hasta el mediodía, diciendo: ¡Baal respóndenos! Pero no había voz ni quien respondiese; entre tanto, ellos andaban saltando cerca del altar que habían hecho. Y aconteció al mediodía, que Elías se burlaba de ellos, diciendo: Gritad en alta voz, porque dios es; quizá está meditando, o tiene algún trabajo, o va de camino; tal vez duerme, y haya que despertarle.”

Cuando los 450 profetas de Baal lo invocaron para que hiciera algo, no pasó nada. Elías usó de la burla y del sarcasmo para probar su unto. Algo que hoy es autorizado para nosotros. En ocasiones, la burla y el sarcasmo usados a lo largo de un punto por el cual mostramos la inconsistencia de la persona y la exposición de su error. Efesios 5:11 dice que “no participéis en las obras infructuosas de las tinieblas, sino más bien reprendedlas.” Elías estaba exponiendo la naturaleza fraudulenta de Baal y de sus profetas. Elías dijo a los profetas que clamaran en forma ruidosa porque tal vez Baal estaba de viaje, durmiendo, o meditando. Los versículos 28-29 van más allá para decirnos,

 

“Y ellos clamaban a grandes voces, a grandes voces, y se sajaban con cuchillos y con lancetas conforme a su costumbre, hasta chorrear la sangre sobre ellos. Pasó el mediodía y ellos siguieron gritando frenéticamente hasta la hora de ofrecerse el sacrificio, pero no hubo ninguna voz, ni quien respondiese ni escuchase.”

Los profetas de Baal intentaron invocar el nombre de su dios. Pero no hubo confirmación de Baal de que él estaba vivo o era genuino. No hubo nada para probar que los profetas de Baal realmente hablaran en nombre de un dios legítimo. Compare lo que pasó enseguida.

 

“Entonces dijo Elías a todo el pueblo: Acercaos a mí. Y todo el pueblo se le acercó; y él arregló el altar de Jehová que estaba arruinado. Y tomando Elías doce piedras, conforme al número de las tribus de los hijos de Jacob, al cual habían sido dadas palabras de Jehová diciendo, Israel será tu nombre, edificó con las piedras un altar en el nombre de Jehová; después hizo una zanja alrededor del altar, en que cupieron dos medidas de grano. Preparó luego la leña, y cortó el buey en pedazos, y lo puso sobre la leña. Y dijo: Llenad cuatro cántaros de agua, , y derramadle sobre el holocausto y sobre la leña. Y dijo: Hacedlo otra vez; y otra vez lo hicieron. Dijo aún: Hacedlo la tercera vez; y lo hicieron la tercera vez, de manera que el agua corría alrededor del altar, y también se había llenado de agua la zanja.” (Versículos 30-35).

 

No había fuego sobre el altar. Pero Elías deseaba estar seguro que lo que fuera a pasar no fuera causado por la magia o el engaño. Así, él aún puso a las personas a derramar agua sobre el altar y el sacrificio, y entonces cavaron una zanja alrededor del altar y se aseguró que también fuera llenada con agua. En el versículo 36 el texto dice,

 

“Cuando llegó la hora de ofrecerse el holocausto, se acercó el profeta Elías y dijo: Jehová Dios de Abraham, de Isaac y de Israel, sea hoy manifestado que Tú eres Dios en Israel, y que yo soy Tú siervo, y que por mandato tuyo he hecho todas estas cosas. Respóndeme, Jehová, respóndeme, para que conozca este pueblo que Tú, oh Jehová, eres el Dios, y que tú vuelves a tí el corazón de ellos. Entonces cayó fuego de Jehová, y consumió el holocausto, la leña, las piedras y el polvo, y aun lamió el agua que estaba en la zanja. Viendo todo el pueblo, se postraron y dijeron: ¡Jehová es el Dios, Jehová es el Dios!” (versículos 36-39)

Cuando Dios guió a los santos hombres a hablar en Su nombre, Él lo hizo de tal forma que nadie podría negar que Él existiera. Esto es el por qué la Ley y los profetas (el Antiguo Testamento) fue tan rápidamente aceptado como verdadero. Si, personas como el faraón no podrían escoger las obras de Dios. Pero las plagas vinieron sobre él y su pueblo debido a sus acciones. Él supo entonces que existía un Dios, y él supo que tan poderoso era Dios. Sin embargo el faraón endureció continuamente su corazón. Hebreos 3:16-19 habla sobre como aun los israelitas, a los que Dios había guiado fuera de Egipto, finalizaron rebelándose contra Él. En tanto que una persona no podría negar en forma legítima los milagros, él podría no escoger no obedecer las palabras de Dios. Entonces, el segundo punto que hemos estado discutiendo tiene que ver con el reconocimiento de la inspiración. Los hombres inspirados por Dios hablaron de cosas que se convirtieron en realidad. Y entonces confirmaron lo que ellos dijeron por medio de Milagros. Entonces, las personas podrían saber que lo que estaba siendo dicho y hecho era en el nombre de Dios.

 

El último punto en esta lección tiene que ver con la preservación de la inspiración. ¿Cómo saber que tenemos hoy el mismo Antiguo Testamento que el que tenían entonces las personas? ¿Cómo podemos saber que el texto del Antiguo Testamento ha sido fielmente preservado? De hecho, esto tendría que ser alguna razón no creíble por la que el texto ha sido fiable. Si el Dios que creó el universo deseaba que nosotros tuviéramos Sus palabras, entonces podemos estar seguros de que tendríamos eso que Él deseaba que tuviéramos. Si alguien pregunta, “¿cómo sabe que ha sido fielmente preservada??”, necesitamos preguntar a tal persona que razones tiene él para probar que no ha sido fielmente preservado. Esto pone la carga de la prueba en tal individuo.

 

También, debemos entender como trabajaban los escribas que hacían las copias de los manuscritos del Antiguo Testamento. Los escribas en ese tiempo usaban un tipo especial de tinta, y se aseguraban que cada letra de una palabra fuera espaciada exactamente a una anchura de un cabello el uno del otro de sus letras vecinas. Los escribas también nunca escribieron ni aun la letra más pequeña de memoria. Un grupo de escribas aun hizo reglas de escritura. Cuando ellos producían copias de manuscritos, ellos contarían aun las letras en forma individual, las palabras, y los versículos de los libros del Antiguo Testamento que ellos copiaron. Ellos contaban también tantas veces era usada una carta, y cuales letras, palabras, y versículos debían aparecer en medio del manuscrito. En adición a esto, eran tan particulares sobre sus copias de los libros del Antiguo Testamento que si una de sus copias empezaba a aparecer maltratado o en mal estado, ellos entonces lo enterrarían o lo quemarían de tal forma que nadie podría leer o copiar mal la copia en mal estado. Cualquier documento que tuviera el nombre de Dios en él era considerado santo por los judíos. Debido a eso, ellos creían que tales documentos tenían que ser mantenidos en la mejor forma posible. Entendemos que las páginas mismas no son santas, de hecho. En lugar de eso, es el contenido de las palabras en sus páginas lo que es santo. Pero los escribas creían que si un documento santo se hacía viejo, maltratado, o se dañaba, entonces tenía que ser enterrado o quemado.

 

Hoy se estima (de acuerdo a A General Introduction to the Bible by Geisler and Nix) que hay decenas de miles de manuscritos hebreos del Antiguo Testamento en existencia (completos o en partes). Cuando consideramos otros libros antiguos, seculares, habría solo unos pocos en existencia. Y si tuviéramos solo unas copias de ellos, podríamos tener solo un poco. Dios, sin embargo, deseaba asegurar que la Biblia fuera preservada.

 

Tal vez usted ha oído acerca de los Rollos del Mar Muerto. Las copias más antiguas del Antiguo Testamento que estuvieron disponibles antes de 1947 fueron copias de alrededor del 900 D.C. o posteriores. Pero en 1947 fue hecho un descubrimiento. Un muchacho árabe estaba buscando una cabra perdida. Él aventó una piedra en una pequeña cueva, y oyó un sonido como de una vasija de barro rota. Él tenía curiosidad, así que él fue a la cueva en donde encontró rollos de piel (con escritos en ellos) dentro de jarras de barro. Estos antiguos escritos eran cientos de rollos del Antiguo Testamento, que habían estado ocultos en cuevas alrededor del Mar Muerto. Estas copias fueron producidas entre el 200 A.C. y el 100 D.C., lo que significa que ellos eran por lo menos unos mil años más antiguos que las copias anteriores que teníamos preservadas del Antiguo Testamento. Todos los libros del Antiguo Testamento fueron encontrados entre los rollos del Mar Muerto, a excepción del Libro de Esther. ¿Qué hace este documento? Desde allí puede ser demostrado que el texto del Antiguo Testamento ha sido transmitido con precisión por los pasados 2,000 años, entonces podemos razonablemente concluir que fue transmitido con precisión desde su creación. Esto nos muestra que tan específica, estricta y precisa eran los escribas cuando copiaron los manuscritos del Antiguo Testamento. Lo mismo puede ser dicho del Nuevo Testamento. Los escribas se aseguraron que lo que ellos estaban copiando era ciertamente una copia tan perfecta como fuera posible debido a que era la Palabra de Dios. Es claro desde la evidencia enfatizada, así como también por el número de manuscritos existentes que poseemos que el Antiguo Testamento que Dios nos dio hace miles de años es el mismo Antiguo Testamento que poseemos hoy. No tenemos la preocupación de lo que tenemos ha sido falsificado o manipulado. Podemos saber que lo que tenemos hoy el mismo texto que Dios dio originalmente.

 

¿Cómo obtuvimos la Biblia? Vino a nosotros de parte de Dios. Él inspire a hombres para escribir Su mensaje. La Palabra de Dios fue reconocida como inspirada debido a que los profetas hablaron cosas que llegaron a convertirse en realidad, y confirmaron sus palabras por medio de milagros. También vieron el testimonio en relación a la precisión del Antiguo Testamento que viene de la madurez de la obra llevada a cabo por los escribas que produjeron las copias de los manuscritos del Antiguo Testamento..

 

La Biblia es un libro maravilloso. Y tenemos que estar seguros que estamos viviendo nuestras vidas acompañadas de él. En nuestra siguiente lección, estaremos examinando como obtuvimos el Nuevo Testamento. Debemos estudiar el Antiguo Testamento debido a que, como dice Romanos 15:4, es “para nuestra enseñanza.” Una cosa que aprendemos en el Antiguo Testamento es que Dios demanda obediencia. Bajo el Nuevo Testamento, ¿qué debemos obedecer? Debemos obedecer el Evangelio (2 Tes. 1:7-9). Debemos obedecer el plan de salvación del Evangelio. Debemos oír la Palabra de Dios (Rom. 10:17). Debemos creer que Jesucristo es el Hijo de Dios (Jn. 3:16; Hechos 4:11-12). Debemos arrepentirnos de nuestros pecados pasados (Hechos 17:30). Debemos confesar que Jesucristo es el Señor (Rom. 10:10). Y debemos ser bautizados en agua para el perdón de nuestros pecados (Hechos 2 2:16). Si usted aún no obedece el evangelio, oramos para que usted obedezca el evangelio de Cristo.

 

 

 

 

 

 

 

 

PREGUNTAS DE ESTUDIO PARA LA “INTRODUCCIÓN A LA BIBLIA” (LECCIÓN 2)

 

 

  1. De acuerdo a 2 Pedro 1:20-21, ¿cuál es la fuente inicial del material

contenido dentro de la Biblia?

 

  1. ¿Qué declaración es hecha en 2 Timoteo 3:16-17 en relación al contenido

material contenido dentro de la Biblia?

 

  1. ¿Qué designación es dad con frecuencia a los primeros cinco libros del

Antiguo Testamento?

 

  1. ¿Qué designación es usualmente dada al resto del Antiguo Testamento?

 

  1. De acuerdo a la definición dada en esta lección, ¿qué significa la

palabra “profeta” como es usada en la Biblia?

 

  1. De acuerdo a Deuteronomio 18:1 9-22, ¿cómo ve Dios a las personas

que reclamaron ser “profetas,” pero que no tenían Su autoridad para

hablar en Su nombre?

 

  1. De acuerdo a Ezequiel 33:33, ¿qué debía decir alguien si un profeta está

realmente hablando en nombre de Dios?

 

  1. En Éxodo 4:2-9 Dios dio a Moisés el poder de realizar milagros cuando el

hablara al faraón de Egipto. ¿Cuál era el propósito de aquellos milagros en

esa ocasión?

 

  1. De acuerdo a Josué 2:10-11, ¿había aun naciones paganas que oyeron sobre

los milagros que Dios llevo a cabo por Su pueblo?

 

  1. ¿Qué efecto hizo en las naciones paganas el conocimiento de los

milagros que Dios había llevado a cabo por los judíos?

 

  1. Tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, ¿cuándo alguien

realizaba un milagro genuino, ¿cuál era el propósito de ese milagro?

 

  1. ¿Qué cosa inusual pasó en 1 Reyes 1 8:20-38 qué mostró que Elías era

un profeta legítimo de Dios, y que los otros profetas con los que él

estaba contendiendo en esa ocasión no habían sido autorizados para

hablar en nombre de Dios?

 

  1. ¿Cómo respondería usted si alguien le preguntara, “¿cómo sabe usted

que el texto bíblico ha sido fielmente preservado?”

 

  1. Nombre algunas de las cosas que los escribas del pasado hicieron para

asegurar que cuando ellos hacían copias de los manuscritos bíblicos,

aquellas copias eran tal como fuera humanamente posible.

 

  1. Explique qué era tan significativo (en relación a la certeza y

preservación del texto bíblico) acerca de lo encontrado en 1947 de los

rollos del Mar Muerto.

 

  1. Una de las cosas que provee la Biblia para nosotros es la

información que una persona necesita para llegar a ser cristiano.

¿Cómo alguien llega a ser un cristiano?

Download (DOC, 82KB)

Download (DOC, 28KB)

INTRODUCCIÓN A LA BIBLIA”

Lección 1

 

“Su divino poder mediante el conocimiento de Aquel que nos llamó por Su gloria y “excelencia” (2 Ped. 1:3). Bienvenido al evangelio de Cristo. Esta es la primera lección de nuestra serie sobre la introducción a la Biblia. En esta lección será presentado un bosquejo de la Biblia. En la segunda lección examinaremos como examinar el Nuevo Testamento. En la tercera lección examinaremos como conocer que la Biblia proviene de Dios.

 

En esta apreciación global, obviamente no seremos capaces de observar ningún punto en demasiado detalle. En vez de esto, examinaremos vislumbres de tal forma que podamos ver como concuerdan las Escrituras. La Biblia responde algunas de las preguntas más críticas e importantes que una persona pudiera preguntar. Entre ellas pudieran ser preguntas tales como, “¿De dónde vengo?,” “¿De dónde viene el universo?,”¿Por qué estoy aquí?,” “cuál es mi propósito?,” y ¿a dónde voy al final?” Planeo seccionar nuestra discusión en diferentes secciones mientras escudriñamos el Antiguo y el Nuevo Testamento, en un intento de ayudarnos a entenderlo y recordarlo mejor.

 

Estoy titulando la primera sección, “pre-historia,” en la que discutiremos Génesis 1-11. Los eventos en este capítulo no traen fechas, lo que es el por qué están clasificados como prehistoria. Durante este periodo de tiempo, ocurrieron cuatro eventos importantes. En Génesis 1-2 leemos sobre Dios creando el Universo y todas las cosas que existen en él. En Génesis 3 leemos sobre la caída de la humanidad. En Isaías 59:1-2 la Biblia nos enseña lo que es el pecado que nos separa de Dios. Y eso es lo que sobre lo que leemos en Génesis 3. A Adán y a Eva se les mandó no comer del fruto del árbol del conocimiento del bien y del mal, sin embargo ellos violaron ese mandamiento. Y debido a eso fueron separados de Dios. Entonces, somos introducidos a como los humanos desobedecieron a Dios. En Génesis 6-9 leemos entonces sobre el diluvio universal. Aprendemos que el ser humano ha sido tan corrupto que Dios decidió enviar un diluvio para destruir el mundo. Los únicos que se salvaron fueron Noé, su esposa, sus tres hijos, y sus esposas (1 Ped. 3:20-21). Vemos como Dios liberó a Noé debido a que él estaba en un lugar seguro en el arca, la que Dios le había mandado construir. Finalmente, en Génesis 11 leemos sobre la torre de Babel. Los hombres habían decidido intentar construir una torre para alcanzar la altura del cielo. Como resultado, Dios confundió las lenguas de las personas con la finalidad de esparcirlos alrededor de la Tierra. En la prehistoria, esos fueron los cuatro eventos importantes que leemos.

 

Si resumiéramos estos primeros once capítulos de Génesis, podríamos ver lo que ellos nos enseñan acerca del blanco y el pecado de los errores humanos. Cuando violamos la ley de Dios y Lo desobedecemos, eso es considerado pecado. El pecado es “errar al blanco.” La Biblia enseña lo que todos consideramos – la capacidad de las personas de pecar, así como pecaron las personas en Génesis 1-11. Pablo dijo en Romanos 1 que los gentiles habían pecado. En el capítulo 2 hablamos sobre como los judíos habían pecado. Entonces, observen como resume el asunto en Romanos 3:23 — “Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios.” Pablo indicó que todos los individuos responsables han pecado, y entonces él continua hablando sobre el pecado en Ro manos 6:23 cuando dijo, “Porque la paga del pecado es muerte, mas la dadiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.” Cuando una persona peca, Isaías 59:1-2 dice que él está separado de Dios (así como fue en el caso de Adán y Eva). La paga del pecado es la muerte espiritual. Esto significa que tenemos que reconciliarnos con Dios. La paga por el pecado siempre será lo mismo. Y ese es el por qué el resto de la Biblia nos enseña como Dios provee para el ser humano a lo largo de sus vidas, y lo que es más importante, como Él enseña a los humanos por medio de la Biblia lo que ellos deben hacer con el propósito de tener de nuevo la comunión con Él una vez más. Cuando Adán y Eva pecaron y su comunión con Dios había sido rota, Génesis 3:15 muestra que Dios puso un plan en el cual Jesucristo vendría, y la promesa de la simiente sería hecha de tal manera que pudiera haber un Salvador. Veremos a través de todo el Antiguo Testamento que se apunta al Salvador y muestra como la humanidad puede estar de nuevo unida con Dios.

Ahora nos movemos a nuestra segunda sección — los patriarcas. Abraham era un patriarca, y fue el primer padre de la comunidad. Él y sus descendientes (tales como Isaac y Jacob) son conocidos como los patriarcas. “Patriarca” es del que no se hace uso actualmente con mucha frecuencia. En el hebreo, significa “primer padre” o “padre reinante.” Durante este periodo de tiempo, Dios se comunicó directamente o padre reinante, lo cual es como Él dio a conocer Su voluntad a las familias. En Génesis 12 y siguientes, leemos sobre como Dios tiene un profundo amor por los que Lo buscan y Lo ponen en primer lugar. En Génesis 37-5 leemos sobre un hombre de nombre José que pasó a través de muchas pruebas y tribulaciones. Él fue arrojado en un pozo por sus hermanos, y posteriormente estuvo en prisión. ¿Por qué le pasaron todas estas cosas? Era debido a los hombres pecadores actuaron mal con él. Sin embargo al final, José habló a sus hermanos y les dijo, “Vosotros pensasteis mal contra mí, mas Dios lo encaminó a bien, para hacer lo que vemos hoy, para mantener en vida a mucho pueblo” (Gén. 50:20). Observe en la lección sobre la providencia de Dios que podemos aprender en el Libro de Génesis. Vemos como Dios tiene cuidado de Su pueblo, y como Él puede llevar adelante Sus planes aun a través de la maldad de los hombres. Dios no desea que las personas sean pecadoras. Pero Él siempre logrará lo que Él desea cuando Él venga sobre lo bueno y salvando a muchas personas. Esto es lo que nos enseña Génesis 50:20.

El Libro de Génesis finaliza cuando Jacob (el padre de José) y su familia terminan su permanencía en Egipto. Ellos vivieron allí por 430 años. Durante ese tiempo, ellos empezaron a multiplicarse en número, y eventualmente llegaron a ser esclavos. Esto nos lleva a la siguiente sección, a la que estoy titulando, “El Éxodo y la Ley.” El libro de Éxodo   recoge la historia 430 años después, en cuyo tiempo Israel es un esclavo en Egipto. Dios envía a Moisés a decirle al faraón que permita que el pueblo de Israel se vaya. Moisés termina entonces guiando a los israelitas fuera de Egipto. Al final, de hecho, Dios fue el que lo hizo, pero Él usó a Moisés como el líder de Israel para lograr sacarlos fuera de Egipto. Aun en esta etapa temprana, empezaremos a ver paralelos entre el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento. Bajo la Ley Antigua, Israel fue el pueblo de Dios. Cuando ellos estaban en la esclavitud egipcia, Dios los liberó de la esclavitud. Bajo la Nueva Ley, aprendemos que “todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios” (Rom. 3:23). Debido a eso, estamos no en la esclavitud de Egipto, sino del pecado. Dios nos guía fuera de esa esclavitud y nos libera cuando “obedecemos de corazón a aquella forma de doctrina” (Rom. 6:17). Ya no somos esclavos del pecado, sino que en su lugar somos esclavos de la justicia. Cuando Dios liberó a los israelitas de su esclavitud egipcia, Él hizo un pacto con Israel para mostrarles que Él sería Su Dios y que ellos serían Su pueblo. Encontramos el inicio de este pacto en Deuteronomio 5:1-5.

“Llamó Moisés a todo Israel y les dijo: Israel, los estatutos y decretos que yo pronuncio hoy en vuestros oídos; aprendedlos y guardadlos, para ponerlos por obra. Jehová vuestro Dios hizo pacto con nosotros en Horeb. No con nuestros padres hizo Jehová este pacto, sino con nosotros os los que estamos aquí hoy vivos. Cara a cara habló Jehová con vosotros en el monte de en medio del fuego. Yo estaba entonces entre Jehová y vosotros, para declararos la palabra de Jehová; porque vosotros tuvisteis temor del fuego, y no subisteis al monte.’”

 

 

Un pacto fue hecho por Dios – no con todos, sino solo con aquellos que eran parte de la nación de Israel. Esta fue la entrega de la ley de Dios.

 

La siguiente sección es titulada “La Historia.” Nos trae al tiempo de la muerte de Moisés. Israel tenía entonces un nuevo líder – Josué. Bajo este liderazgo, los israelitas entraron a la tierra prometida. Durante este tiempo, leemos de los fracasos generales de los israelitas para cumplir sus obligaciones del pacto hacia Dios. Su desobediencia al final los trajo al juicio de Dios mientras Él dispersó a Israel y entonces permitió que Judá fuera tomado a la cautividad babilónica por setenta años (alrededor del 586 A.C.). De la historia de Israel podemos aprender que debemos ser fieles a Dios o aun pagaremos las consecuencias. Hoy hay aquellos que enseñan que una vez que la persona es salva, siempre será salva, y que él no puede caer de la gracia de Dios. Pero la Biblia no enseña eso. En vez de esto, enseña que ciertamente puede caer de la gracia. Gálatas 5:4 dice, “De Cristo os desligasteis , los que por la ley os justificáis, de la gracia habéis caído.” Los cristianos estaban intentando ser justificados por la Ley Antigua, lo cual no era apropiada. Aprendemos de las experiencias israelitas que ellos no estaban siguiendo la ley que se les había dado, y no estaban obedeciendo los mandamientos de Dios. Necesitamos tomar este mismo principio y aplicarlos a nuestras vidas hoy. Eso es lo que hizo Pablo en 1 Corintios 10 cuando él escribió que necesitábamos aprender de los ejemplos pecaminosos de Israel de tal forma que no los sigamos. Pablo dijo,

 

“Porque no quiero, hermanos, que ignoréis que nuestros padres todos estuvieron bajo la nube, y todos pasaron el mar; y todos en Moisés fueron bautizados en la nube y en el mar, y todos comieron el mismo alimento spiritual, y todos bebieron la misma bebida spiritual; porque bebían de la roca spiritual que los seguía y la roca era Cristo. Pero de los más de ellos no se agradó Dios; por lo cual quedaron postrados en el desierto. Más estas cosas sucedieron como ejemplos para nosotros, para que no codiciemos cosas malas, como ellos codiciaron” (vers. 1-6).

No obstante que los israelitas eran el pueblo de Dios, ellos cayeron de la gracia de Dios – así como podemos caer nosotros hoy. Pablo continúa diciendo,

 

“Ni seáis idolatras, como algunos de ellos según está escrito: Se sentó el pueblo a comer y a beber y se levantó a jugar. Ni forniquemos, como algunos de ellos fornicaron, y cayeron en un día veintitrés mil. Ni tentemos al Señor, como también algunos de ellos lo tentaron, y perecieron por las serpientes. Ni murmuréis, como algunos de ellos murmuraron, y perecieron por el destructor. Y estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas para amonestarnos, a quienes hemos alcanzado los fines de los siglos. Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga” (vers 7-11).

Estas cosas fueron registradas “para nuestro ejemplo” así que podemos estar seguros de que no seguiremos después los pecados de los israelitas, sino en su lugar permanecer obedientes a Dios. Esto completa nuestra sección sobre la historia.

 

Entonces llegamos a los libros de poesía, los cuales tratan con una variedad de asuntos de la vida. Por ejemplo, el Libro de Salmos es un gran libro de oración y de alabanza. Uno de mis Salmos favoritos es encontrado en Salmos 37:5-8, el que realmente resume lo que son todos los Salmos.

 

“Encomienda a Jehová tu camino, Y confía en Él, y Él hará. Exhibirá tu justicia como la ley, Y tú derecho como el mediodía. Guarda silencio ante Jehová, y espera en Él. No te alteres por motivo del que prospera en su camino, Por el hombre que hace maldades. Deja ira, y desecha el enojo; No te excites en manera alguna a hacer lo malo.”

Aquí encontramos un bello pasaje sobre la importancia de poner nuestra confianza en Dios. El Libro de Salmos es un libro al que vuelvo cuando estoy teniendo un día difícil o algo malo ha venido a mi camino. Volteo a los Salmos, medito sobre ellos, y los estudio. El Libro de Proverbios es otro libro de poesía que trata sobre como vivir la vida con habilidad y como hacer decisiones y elecciones sabias. Proverbios 1:7 nos dice que “el principio de la sabiduría es el temor de Jehová; los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza.” Proverbios 1:7 podría ser el tema de todo el Libro de Proverbios. Si deseamos tener enseñanza y sabiduría, entonces debemos tener temor y reverencia a Dios. Filipenses 2:12 nos enseña que debemos ocuparnos en nuestra salvación contemor y temblor.” El Libro de Job es un libro de poesía que trata con los problemas del pecado, el dolor, y el sufrimiento. Eclesiastés es un libro de poesía que habla sobre los problemas del placer y como este mundo en realidad no tiene nada “Nuevo bajo el sol” para ofrecer. Si no estamos viviendo nuestras vidas para Dios, entonces podríamos también “comer, beber, y ser felices – porque mañana moriremos.” Eclesiastés nos enseña que hay un Dios. La conclusión debidamente inspirada que Salomón ofreció fue que debemos “temer a Dios y guardar Sus mandamientos, porque esto es el todo del hombre.” El Cantar de los Cantares de Salomón es un libro de poesía que es una representación del amor en el matrimonio.

 

Después de los libros de poesía, llegamos entonces a la sección que titulamos los “Profetas Mayores.” Esto involucra los libros de Isaías, Jeremías, Ezequiel, y Daniel. Estos libros contienen profecías que se enfocan en los pecados del pueblo de Dios. Ellos hablan sobre el juicio de Dios y las futuras promesas del Nuevo Pacto y la obra redentora de Jesucristo. La razón por las que llamamos a estos “profetas mayores” no es debido a que los libros son algo mejor, sino que en lugar de esto se debe a que los mismos libros son bastante largos y exhaustivos en su contenido.

 

La última sección del Antiguo Testamento es titulado los “Profetas menores.” Ellos no son menores debido a que son de menor importancia, sino debido a que los libros son libros cortos. Desde Oseas hasta Malaquías son los libros de los profetas menores. En estos libros vemos como los profetas denunciaron los pecados del pueblo de Dios. Vemos también el significado del juicio de Dios, y la esperanza final (dada por medio de las profecías) de la venida de Cristo y la obra redendora que proveerá. Estos libros apuntan hacia la obra de la venida de Jesucristo y Su reino.

 

Una manera en que fui capaz de aprender las secciones del Antiguo Testamento fue:: 5/12/5/5/12. Tenemos 5 libros de la ley, 12 libros de historia, 5 libros de poesía, 5 profetas mayores, y 12 de profetas menores. Esta es una buena manera de recordar como el Antiguo Testamento se enlazan juntos.

 

He allí el Antiguo Testamento. Ahora venimos al Nuevo Testamento. El propósito del Antiguo Testamento fue en realidad llevarnos al Nuevo Testamento, como lo discutió Pablo en latas 3:19 y siguientes. Los cristianos de ese tiempo estaban maravillados sobre el propósito del Antiguo Testamento. Pablo dijo,

 

“Entonces, ¿para qué sirve la ley? Fue añadida a causa de las transgresiones, hasta que viniese la simiente a quien fue hecha la promesa; y fue ordenada por medio de ángeles en mano de un mediador. Y el mediador no lo es de uno solo; pero Dios es uno. ¿Luego la ley es contraria a las promesas de Dios? En ninguna manera; porque si la ley dada pudiera vivificar, la justicia fuera verdaderamente por la ley. Mas la Escritura lo encerró todo bajo pecado, para que la promesa que es por la fe en Jesucristo fuese dada a los creyentes. Pero antes que viniese la fe, estábamos confinados bajo la ley, encerrados para aquella fe que iba a ser revelada. De manera que la ley ha sido nuestro ayo, para llevarnos a Cristo, a fin de que fuésemos justificados por la fe” (vers. 19-24).

Ahora estamos bajo la ley de la fe (Rom. 3:27) y la ley de Cristo (Gál. 6:1-2). El punto de la venida de Jesús a esta Tierra fue quitar la Ley Antigua y traernos la Nueva Ley. Hebreos 10:9 dice, “Y diciendo luego: He aquí que vengo, oh Dios, para hacer tu voluntad; quita lo primero para establecer esto último.” Entonces ahora estamos bajo el Nuevo Pacto.

 

La primera sección son los relatos del Evangelio, los cuales están diseñados para hablarnos sobre el ministerio terrenal de Cristo, con un enfoque especial sobre Su vida, muerte, y resurrección. De hecho, note como se dedica mucho espacio en los relatos del Evangelio la última semana de la vida de Cristo. Algunos han cuestionado el por qué son cuatro evangelios. Cada escritor tiene una audiencia diferente con una perspectiva diferente que requiere un énfasis único. Con todos los relatos de los cuatro evangelios, obtenemos la descripción total. Suponga que alguien ha estado en un carro chocado, y alguien lo de frente desde la parte trasera, alguien lo vio desde el lado derecho, y alguien lo vio desde el lado izquierdo. Si usted deseaba saber todo lo posible sobre el accidente, ¿iría solo con uno de estos individuos si usted pudiera tener el relato de los cuatro? No, usted desearía ir con cada testigo debido a que usted desearía conocer todas las perspectivas diferentes. Los relatos del evangelio nos proveen con cuatro perspectivas divinamente inspiradas en Mateo, Marcos, Lucas, y Juan.

 

La siguiente sección del Nuevo Testamento es el Libro de los Hechos. Jesús había mandado a Sus apóstoles y discípulos ir a todo el mundo a predicar el Evangelio y a bautizar a los que estaban perdidos en el pecado. En Marcos 16:16 Jesús dijo, “El que creyere y fuere bautizado será salvo.” En Mateo 28:19-20 Jesús mandó a Sus discípulos ir y enseñar el Evangelio y bautizar a los individuos. En el Libro de los Hechos vimos como ocurrieron estas cosas. Hechos es un libro de historia misionera que presenta como se espació el evangelio desde Jerusalén a todos los caminos de Roma. También provee información de trasfondo importante para los principales escritores de las epístolas en el Nuevo Testamento para las diferentes iglesias y/o individuos. Por ejemplo, si deseábamos estudiar Primera y Segunda de Corintios, podríamos ir primero a Hechos 18 debido a que allí habla cuando fue establecida la iglesia del Señor en Corinto. Podemos leer sobre ese trasfondo histórico, lo que nos ayuda a entender la Primera y Segunda de Corintios. El Libro de los Hechos nos enseña también sobre el establecimiento del reino (la iglesia). En Hechos 2:47 leemos sobre los cristianos que estaban “alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo Y el Señor añadía cada día a la iglesia a los que habían de ser salvos.” Las profecías del Antiguo Testamento habían hablado sobre la venida del reino. Juan el bautizador, en Mateo 3:2, dijo, “Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado.” El reino y la iglesia son uno y lo mismo (Mt. 16:18-19). Jesús enseñó en Marcos 9:1 que había algunos que estaban escuchándolo que estarían vivos cuando el reino fuera establecido. En Hechos 2 vemos el reino/la iglesia siendo establecida. El Libro de los Hechos pone mucho énfasis en las conversiones, y la importancia de como el bautismo es esencial para la salvación. Pedro ya había presentado el primer sermón del Evangelio en Hechos 2, y la reacción de los judíos a esto fe, “Varones hermanos, ¿qué haremos?” (vers. 37). Pedro les dijo entonces, “Arrepentíos y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo” (vers. 38). Vemos los bautismos que ocurren en Hechos 2, 8, 10 y 22. Cuando observamos en estos diferentes relatos, vemos que el bautismo es esencial para la salvación, lo cual es exactamente lo que Jesús enseñó que debía pasar cuando las personas obedecieron el Evangelio (ver 2 Tes. 1:7-9).

 

La siguiente sección del Nuevo Testamento es las epístolas o cartas. Esto incluye las cartas de Pablo, así como las cartas de Pedro, de Juan, de Santiago, de Judas, y del escritor de Hebreos. La mayoría de estas cartas fueron escrutas a iglesias, pero unas pocas fueron escritas a individuos. Las epístolas son donde las grandes doctrinas de la fe son explicadas en detalle, tanto teológica como prácticamente. Estos libros nos dicen lo que tenemos que hacer para ser cristianos fieles. En 1 Juan 1:7-9 se nos dijo que debemos caminar a la luz como Dios está en la luz. La Biblia nos enseña como tener vidas buenas, puras y morales como cristianos (1 Jn. 2:

15-17). Nos enseña a hacer lo bueno a todos (Gál. 6:10). Nos enseña sobre la importancia de la adoración de Dios (1 Cor. 11:

16). También nos enseña lo que esperábamos hacer como cristianos en lo individual, y como debemos crecer “en la gracia y en el conocimiento de nuestro Señor y Salvador, Jesucristo” (2 Ped. 3:16-19). Vamos a las epístolas para ver, como cristianos, que tipo de vida se manda vivir.

 

Finalmente, la última sección del Nuevo Testamento es el Libro de Apocalipsis. No son Los Libros de Apocalipsis (plural), sino El Libro de Apocalipsis (singular). Juan recibió solo una revelación, lo que está contenido en el libro. Es un libro de símbolos, de figuras, y de extraña imaginación. En Apocalipsis 1:3 se nos dijo, “Bienaventurado el que lee, y los que oyen la palabra de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas; porque el tiempo está cerca.” Esto nos dice que este es un libro sobre símbolos, muchos de los cuales no deben tomarse literalmente. Fue escrito para animar a la iglesia en un tiempo de crisis. Pero su ánimo, advertencias, y promesas son también de gran valor para el pueblo de Dios de cada generación. El camino de Dios de verdad y de luz triunfará sobre todos sus temores. De hecho, la Victoria pertenece a los cristianos y a los que permanecen fieles.

 

Usted necesita estar seguro que está bien con Dios. El Antiguo Testamento señala hacia Jesucristo y la salvación. Ahora miramos hacia atrás a la cruz. Vemos al pasado a ver lo que Jesús hizo. Debemos asegurarnos que estamos siguiendo Sus mandamientos. En Juan 14:15 Jesús dijo, “Sí me amáis, guardad mis mandamientos.” La Biblia es un gran libro. Es un libro santo que nos dice lo que tenemos que hacer con el propósito de estar de nuevo bien con Dios. Romanos 10:17 nos dice que “la fe s por el oír, y el oír por la palabra de Dios.” Tenemos que ir a la fuente correcta. Debemos creer que Jesucristo es el Hijo de Dios (Jn. 8:24; 3:16). Debemos arrepentirnos de nuestros pecados pasados. En Lucas 13:3 La Biblia dice, “Os digo: No; antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente.” Debemos confesar que Jesucristo es el Señor (Rom. 10:10). Y debemos ser bautizados en agua para el perdón de nuestros pecados (Hechos 2:38). Si usted aún no ha obedecido la verdad, oramos para que usted obedezca el Evangelio de Cristo.

 

 

PREGUNTAS DE ESTUDIO PARA LA “INTRODUCCIÓN A LA BIBLIA” (LECCIÓN 1)

 

 

  1. De acuerdo a 2 Pedro 1:3, ¿qué nos ha dado Dios en la Biblia?

 

  1. ¿Qué evento importante es discutido en Génesis 1-2?

 

  1. ¿Qué evento importante es discutido en Génesis 3?

 

  1. ¿Qué evento importante es discutido en Génesis 6-9?

 

  1. ¿Qué declaración hizo el apóstol Pablo en Romanos 3:23 que se enlaza

con los eventos de Génesis 3?

 

  1. ¿Qué significa el término “patriarca”?

 

  1. Durante la era patriarcal del Antiguo Testamento, ¿cómo se comunicaba

Dios con los seres humanos?

 

  1. Algunas veces vemos la providencia divina de Dios en obra en las

vidas de las personas en la Biblia. ¿Qué ejemplo perfecto de esa

providencia es encontrada en Génesis 50:20?

 

  1. De acuerdo al Libro de Éxodo, ¿dónde estaban viviendo los israelitas

en ese tiempo, cuál era su condición específica, y a quien envió Dios

a ayudarlos?

 

  1. De acuerdo al material presentado en esta lección, ¿qué encontramos en

Deuteronomio 5:1-5?

 

  1. En forma breve, ¿qué se discute en la sección titulada “historia” en el

Antiguo Testamento?

 

  1. De acuerdo a las declaraciones de Pablo en 1 Corintios 10:11, ¿por

qué fueron preservadas las cosas para nosotros que encontramos

en el Antiguo Testamento?

 

  1. El Libro de Salmos es uno de los libros de poesía. De acuerdo a

Salmos 37:5-8, ¿cuál es la confianza del Libro de Salmos?

 

  1. ¿Cuál mensaje importante es encontrado en Proverbios 1:7?

 

  1. ¿De qué libros se compone la sección del Antiguo Testamento conocido

como los “Profetas Mayores”?

 

  1. ¿Por qué son ciertos libros del Antiguo Testamento conocido como los

“Profetas Menores”?

 

  1. En el Nuevo Testamento, ¿cuáles cuatro libros componen el Evangelio?

 

  1. ¿Qué discute el Libro de Los Hechos en el Nuevo Testamento?

 

  1. ¿Cuál es el propósito principal de las “epístolas” del Nuevo Testamento?

 

  1. ¿Por qué propósito fue escrito el Libro de Apocalipsis?

 

  1. ¿Qué debe hacer una persona para llegar a ser cristiano?

Download (DOC, 86KB)