EL LIBRO DE APOCALIPSIS” Capítulo Nueve

EL LIBRO DE APOCALIPSIS

 

Capí­tulo Nueve

Apoc­alip­sisLec­ción 10. Capí­tulo Nueve 

OBJETIVOS EN EL ESTUDIO DE ESTE CAPÍTULO

 

1) Revisar el sonido de la quinta y sexta trompetas

 

2) Ofre­cer una expli­cación en relación al sig­nifi­cado de estas visiones

RESUMEN

 

Enseguida de la inqui­etante adver­ten­cia del ángel (águila) en el capí­tulo ante­rior, el quinto ángel toca la trompeta. Juan ve a una estrella cayendo del cielo, a la que se le dio la llave del pozo del abismo. En cuanto es abierto el pozo, subió humo que oscure­ció el sol y el aire. Entonces salieron del humo lan­gostas con poder como escor­pi­ones, a las que se les dio poder para dañar solo a aque­l­los que no tuvieran el sello de Dios en sus frentes. Su poder fue lim­i­tado solo a ator­men­tar, no a matar, y solo por cinco meses. Aun así, los hom­bres desearían morir. Juan describe la apari­en­cia de las lan­gostas, e iden­ti­fica a su rey como el ángel del abismo cuyo nom­bre en hebreo es Abadón, y en griego, Apolión, que en griego sig­nifica “destruc­tor”. Final­iza entonces el primer “ay”, con dos cosas más por venir (1–12).

 

Cuando el sexto ángel toca su trompeta, Juan oye una voz de los cua­tro cuer­nos del altar de oro que estaba delante de Dios. Le dice al sexto ángel que libere a los cua­tro ánge­les que han sido ata­dos junto al río Eufrates. Estos ánge­les han sido prepara­dos para la hora, día, mes y año, para matar a la ter­cera parte de la humanidad. En este momento Juan oye que el número de los ejérci­tos de los jinetes era doscien­tos mil­lones. Al describir las corazas llenas de col­orido de los jinetes, tam­bién describe que las cabezas de los cabal­los eran como de leones, y de su boca salían fuego, humo y azufre que mataron a la ter­cera parte de los hom­bres. Ellos tam­bién hacían mucho daño con sus colas seme­jantes a ser­pi­entes. A pesar de estos dos “ayes”, el resto de la humanidad no se arre­pin­tió de su idol­a­tría, de sus homi­cidios, de sus hechicerías, de sus inmoral­i­dades sex­u­ales. ni de sus hur­tos (13–21).

 

Como uno podría imag­i­nar, los inten­tos de inter­pre­tar estas visiones han sido muchos y algu­nas bas­tante fan­ta­siosas. Junto con las dos primeras trompetas, sug­iero que la quinta y sexta trompeta sim­bolizan las her­ramien­tas de la vol­un­tad de Dios para traer la ira sobre los perseguidores de su pueblo. Sin embargo per­mi­tió ir solo hasta este punto, la influ­en­cia de Satanás puede afec­tar la debil­i­dad de una nación desde den­tro de ella. Hay tam­bién la ame­naza de una invasión externa por fuerzas ene­mi­gas. Así con­cuerdo con Sum­mers y con otros que la visión de las lan­gostas del abismo sim­bolizan la podredum­bre dia­bólica y la deca­den­cia interna que debil­i­taría al impe­rio romano desde den­tro. Los doscien­tos mil­lones de jinetes sim­bolizan la invasión externa como los otros instru­men­tos que Dios usaría. Junto con las calami­dades nat­u­rales, (descritas en las primeras cua­tro trompetas), estos tres instru­men­tos com­bi­na­dos traen la caída del impe­rio romano.

 

Mien­tras los cris­tianos del tiempo de Juan eran oprim­i­dos por lo que parecían ser opo­nentes inven­ci­bles, visiones como estas les recor­daría que aque­l­los “que no tuvieran el sello de Dios en sus frentes” serían afec­ta­dos por la ira de Dios

 

BOSQUEJO

 

I. LA QUINTA TROMPETA: LAS LANGOSTAS DEL POZO DEL ABISMO (1–12)

 

   A. LAESTRELLAQUE CAYÓ DEL CIELO (1–2)

      1. Con el sonido de la quinta trompeta…

         a. Juan vio una estrella que cayó del cielo a la tierra

         b. A la que se le dio la llave del pozo del abismo

      2. Cuando fue abierto el pozo del abismo…

         a. Subió humo del pozo como humo de un gran horno

         b. Y se oscure­ció el sol y el aire por el humo del pozo

 

   B. LASLANGOSTAS” Y SU PODER (3–10)

      1. Del humo salieron lan­gostas sobre la tierra, y se les dio poder

         a. Poder como de escorpiones

         b. Se les mandó que no dañasen a la hierba, ni a cosa verde

      alguna, ni a ningún árbol

      2. El alcance y nat­u­raleza de su poder

         a. Podría dañar solo a aque­l­los que no tuvieran el sello de Dios en sus frentes

         b. No podría matar, sino solo ator­men­tar­los por cinco meses

         c. Los hom­bres bus­carán la muerte, pero la muerte huirá de ellos

      3. Las lan­gostas descritas

         a. Su aspecto como de cabal­los prepara­dos para la batalla

         b. En las tenían como coro­nas de oro

         c. Sus ros­tros eran como caras humanas

         d. Sus cabel­los como cabel­los de mujer

         e. Sus dientes eran como de leones

         f. Con corazas como corazas de hierro

         g. El ruido de sus alas como el estru­endo de muchos car­ros de cabal­los cor­riendo a la batalla

         h. Con colas como de escor­pi­ones, y tam­bién agui­jones (sin embargo lim­i­ta­dos en poder)

 

   C. ELREYSOBRE ELLOS (11–12)

      1. El ángel del abismo

      2. Cuyo nom­bre en hebreo es Abadón, y en griego, Apolión

      — El primer ay pasó; vienen dos ayes más

 

II. LA SEXTA TROMPETA: EL EJÉRCITO DE DOSCIENTOS MILLONES (13–21)

 

    A. LOS CUATRO ÁNGELES ATADOS EN EL EUFRATES (13–15)

       1. Con el sonido de la sexta trompeta…

          a. Juan oyó una voz de entre los cua­tro cuer­nos del altar de oro que estaba delante de Dios

          b. Hablán­dole al sexto ángel que tenía la trompeta

          c. Dicién­dole que lib­er­ara a los cua­tro ánge­les ata­dos junto al gran río Eufrates

       2. Los cua­tro ánge­les liberaron…

          a. A los cua­tro ánge­les que esta­ban prepara­dos para la hora, día, mes y año

          b. Los cuales iban a matar a la ter­cera parte de los hombres

 

    B. EL EJÉRCITO DE LOS DOSCIENTOS MILLONES DE JINETES (16–19)

       1. Juan oyó el número de ellos

       2. A los que vio en visión…

          a. Los cuales tenían corazas de fuego, de zafiro y de azufre

          b. Las cabezas de los cabal­los eran como cabezas de leones

          c. De su boca salían fuego, humo y azufre

       3. El poder de este gran ejército…

          a. Una ter­cera parte de los hom­bres murió por el fuego, el humo y el azufre que salían de su boca

          b. El poder para herir está en su boca y en sus colas

 seme­jantes a cabezas de ser­pi­entes 

    C. LA FALTA DE ARREPENTIMIENTO DE LOS SOBREVIVIENTES (20–21)

       1. Los que no murieron no se arre­pin­tieron de su idolatría

       2. Ni se arre­pin­tieron de sus homi­cidios, ni de sus hechicerías,

    ni de su for­ni­cación, ni de sus hurtos

 

PREGUNTAS DE REVISIÓN DEL CAPÍTULO

 

1) ¿Cuáles son los pun­tos prin­ci­pales de este capítulo?

   — La quinta trompeta: Las lan­gostas del pozo del abismo (1–12)

   — La sexta trompeta: El ejército de los doscien­tos mil­lones (13–21)

 

2) Cuándo el quinto ángel tocó su trompeta, ¿qué vio Juan? (1)

   — Una estrella que cayó del cielo a la tierra, a la que se le dio la

     llave del pozo del abismo

 

3) ¿Qué subió del pozo del abismo cuando fue abierto? (2–3)

   — Humo que oscure­ció el sol y el aire; lan­gostas con poder como escorpiones

 

4) ¿Qué se les per­mi­tió herir a las lan­gostas? (4)

   — Solo a aque­l­los hom­bres que no tuvieran el sello de Dios en sus Frentes

 

5) ¿Qué otras lim­ita­ciones puso a su poder? (5–6)

   — No podría matar, solo ator­men­tar por cinco meses

 

6) ¿Cómo son descritas las lan­gostas? (7–10)

   — Su aspecto como cabal­los prepara­dos para la guerra

   — En las cabezas tenían como coro­nas de oro

   — Sus caras eran como caras de hombres

   — Su cabello como cabello de mujer

   — Sus dientes eran como de leones

   — Con corazas como corazas de hierro

   — El ruido de sus alas era como el estru­endo de muchos car­ros de

     cabal­los cor­riendo a la batalla

   — Con colas como de escor­pi­ones, y tam­bién agui­jones en sus colas (sin embargo lim­i­ta­dos en poder)

 

7) ¿Quién era su rey? ¿Cuál era su nom­bre en hebreo y en griego? (11)

   — El ángel del abismo

   — En hebreo, Abadón; en griego, Apolión

 

8) ¿Qué oyó Juan cuando el sexto ángel tocó la trompeta? (13–14)

   — Una voz de entre los cua­tro hornos del altar de oro que estaba

     delante de Dios

   — Diciendo al sexto ángel que lib­er­ara a los cua­tro ánge­les ata­dos  junto al gran río Eufrates

 

9) ¿Qué se les dijo a los cua­tro ánge­les lib­er­a­dos que hicieran? (15)

   — Matar a la ter­cera parte de los hombres

 

10) ¿Qué oyó Juan enseguida? (16)

    — El número del ejército de los jinetes: Doscien­tos millones

 

11) ¿Cuáles son los col­ores de las corazas de los jinetes? (17)

    –De fuego (rojo), de zafiro (azul jac­into), y de azufre (amarillo)

 

12) ¿Cuál es la apari­en­cia de las cabezas de los cabal­los? ¿Qué salía de sus bocas? (17)

    — Como cabezas de leones

    — Fuego, humo y azufre

 

13) ¿Quiénes fueron muer­tos con el fuego, el humo y el azufre? (18)

    — Una ter­cera parte de los hombres

 

14) ¿Dónde estaba el poder de los cabal­los para hacer daño? (19)

    — En sus bocas y en sus colas

 

15) ¿Qué hicieron aque­l­los que no murieron ni se arre­pin­tieron? (20–21)

    — Idol­a­tría, homi­cidios, hechicerías, for­ni­cación, hurtos

 

Deje un comentario