“¿Por qué tantas Iglesias usan una pluralidad de “copas en la administración de la cena del Señor cuando las Escrituras parecen autorizar una sola copa?”
Hay algunos cristianos que creen con firmeza que el uso de más de un recipiente, en la observación de la comunión de la cena, es una violación de la ley divina. Aunque estas personas son sinceras, en este aspecto ellas se acercan a las Escrituras con fallas.

Cuando el Nuevo Testamento habla de las “copas,” en la observación de la comunión, no es el recipiente el que está bajo consideración; en vez de esto es el contenido, en este caso, el fruto de la vid, lo que está a la vista. Esto es evidente a partir de los siguientes factores.

(1) Hay una figura común de lenguaje en la Biblia llamada metonimia. El termino significa “un cambio de nombre.” Esta figura es empleada cuando una cosa toma el lugar de otra. Una forma de metonimia es cuando el recipiente se pone en el lugar del contenido. Esto significa que no obstante que es mencionado el recipiente, solo el contenido es lo que está en realidad bajo consideración.

Por ejemplo, las Escrituras afirman que Noé preparó un arca “en que su ‘casa’ se salvase (Heb. 11:7). Aquí “casa,” es un recipiente, toma el lugar de la “familia” que habitó en ella. En otro pasaje bien conocido, Jesús afirmó que Dios “amó tanto al mundo” que dio a Su Hijo por él (Jn. 3:16). No es este “mundo,” el globo material, lo que está a la vista, en vez de esto , los pueblos de la tierra son el objetivo del amor divino.

Esto es metonimia. Hay clara evidencia de que este es el tipo de uso que es empleado con referencia a la “copa” de comunión. Note los términos sinónimos establecidos en el siguiente pasaje:

“Y tomando la copa, y habiendo dado gracias, les dio, diciendo: Bebed de ella todos; porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados. Y os digo que desde ahora no beberé más de este fruto de la vid hasta aquel día en que lo beba nuevo en el reino de mi Padre” (Mt. 26:27-29).

Es bastante obvio que el “fruto de la vid,” que es el “ella,” que de hecho, es la “copa.” Ya enfatizados estos diferentes términos la conexión entre ellos será bastante aparente.

(2) Que la “copa” no es el recipiente es aún más claramente descrito en el registro de Lucas. Él establece que Jesús “tomó una copa, dio gracias y dijo: Tomad de esto, y repartidlo entre vosotros . . .” (Luc. 22:17). La palabra griega para “repartir” es diamerizo, que significa “dividir” o “separarlo en partes” (ver Mt. 27:35).

¿Estaban los discípulos para dividir un recipiente? De hecho no. Ellos estaban para dividir el fruto de la vid, lo que, incidentalmente, fue facilitado por medio de varios recipientes. Frederic Godet nota: “La distribución (diamerisate) podría haber tomado lugar en dos formas, ya sea porque cada uno tomó de la misma copa, o porque todos vaciaron el vino de esa copa en su propia copa. El término griego usaría mejor el segundo punto de vista” (A Commentary on the Gospel of Luke, Edinburgh: T.&T. Clark, 1879, Vol. II, p. 289).

(3) Que el término “copa” no debe ser presentado como un contenedor es evidente del uso de Pablo del término en una de sus epístolas. Durante los tres años y medio de residencia del apóstol en Efeso (Hechos 19:1 y siguientes), él escribió una carta a los santos en Corinto, cruzando el Mar Egeo algunas 250 millas al oeste. En ella dijo: “La copa [singular] de bendición que bendecimos [plural] . . .” (1 Cor. 10:16).

Note el término “copa.” Es obvio que “copa” no puede referirse a un recipiente, como es evidenciado por el hecho de que Pablo en Éfeso, y sus hermanos en Corinto, estaban compartiendo (note el “nosotros”) de la misma “copa,” en este caso, una sustancia común (el fruto de la vid), que refleja una idea espiritual, nombrada la sangre de Cristo, no un recipiente en común.

(4) Además en el contexto así citado, así como Pablo usa “copa” figuradamente, así también él emplea el término “mesa” simbólicamente (1 Cor. 10:21). No es más lógico acomodar la idea que “copa,” en este caso, el recipiente, tiene algún significado místico, que es insistir que “mesa” tiene un significado espiritual.

En conclusión, una interpretación razonable del dato escritural relativa a la cena del Señor indicaría que el uso de varios recipientes en la distribución del fruto de la vid es una conveniencia opcional que podría ser empleada a discreción de los adoradores. Se acomoda a los grupos grandes de la iglesia actual. Ciertamente facilita el control de las enfermedades (los peligros que eran desconocidos en tiempos pasados).

Crear división dentro del cuerpo de Cristo sobre el uso de como son usados varios recipientes en la distribución del fruto de la vid es, entonces, un error serio.

 

Download (DOCX, 15KB)

Screen Shot 2015-06-12 at 3.47.10 PM

Por Facebook apareció una declaración de unas personas que se llaman miembros de la Iglesia de Cristo, diciendo que “bautismos es una buena idea pero no necesario.”  Se han apoyado en el ladrón en la cruz y en escenarios inventados.  Les hago disponible una serie de de once lecciones acerca del bautismo incluyendo el ladrón en la cruz.

 

También los invito a que descarguen el debate de HOLT-WELCH acerca del bautismo.  (El hermano Holt se arrepintió de la falsa doctrina un poco después del debate).

 

Download (ZIP, 544KB)