Introducción:

I.  Vivimos hoy en una sociedad que está llena de hombres violentos. Estamos obligados a cerrar nuestras puertas en la noche y nos aseguramos que todas las ventanas estén cerradas firme y apropiadamente. Cuando salimos de nuestros carros y vamos a la tienda o al banco o a donde sea que vayamos, debemos asegurarnos que nuestras puertas estén cerradas. De hecho, debemos aseguramos que nuestras puertas estén cerradas aun cuando estamos manejando. ¿Por qué? Porque hoy vivimos en un mundo nefasto. Debido a todo esto, en ocasiones gastamos grandes cantidades de dinero en sistemas de alarma para nuestras casas, y para nuestros carros. Los padres, observan a sus hijos constantemente, y nos aseguramos que alguien en que confiamos está observándolos. En la casa tenemos pasadores de seguridad para los gabinetes inferiores y las tapas protectoras para las pastillas eléctricas y así con otras cosas. ¿Por qué gastamos tanto dinero y derrochamos tanta energía y esfuerzo para proteger las cosas que tenemos? Les diré por qué. Simplemente es debido a que hay algunas cosas que son tan importantes para nosotros, tan valiosas para nosotros, que son dignas de protección.

II.  Entienda ahora, por favor, que mientras que hay cosas en este mundo que necesitan protección a causa de la amenaza del hombre, hay algunas cosas que son aun más importantes que necesitan protección debido a la amenaza del diablo. Recuerde ahora, el Diablo está vivo y activo y él es  el Diablo está como león hambriento, buscando a quien devorar.”  Él es el camino de guerra de las mujeres y de los hombres, peleando con todo su poder contra los cristianos de este mundo. .  Y lo que eso significa es que están comprometidos en una guerra real, no de una naturaleza física, pero no obstante real.

Apoc 12:17 Y el dragón se llenó de ira contra la mujer, y se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo.

 

En cualquier guerra debemos comprender que el enemigo tiene un plan; algún tipo de estrategia para ayudarlos a ganar la victoria. Ahora usualmente una parte de esa estrategia será intentada para determinar el mejor lugar de ataque dentro del campo enemigo. Esta es un área que si es destruida o debilitada traería al enemigo a sus rodillas, y los guiaría a su derrota. Ahora, yo garantizo a usted que Satanás puede destruir o debilitar, él puede ganar la victoria sobre una cantidad innumerable de almas. Estas áreas, mujeres y hombres, necesitan protección y yo deseo discutir tres áreas tales con usted en esta lección.

Lecciones:

 

 

IEl Campo de Batalla de la Mente.

Podría sugerirla a usted que Satanás en primer lugar intentará atacar a un individuo en relación a su mente. Mientras Satanás empieza a revisarnos; mientras él empieza a observarnos y a tomarnos la medida, él intentará hacer alguna incursión en la mente. Él desea controlar nuestras mentes. Él desea controlar nuestros pensamientos, emociones y actitudes. Usted sabe que él conoce que si él puede controlar o aun influenciar nuestros pensamientos, él ganará. Él será victorioso y para todos los propósitos prácticos seremos derrotados. Y así el primer paso hacia la victoria espiritual sobre el demonio es protegiendo nuestras mentes debido a que, como alguien ha dicho, “el territorio de la vida a través del sacrificio es el centro del asalto satánico en nuestras vidas. En otras palabras, si Satanás es capaz de tener este camino con nosotros, es porque él ha sido capaz de filtrarse en alguna forma en nuestras mentes. Escuche a Pablo hablar sobre el bienestar espiritual (2 Cor. 10:4, 5). Una Fortaleza es “un lugar fortificado; “un lugar de seguridad o seguro.”  Ahora en este texto, Pablo está hablando sobre las fortalezas de la mente que son ocupadas por Satanás. Había algunos hombres impíos e injustos en Corinto culpables de tales cosas mientras disputan, murmuran, son impuros y fornican y Pablo dijo en un lugar que ellos no se arrepentirían. ¿Por qué? Porque Satanás formó una fortaleza en sus mentes, el hizo residencia en sus corazones. Y solo Satanás lo obtiene, es duro sacarlo. Es más fácil mantenerlo fuera que sacarlo una vez que él ha echado algunas raíces en nuestro corazón. Así, debemos proteger nuestras mentes a cualquier costo.

¿Cómo protegemos nuestras mentes contra el ataque de Satanás?

A.    El Estudio de la Palabra de Dios 

(2 Tim. 2:15). :Pablo dijo, “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, cómo obrero que no tiene de que avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad. No hay suficiente espacio en nuestras mentes para que habiten tanto Dios como Satanás.

Salmos 119:1En mi corazón he guardado tus dichos, Para no pecar contra tí.

1 Juan 3:Todo aquel que es nacido de Dios, no práctica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él, , y no puede pecar, porque es nacido de Dios.

Col 3:1La palabra de Dios more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría con salmos e himnos y cánticos espirituales.

 

B.    Enfoquemos nuestras mentes en cosas que son espirituales en naturaleza.

Estamos viviendo en un mundo en el que la carnalidad domina la mente de la mayoría. Las personas hoy piensan que ser rico físicamente es la clave para la felicidad, y también muchos cristianos están empezando a caer en esa categoría. Ningún cristiano debe desear ser rico. No estoy diciendo que es un error que un cristiano sea rico. Estoy diciendo que no debe ser el enfoque en nuestra vida como cristianos (1Tim. 6:9-10). No es el dinero la raíz de todos los males, es el amor al dinero lo que es el problema. Una vez que empezamos a tener la actitud equivocada hacia el dinero y hacia las riquezas de este mundo, Satanás empieza a forjar una fortaleza en nuestras mentes y nuestras prioridades se mezclan (los males del automóvil del hombre van sobre un precipicio). Escúcheme: el dinero no es la cosa más importante en la vida, servir a Dios lo es. No tengo pendiente de cuánto dinero tenga usted, usted no puede encontrar una relación con Dios en el cajero automático de la esquina y usted no puede comprar la gloria interna con una tarjeta de crédito. Las riquezas no pueden comprarle las cosas más importantes de la vida, pero escoger a Dios por encima de las riquezas puede. El escoger a Dios como el Señor de su vida usted obtendrá una herencia incorruptible, e inmarcesible y sin marchitarse, reservada en el cielo para usted, y que no tiene precio para hombres y mujeres. Así protegida su mente por el enfoque de sus pensamientos, no solo sobre las cosas de este mundo, sino por poner nuestro afecto sobre tales cosas (1 Ped. 1:13).

C.  No permita la basura espiritual en nuestras mentes.

Como cristianos hemos sido atrapados por el diablo en el reino del entretenimiento más que en el camino de la vida. Como cristianos sabemos la diferencia entre lo justo y lo injusto, entre lo bueno y lo malo. Hemos estudiado demasiado para no saberlo. Sabemos lo que le agrada a Dios y lo que es ofensivo para Él. Y entonces cuando observamos nuestro propio comportamiento, nos esforzamos en hacer lo moralmente correcto. Pero el diablo nos ha engañado para hacernos creer que en la medida en que nos comportemos de una manera pura, está bien permitir cosas sucias a nuestros corazones por medio de la forma de libros, revistas y en especial la televisión.

Yo no soy alguien que piensa que la televisión por si misma sea pecaminosa. Pero sé que hay bastantes pecaminosas que salen de la televisión. ¡Hay bastantes cosas profanas, blasfemia, y gestos obscenos en la TV hoy para hacer que se sonroje un sargento retirado de la marina! Y no obstante con mucha frecuencia solo nos sentamos allí, empapándonos de todo en el nombre del “entretenimiento familiar. ” El niño promedio verá 20,000 asesinos antes de los 16 años de edad, más miles de escenas de cama, 95% de los cuales son entre personas sin casarse. . Un hombre describió con mucha precisión, pienso, a la televisión, como la comida chatarra para el alma. Él dijo, “La comida chatarra se le da sabor y color artificial, endulzada en exceso y es muy adictiva. Es dañino para la salud física y mental y su consumo interfiere con y aun priva a alguien de beneficios, nutrición sana. La televisión  es en su mayor parte el equivalente espiritual preciso de la comida chatarra. El contenido total de su programa es la destrucción, la desnutrición, opuesto a la salud mental y a la riqueza emocional y lleno con el valioso entrenamiento que es diametralmente opuesto a la salud y a la riqueza social.. Los estilos de vida y los ideales descritos son artificiales, corruptos e indeseables. De la misma forma, la televisión es muy adictiva.”

Si alguien hiciera un examen cuidadoso el contenido moral de los programas de televisión él vería que ellos reflejan lo exactamente opuesto del tipo moral y de los ideales como la hace la Biblia. Hace un par de años, USA TODAY revisó una semana digna de programación en ABC, CBS, NBC y FOX. Eche una mirada a los resultados: 57 asesinatos, 99 asaltos, 29 automóviles accidentados violentamente, 22 incidentes de abuso de niños, 45  escenas de sexo (solo 4 descritas como de heterosexuales casados). Ahora deseo que usted note lo que la Biblia dice sobre la mente:

“Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio” (Sal 51:10).

“Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida” (Prov 4:23).

“Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si hay algo digno de alabanza, en esto pensad” (Fil 4:8).

No le dé al diablo una fortaleza en su mente. Llénela con la Palabra, no con la basura del mundo. Enfoque su mente en las cosas de Dios. Proteja su mente de Satanás a cualquier costo.

II.     El Campo de Batalla de la Iglesia Local.

Satanás sabe que en la mayoría de las Iglesias locales él puede ya sea destruirlas en su totalidad, o debilitarlas grandemente, la mayoría de las almas estarán perdidas. ¡Debemos proteger a la iglesia! Observemos algunos de los peligros que enfrentan hoy las Iglesias locales. Y por medio de que forma, estos peligros son satánicos en su origen, y de Nuevo forma fortalezas para el diablo.

A)    La Fortaleza de los falsos maestros y sus doctrinas.

B)    La Fortaleza de la indiferencia.

C)    La Fortaleza de las relaciones no sanas o no desarrolladas. 

III.    El Campo de Batalla de la Casa.

El hogar ha sido siempre muy importante para Dios y debe ser importante para nosotros. Las iglesias locales deben ser extendidas, reflejándose en las casas en los hogares de sus miembros. Así, el éxito o el fracaso de las iglesias locales puede casi siempre ser trazada al tipo de hogares que tienen sus miembros. Y así, necesitamos determinar que estamos haciendo para proteger nuestros hogares a cualquier costo. Hay dos áreas importantes que necesitamos proteger en nuestros hogares.

A.  Nuestros Matrimonios Deben Ser Protegidos.

¿Por qué hay muchos matrimonios fracasados? La verdad es que hay muchos motivos. Pero una de las mayores razones por la que muchos matrimonio están fracasando es que la sociedad ha desarrollado una filosofía en conjunto sobre el matrimonio que es contraria a la voluntad de Dios. Es una filosofía que generalmente toma el matrimonio a la ligera y ánima al divorcio a la primera señal de problemas. Es una filosofía que mira al matrimonio como un simple contrato que puede ser roto a su antojo.

“Es más fácil divorciar a una esposa con la que he estado casado por 26 años que despedir a alguien que contraté hace una semana. La persona que contrate tiene más fuerza legal que mi esposa de 26 años de casada. Esto es un error.”   –Judge Randall Hekman, President of the Mighigan Family Forum

 Bien, esto es un error, ¿no lo es? Y el hecho del asunto es que es contrario a la voluntad de Dios. Observe que Dios no mira al matrimonio como un simple contrato que puede ser roto. Dios mira al matrimonio como un pacto que debe ser permanente.

Prov 2:16-17 Serás librado de la mujer extraña, De la ajena que halaga con sus palabras,  17 La cual abandona al compañero de su juventud, Y se olvida del pacto de su Dios  New Living Translation

Ezeq 16:8 “Y pasé otra vez junto a ti, y te mire, y he aquí que tu tiempo era tiempo de amores; y extendí mi mano sobre ti, y cubrí tu desnudez; y te di juramento y entré en pacto contigo, dice JEHOVÁ el Señor, y fuiste Mía.”. New King James Version

Mal 2:1Mas diréis: ¿Por qué? Porque Jehová ha atestiguado entre ti y la mujer de tu juventud, contra la cual has sido desleal, siendo ella tu compañera, y la mujer de tu pacto. King James Version

 

¿Cómo protegemos nuestro matrimonio? Empecemos por darnos cuenta a lo que hemos entrado, no solo a un contrato civil, sino a un pacto que está ligado hasta la muerte de una de las partes.

La palabra “pacto” significa,    A   formal,   solemne,   y   acuerdo de unión o convenio.Ahora, la palabra “lazo”, en especial cuando se relaciona con un juramento, significa,  “confinar o restringir, ponerse bajo obligación; aferrarse juntos a un cayado (Merriam-Webster’s 11th Collegiate Dictionary). Así entonces, cuando dos personas entran en el matrimonio, ellos están entrando en un acuerdo de atadura que los pone bajo la obligación de estar juntos. Esta es la mentalidad de un pacto matrimonial. Estaremos ligados juntos. Cuando se presenta un conflicto, ¡estaremos ligados juntos!  Cuando se presenten diferencias de opinión, ¡estaremos ligados juntos! Cuando se presenten las enfermedades, ¡estaremos ligados juntos! Cuando interfiera la familia, ¡estaremos ligados juntos! Cuando los amigos intenten separarnos, ¡estaremos ligados juntos! Cuando las circunstancias de la vida se vuelvan difíciles, ¡estaremos ligados juntos!  ¿Por qué? Porque hemos entrado no solo en un contrato civil, sino en algo ordenado por Dios, instituido por Dios, y un pacto que agrada a Dios. Este es el fundamento sobre el que debemos construir nuestro matrimonio.

La esposa de un hombre tiene Alzheimer y tiene que ser internada en un asilo de ancianos. Cada día el esposo iría al asilo de ancianos y dedicaría tiempo a su esposa. Él le hablaría, le leería, peinaría su pelo e intentaría cumplir con sus necesidades. Antes que él dejara su cuarto, le diría que la ama, la besaría y le diría adiós. Él hizo esto día tras día, semana tras semana y mes tras mes. Él nunca lo olvidó. Con frecuencia él le traería flores frescas.

Después de una de estas visitas diarias, un grupo de enfermeras pidieron reunirse con él. Ellas hablaron admiradas y le dijeron que todas estaban impresionadas con su fidelidad y en la forma especial en que él cuidaba a su esposa. “Pero deseamos que usted sepa que usted no necesita venir todos los días a ver a su esposa.,” dijo amablemente la jefa de enfermeras. “Ella no sabe que usted está aquí. Su esposa está bien aquí con nosotros, y usted puede hacer otras cosas con su tiempo. No hay absolutamente ninguna necesidad de que usted sienta que tiene que mantenerse viniendo día tras día.”

El esposo levantó su cabeza. Las lágrimas corrieron lentamente en sus mejillas. Con una voz serena él dijo, “Yo sé que ella no sabe que yo estoy aquí, pero sé que ella está aquí, y eso es lo que importa. ¡Ella es mi esposa! Hace cincuenta años hice un pacto con ella de que nunca la abandonaría o la dejaría y que estaría con ella en la salud y en la enfermedad. Y yo intento mantener ese pacto.”

Permítame preguntarle: si usted está casado, ¿ha intentado guardar el pacto que usted hizo? Yo le diría que usted haga justo lo que Dios espera que usted haga (Mat. 19:3-6).

Debemos unirnos uno al otro debido a que el matrimonio no es un contrato: es un pacto. Y hay una diferencia entre los dos. Alguien podría preguntar, ¿cuál es la diferencia entre un contrato y un pacto? Bien, me agrada que usted pregunte. Ahora, permítame decir que en primer lugar que no estoy negando el aspecto civil y contractual del matrimonio. Obviamente desde el punto de vista de la ley humana el matrimonio involucra un contrato civil. Pero lo que estoy diciéndole a usted que como cristianos temerosos de Dios, debemos entender el matrimonio, no solo desde la perspectiva del hombre, sino desde la perspectiva de Dios y Dios mira al matrimonio como un pacto sagrado.

Escúcheme ahora: El contracto es sobre términos mientras que el pacto es sobre la confianza. El contrato es sobre la conveniencia mientras que el pacto es sobre el carácter. El contrato es sobre el recibir mientras que el contrato es sobre el dar. El contrato es sobre la legalidad y el apalancamiento mientras que el pacto es sobre el amor y la lealtad. Hay, damas y caballeros, una diferencia entre los dos. Y la razón para entender el por qué esto es tan importante al matrimonio es debido a la diferencia mayor entre los conceptos de pacto y de contrato tienen que hacer con actitud y mentalidad. Y como con una gran cantidad de cosas, la mentalidad de alguien hacia el matrimonio puede hacer la diferencia entre tener un mal matrimonio, un buen matrimonio, o un magnífico matrimonio. Así que, ¿cuál es su punto de vista sobre el matrimonio? ¿Su punto de vista es el punto de vista de contrato o de pacto?

Actitudes Contrastantes

(AMOR LIBRE, Pacto matrimonial)

Actitud del Contrato 

¡Usted hizo lo mejor! ¿Qué consigo?

¿Qué obtendré?

No es mi responsabilidad.

No es mi culpa.

Iremos a medias.

Actitud del Pacto

¿Cómo podría servir? ¿Qué puedo dar? ¡Lo que obtenga!

¡Soy feliz de hacerlo!

Acepto la responsabilidad.

Yo daré el 100 %.

B    Nuestros Hijos Deben Ser Criados En La Nutrición y Amonestación del Señor.

Más y más padres están fallando en esta área. Necesitamos ser más como Ana, la cual al nacer su hijo, lo dio al Señor. Hablando en forma figurada, debemos dar a nuestros hijos al Señor. Y lo que quiero dar a entender con esto es que necesitamos criarlos en tal forma que ellos voluntariamente, es lo más probable, se entregarán por ellos mismos a Dios en el tiempo apropiado. Ahora hay al menos tres formas de hacer esto:: estudiar con ellos, orar con ellos, y ser un buen ejemplo para ellos.

Conclusión:  Así, lo que usted tiene: Tres campos de batallas en que necesita protección. La mente, la iglesia, y el hogar. Sin duda Satanás lo ha hecho y continuará atacando estas áreas. Él sabe que si él puede ganar en estos lugares, muchas almas estarán perdidas. Debemos mantenernos en la pelea porque estas cosas son dignas de protección.

 

Introducción:

  1. Para vivir vidas espirituales apasionadas debemos saber en primer lugar quiénes somos y que poseemos.
  2. Como cristianos:
    1. Somos hijos de Dios.
    2. Somos libres de condenación.
    3. Somos herederos del reino de los cielos.
  3. Si reflexionamos sobre una base diaria de los beneficios que tenemos en Cristo, entonces seremos inspirados a vivir vidas espirituales apasionadas.
  4. En esta lección reflexionaremos sobre un aspecto más de nuestra vida espiritual que renovará nuestra pasión siendo involucrada activamente en la adoración y alabanza diaria.
  5. Estar involucrado en la adoración y la alabanza diaria
    1. Si nuestras vidas son llenadas con la adoración y la alabanza, entonces viviremos vidas espirituales  apasionadas y fervientes. Si alabamos a Dios a diario, estamos en nuestro camino para llegar a ser discípulos celosos de Cristo…
      1. Después de que la iglesia fue establecida en Pentecostés, los primeros discípulos fueron cubiertos en fuego por el Señor. A través de Hech 4:4, la iglesia en Jerusalén, que había iniciado con 3000 miembros había crecido a 5000 hombres. En Hech 5:14, la Biblia dice que más y más hombres y mujeres creyeron en el Señor y eran añadidos a su número. De acuerdo a varios eruditos, se estima que la iglesia había crecido a 50,000 o 100,000 miembros. La iglesia crecía como flores silvestres. ¿Cuál fue el secreto de ese crecimiento? Su secreto es que ellos tenían una pasión por el Señor.
      2. ¿Cómo CONTINUÓ creciendo la iglesia primitiva para mostrar su pasión por la vida espiritual? El secreto es encontrado en  Hech 2:46-47. Perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo.
      3. Una razón por la que ellos continuaron teniendo una pasión por la vida espiritual era debido a que ellos alababan a Dios cada día. Ellos alababan a Dios todos los días. Si deseamos vivir vidas espirituales apasionadas, debemos adorar a Dios sobre una base diaria.
      4. No obstante que debemos adorar y alabar a Dios a diario, las estadísticas muestran que muchos cristianos no lo están haciendo.
        1. Expertos en el crecimiento de la iglesia estiman que arriba de la mitad de todos los que asisten a una iglesia evangélica en domingo no adoran a Dios en público o en privado.
        2. Esto significa que la mitad de todos los que van a la iglesia no están participando en la adoración.
        3. No podría causar asombro que los cristianos no sean totalmente espirituales
        4. Si deseamos vivir vidas espirituales apasionadas debemos entonces estar involucrados en forma activa en la adoración.
        5. Cuando venimos a la iglesia, debemos estar ACTIVAMENTE involucrados en la adoración. Cuando cantamos alabanzas al Señor, todos debemos estar cantando. Cuando oramos debemos estar participando todos. El resto de los días, debemos estar también involucrados activamente en la adoración. La adoración no es un evento al que asistimos, es un estilo de vida. Es una forma de vida.
  6. Lo que es la adoración
    1. Literalmente, inclinarse y mostrar reverencia.” Adorar a Dios es atribuirle a Él la dignidad suprema.
    2. La adoración es”
      1. La suma de la adoración.
      2. La exaltación y la magnificación de Dios.
      3. La contemplación de la grandeza de Dios.
      4. La extensión de nuestra apreciación más profunda.
      5. La otorgación de nuestra alabanza más delicada y mejor.
      6. La celebración de todas las celebraciones.
      7. La adoración es ese acto especial, hecho por nosotros para exaltar, glorificar, magnificar, y honrar exclusivamente a Dios.
    3. ¿Por qué debemos adorar y alabar a Dios?
      1. La adoración no es para nosotros, no obstante que el beneficio es para nosotros. Somos bendecidos más allá de cualquier medida en el acto de la adoración, el objetivo final es Dios, no nosotros. El entender por qué alabamos a Dios nos ayudará en nuestra práctica.
      2. He aquí un par de razones por las que adoramos a nuestro Creador:
        1. La adoración y la alabanza son deseadas por Dios.
          1. En tanto que Dios no tiene necesidades debido a Su naturaleza, Él tiene deseos. Su máximo deseo es recibir la alabanza y la adoración de nuestros labios y corazones.
          2. Juan 4:23, Jesús dijo, “Más la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren.”
          3. Dios busca la adoración en nuestra adoración. La siguiente vez que usted empiece a adorar en sus oraciones, en su servicio de cánticos, en su ofrenda y en su comunión, solo sepa que Él ha estado cubriendo con anticipación y deseando su adoración.
          4. Ilustración: Cuando regresaron de un viaje misionero y Jeny y Chelsea corrieron a darme la bienvenida. “¡Que bienvenida! Nunca me he sentido tan amado.” Eso es lo que Dios siente como cuando nosotros Lo reconocemos en la adoración.
          5. ¡Adoramos a Dios porque Él lo merece!
            1. Salmo 29:1-2; “Atribuid a Jehová, oh hijos de los poderosos. Dad a Jehová la gloria y el poder. Dad a Jehová la gloria debida a su nombre; Adorad a Jehová en la hermosura de la santidad.”
            2. La gloria es debido a Su nombre. Dios nos ha dado tanto y necesitamos darle a cambio lo que Él merece: nuestra adoración.
            3. Ilustración: Joy Davidman en Smoke on the Mountain, escribe, Hubo una vez un viejito. Sus manos temblaban, cuando él comía sonaba la platería con angustia, olvidando su boca con su cuchara no tan a menudo, y giró un poco a su comida en el mantel. Ahora él vivía con su hijo casado, al no tener a nadie más con quien vivir, y la mujer de su hijo no le gustaba el arreglo. “No puedo tener esto,” dijo ella. “Interfiere con mi derecho a la felicidad.” Así ella y su esposo tomaron al anciano en forma gentil pero firme y lo guiaron a la esquina de la cocina. Allí lo pusieron ellos sobre un alambique y le dieron su comida en un cuenco de barro. Desde entonces él siempre comió en la esquina, parpadeando en la mesa con ojos de esperanza… Un día sus manos temblaron más de lo usual y el cuenco de barro cayó y se rompió. “Si tú eres un puerco,” dijo la nuera, “debes comer fuera del comedor.” Entonces ellos le hicieron un comedor de madera, y él conseguía su comida en ese lugar.
              1. Cuando descuidamos la adoración y la alabanza a Dios sobre una base diaria, lo estamos tratando a Él como la estaba tratando la pareja a su padre. Ellos lo arrojaron fuera y lo trataron sin respeto no obstante que él tuvo el cuidado de ellos y proveyó para su hijo por muchos, muchos años. Dios ha hecho así mucho por nosotros, Necesitamos honrarlo, necesitamos honrarlo con nuestra adoración. ¡Él lo merece!

Conclusión:

  1. Hay otras muchas razones por las que debemos adorar a Dios. La pregunta es, ¿cómo nuestra adoración a Dios nos ayuda a vivir vidas espiritualmente apasionadas?
  2. Isaías dijo que él había sido ungido para otorgar un “manto de alegría en lugar del espíritu angustiado.” (Isaías 61:3)
    1. La presencia de la alabanza significa la ausencia de falta de esperanza, de desánimo y de abatimiento. Cuando adoramos, nuestros espíritus se eleven y nuestro falta de esperanza es derrotada.
  3. ¿Cómo vivimos vidas espirituales apasionadas?
    1. En primer lugar, necesitamos aceptar lo que somos y lo que poseemos.
    2. En segundo lugar, necesitamos desarrollar un hábito de alabanza y de adoración, no solo los domingos en la iglesia, sino también en nuestras devociones privadas, diarias.
  4. Alabamos a Dios por Su propia dignidad y gloria. No alabamos para obtener, alabamos para dar. Y no hay nada como el poder y la presencia de Dios para ayudarnos a vivir una vida victoriosa de forma consistente.

Descargue el sermón en WORD La Renovación de su Pasión por la Vida Espiritual (2)

¿Es Dios justo?

Romanos 1:16-23

Introducción:

  1. Hay una pregunta que atribula a muchas personas, creyentes y no creyentes.  Esta misma pregunta, por el simple hecho que no han encontrado la respuesta, ha servido como excusa para muchos en no obedecer el evangelio.  El problema simplemente dicho es este: “¿Es Dios justo si Él permite que una persona que nunca ha escuchado el evangelio se vaya al infierno?  ¿Acaso puede un Dios justo  hacer tal cosa?”
  2. Esta es una pregunta buena.  Y una pregunta adicional sería, ¿Hay otra manera de salvación para aquellos que no han escuchado el evangelio?  Son buenas preguntas, ¿verdad?
    1. Primero, afirmo que Dios sí es justo.
    2. Segundo, aparte de Cristo no hay otro camino a Dios.  (Juan 14:6; Yo soy el camino…”)
    3. Si alguien puede venir a Dios por otro camino que no sea Cristo, entonces eso hace al Señor un mentiroso.  Si una persona se salva por otra manera entonces Cristo no es nuestro Salvador.
    4. Entonces, siendo que Cristo declaró en Juan 14:6, que Él es el camino a Dios, ¿cómo podrá Dios ser justo y misericordioso si Él condenará a todos que no han escuchado a Cristo predicado?
  3. Pablo nos ofrece una contestación a este dilema.  En Romanos 1:16-23 él nos ofrece cuatro factores de la justicia de Dios.
    1. “Porque no me avergüenzo del evangelio, pues es el poder de Dios para la salvación de todo el que cree; del judío primeramente y también del griego. Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe; como está escrito: MAS EL JUSTO POR LA FE VIVIRA. Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres, que con injusticia restringen la verdad; porque lo que se conoce acerca de Dios es evidente dentro de ellos, pues Dios se lo hizo evidente. Porque desde la creación del mundo, sus atributos invisibles, su eterno poder y divinidad, se han visto con toda claridad, siendo entendidos por medio de lo creado, de manera que no tienen excusa. Pues aunque conocían a Dios, no le honraron como a Dios ni le dieron gracias, sino que se hicieron vanos en sus razonamientos y su necio corazón fue entenebrecido. Profesando ser sabios, se volvieron necios, y cambiaron la gloria del Dios incorruptible por una imagen en forma de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles.”
    2. Romanos 1:16-23……….descargue el sermón entero

Es Dios justo…descargue aquí en WORD

“EL LIBRO DE APOCALIPSIS”

 

Capítulo Veintidos

 

OBJETIVOS EN EL ESTUDIO DE ESTE CAPÍTULO

 

1) Considerar el destino eterno de los redimidos, en términos

descriptivos de la provisión de Dios

 

2) Notar que las cosas reveladas en este libro iban a pasar pronto

 

3) Poner atención a las promesas y advertencias dadas en cuanto concluye

el libro

 

RESUMEN

 

En el capítulo previo Juan describió la gloria de la nueva Jerusalén mientras el destino eterno de los redimidos era revelada. En los primeros seis versículos de este capítulo, es completada la visión de Juan del futuro glorioso para el pueblo de Dios con una breve descripción de el río de la vida, y el trono de Dios y del Cordero. Con el río de la vida saliendo desde el trono, y el árbol de la vida dando fruto cada mes junto con sus hojas para sanidad, el cuadro es uno de provisión por parte de Dios. La comunión eterna con Dios, enfatizada en el capítulo anterior (ver 21:3-4,7), es enfatizada de nuevo con la promesa de ver Su rostro y de tener Su nombre en la frente. Ya sin ninguna maldición (ver Gén 3:17-19), el redimido servirá a Dios y al Cordero en el trono. No hay noche ni necesidad de sol, porque el Señor Dios les dará luz (ver 21:23). El redimido reinará también para siempre (1-5).

 

El resto de este capítulo contiene la gran conclusión de este libro maravilloso. El ángel que mostró a Juan la santa ciudad enfatizó que los eventos descritos en este libro iban a suceder pronto, de tal forma que Juan no debe sellar el libro (ver 22:6,10; esto contrasta con Dan 8:26). El mismo Jesús establece tres veces que Él vendrá pronto (ver 22:7, 12, 20), la que yo asumo que se refiere a Su venida en juicio, el cual es descrito a lo largo de todo este libro (ver 3:10-11). Con un recordatorio de las bendiciones para aquellos que hacen Sus mandamientos, Jesús, quien es el Alfa y la Omega, el principio y el fin, el primero y el último, la raíz y el linaje de David, la estrella resplandeciente de la mañana, declara que Él envió a Su ángel para testificar de estas cosas a las iglesias. El Espíritu y la esposa se juntan en una invitación hacia los sedientos para que vengan a tomar del agua de la vida gratuitamente. El libro finaliza con una advertencia terrible de no añadir ni quitar nada del libro, una promesa final de la venida del Señor, y una doble oración clamando por la venida del Señor Jesús, y para que Su gracia sea con todos los hermanos (6-22).

 

BOSQUEJO

 

I. EL RÍO, EL ÁRBOL, Y EL TRONO

 

   A. EL RÍO DE LA VIDA (1)

1. Juan mira un río limpio de agua de vida, resplandeciente como

cristal

2. Sale del trono de Dios y del Cordero

 

   B. EL ÁRBOL DE LA VIDA (2)

1. El árbol de la vida estaba a uno y otro lado del río

2. El árbol daba doce frutos dando fruto cada mes

3. Las hojas eran para la sanidad de las naciones

 

C. EL TRONO DE DIOS Y DEL CORDERO (3-5)

1. Allí no habrá ya maldición, sino que el trono de Dios y del

Cordero estará en ella

2. Sus siervos le servirán

a. Verán Su rostro

b. Su nombre estará en sus frentes

3. Allí ya no habrá noche

a. No necesitan de lámpara o de luz del sol

b. Porque el Señor Dios los ilumina

4. Reinarán para siempre

 

II. LA GRAN CONCLUSIÓN (6-21)

 

    A. EL TIEMPO ESTÁ CERCA, NO SELLAR EL LIBRO (6-11)

1. El ángel le dice a Juan que estas palabras son fieles y

verdaderas

a. El Señor Dios ha enviado a Su ángel para mostrar a Sus

siervos las cosas que deberán pasar pronto

b. El Cordero proclama: “¡He aquí, vengo pronto! Bienaventurado

el que guarda las palabras de la profecía de este libro.”

2. Juan intenta adorar al ángel

a. Él se postra a los pies del ángel que le mostró estas cosas

b. El ángel se lo prohíbe

1) El ángel es su consiervo, y de sus hermanos los profetas

y de aquellos que guardan las palabras de este libro

2. Juan debe adorar a Dios

3. Se le dice a Juan que selle las palabras de la profecía de este

Libro

a. Porque el tiempo está cerca

b. El que es injusto sea injusto todavía, y el que es inmundo

sea inmundo todavía

c. Y el que es justo, practique la justicia todavía, y el que

es santo, santifíquese cada día

 

B. EL TESTIMONIO DE JESÚS (12-17)

1. Su primera declaración:

a. “He aquí Yo vengo pronto”

b. Y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea

su obra”

c. “Yo soy el Alfa y la Omega

d. “El principio y el fin, el primero y el último”

2. La promesa:

a. Bienaventurados los que guardan Sus mandamientos (o lavan

sus ropas)

1) Porque tienen derecho al árbol de la vida

2) Porque podrán entrar por las puertas a la ciudad

b. Los que están fuera de la ciudad

1) Son los perros, los hechiceros, los fornicarios, los

homicidas, y los idólatras

2) Todo aquel que ama y hace mentira

3. La segunda declaración:

a. “Yo Jesús he enviado Mi ángel para daros testimonio de estas

cosas en las iglesias”

b. “Yo soy la raíz y el linaje de David, la estrella

resplandeciente de la mañana.”

4. La invitación:

a. El Espíritu y la esposa dicen “Ven”

b. Y el que oye diga “Ven”

— Cualquiera que lo desee, toma del agua de la vida

gratuitamente

 

C. UNA PALABRA DE ADVERTENCIA (18-19)

1. No añadir a las palabras de este libro, o Dios traerá sobre él

las plagas escritas en él

2. No quitar de las palabras de este libro, Dios quitará su parte

de:

a. El libro (o el árbol) de la vida

b. La santa ciudad

c. Las cosas escritas en este libro

 

D. LA PROMESA CERRADA, LAS ORACIONES FINALES (20-21)

1. La promesa de Aquel que testifica estas cosas: “Ciertamente

vengo en breve.”

2. Las dos oraciones de Juan:

a. En relación a su Señor: “Amén; si, ven, Señor Jesús”

b. En relación a sus hermanos: “La gracia de nuestro Señor

Jesucristo sea con todos vosotros. Amén.”

 

PREGUNTAS DE REVISIÓN DEL CAPÍTULO

 

1) ¿Cuáles son los puntos principales de este capítulo?

– El río, el árbol, y el trono (1-5)

– La gran conclusión (6-21)

 

2) ¿Qué ve Juan que sale del trono de Dios y del Cordero? (1)

– Un río limpio de agua de vida, resplandeciente como cristal

 

3) ¿Qué está en un lado y el otro del río? (2)

– El árbol de la vida

 

4) ¿Cuántos frutos dio el árbol y cuando? ¿Para qué eran? (2)

– Doce frutos, dando cada mes su fruto

– Para la sanidad de las naciones

 

5) ¿Qué no existió ya más? ¿Qué estaba en lugar de la ciudad? (3)

– No hubo más maldición

– El trono de Dios y del Cordero

 

6) ¿Qué se dijo en relación a los siervos de Dios y del Cordero? (3-5)

– Sus siervos Le servirían

– Ellos verán Su rostro

– Su nombre estará en sus frentes

– Ellos reinarán por los siglos de los siglos

 

7) ¿Qué se dijo de la noche y de la luz del sol? (5)

– No habrá allí más noche

– No tienen necesidad de la luz de lámpara, ni de la luz del sol,

porque Dios el Señor los iluminará

 

8) ¿Qué se le dijo a Juan sobre las cosas que ha visto? (6)

– “Estas palabras son fieles y verdaderas”

– “Y el Señor, el Dios de los espíritus de los profetas, ha enviado Su

ángel, para mostrar a Sus siervos las cosas que deben suceder

pronto.

 

9) ¿Qué promesa y confianza le es dada en el versículo 7?

– “¡He aquí, vengo pronto!”

– “Bienaventurado el que guarda las palabras de la profecía de este

Libro.”

 

10) ¿Qué intentó Juan hacer cuando oyó y vio estas cosas? (8)

– Se postró para adorar a los pies del ángel que le mostraba estas

cosas

 

11) ¿Qué le dijo el ángel a Juan? (9)

– “Mira, no lo hagas.”

– “Yo soy consiervo tuyo, de tus hermanos los profetas, y de los que

guardan las palabras de este libro.”

– “Adora a Dios.”

 

12) ¿Qué se le dice a Juan en relación a la profecía de este libro? ¿Por

    qué? (10)

– Que no selle las palabras de la profecía de este libro

– Porque el tiempo está cerca

 

13) ¿Qué se le dice del injusto y del inmundo? ¿Del justo y del santo?

    (11)

– Que el injusto sea injusto todavía

– Que el justo sea santo todavía

 

14) ¿Qué promesa y que seguridad es dada en el versículo 12?

– “He aquí yo vengo pronto”

– “Mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su

obra”

 

15) ¿Cómo se describe Jesús a Si mismo? (13)

– “Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin, el primero y el

último.”

 

16) ¿Qué bendición se promete a aquellos que hacen Sus mandamientos

    (algunos manuscritos dicen “los que lavan sus ropas”)? (14)

– Tendrán derecho al árbol de la vida

– Entrarán por las puertas de la ciudad

 

17) ¿Quiénes estarán fuera de la ciudad? (15)

– Los perros, los hechiceros, los fornicarios, los homicidas y los

idolatras

– Todo aquel que ama y hace mentira

 

18) ¿Por qué Jesús envió a Su ángel? (16)

– Para testificar estas cosas en las iglesias

 

19) ¿Cómo se describe Jesús a Si mismo? (16)

– “Yo soy la raíz y el linaje de David, la estrella resplandeciente

de la mañana.”

 

20) ¿Quién extendió esta invitación? ¿Qué se ofreció? (17)

– El Espíritu y la esposa

– A todo aquel que oye

 

21) ¿A quién se extendió esta invitación? ¿Qué se ofreció? (17)

– Al que tiene sed

– Tomar del agua de la vida gratuitamente

 

22) ¿Qué advertencia se da a los que oyen las palabras de la profecía de

    este libro? (18-19)

– Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas

que están escritas en este libro

– Si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios

quitará su parte del libro (o del árbol) de la vida, y de la santa

ciudad y de las cosas que están escritas en este libro

 

23) ¿Qué promesa es dada por Aquel que testifica estas cosas? (20)

– “Ciertamente vengo en breve.”

 

24) ¿Cuáles dos oraciones expresa Juan mientras él cierra el libro?

    (20-21)

– “Amén; si, ven, Señor Jesús”

– “La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos vosotros.

Amén.”

 

ApocalipsisLección 23. Capítulo Veintidos

El abatimiento de Elías

1 Reyes 18-19

Introducción:  La emoción de la victoria-1 Reyes 18:41-46

  1. Elías acababa de andar como fugitivo por tres años y ahora re-surge victorioso ante la gente.Elijah-1
    1. Los profetas de Baal habían sido derrotados
    2. La existencia de Dios ha sido demostrada de forma dramática ante la gente
    3. Dios contestó la oración de que lloviera de nuevo (Santiago 5:18)
    4. Dios lo infunde con energía milagrosa para correr más que Acab, y aun llega antes a Jezreel.
  2. La vida nos enseña que el brillo de la victoria suele de ser de corta duración.  Elías estaba muy emocionado por las victorias que Dios le había dado, pero ahora se encuentra en una depresión demasiada baja.  Debemos tener mucho cuidado con las victorias porque es cuando somos los más vulnerables.
  3. La agonía de la derrota-1 Reyes 19:1-10
    1. La ira de Jezabel-19:1-2.  Tal como le sucedió a Faraón, lo mismo le ha sucedido a Jezabel, su corazón ha sido endurecido con la demostración de la obra milagrosa de Dios.  Aun tiene suficiente recursos y fuerzas para amenazar a Elías.
    2. La solución de Elías: ¡Correr!  No de miedo, pero por estar abatido.
      1. Se fue a Beerseba, deja su siervo, luego un día en el desierto (3-4).  Su oración: “Basta ya, Señor, toma mi vida porque yo no soy mejor que mis padres.”  Después de todo lo que ha hecho Elías, él se siente como un gran fracaso.  La vida a veces nos hace esto.  ¡Elías estaba tan abatido que no podía anticipar que un día estuviera en el Monte de Transfiguración con Moisés y Jesús!
      2. Dos veces fue alimentado por un ángel/durmió-19:5-7.  El ángel le dijo, “Levántate, come, porque es muy largo el camino para ti.”  Dios conoce nuestros límites and nos dará todo lo que necesitamos para soportar todos los desafíos grandes de la vida.  En Horeb, el Monte de Sinaí-vs. 8.  Anduvo de aquí y para allá por el mismo desierto como Moisés/Israel, por 40 días en vez de 40 años.  Dios cuida de él.
      3. En la cueva; Dios le pregunta a Elías sus propósitos de por qué a llegado a la cueva.  O sea, de por qué está deprimido.  El estado de ánimo de Elías es abatimiento, frustrado, solitario e indignado acerca de los pecados de Israel.  Se siente como un fracaso total.
      4. Todos tenemos momentos de frustración y vacío.  Quizás nuestros hijos nos han decepcionado.  Quizás sentimos que otros no les importa de Dios.  Quizás sentimos que la maldad e iniquidad son demasiadas fuertes para nosotros poder hacer una diferencia.  Podemos llegar al estado de agotamiento y ¡queremos huir de todo!
      5. La repuesta medida de Dios-1 Reyes 19:11-18
        1. El susurro delicado y suave (11-12)
          1. Note que ambos Elías y Moisés estaban sobre la misma montaña observando la gloria de Dios (Sinaí); después los dos estarán juntos en el Monte de Transfiguración
          2. Dios muestra las maravillas de la naturaleza: viento, terremoto y fuego-pero Dios no está en ellos.  Luego, un viento suave, y susurro delicado.
          3. EL PUNTO:  Dios no siempre obra por medio de una gran demostración o producción gloriosa.  Elías pensaba que una victoria pública lo vindicaría a él y a Dios.  Pero no fue así.  Jamás debemos olvidar esto.  Dios logra la mayoría de Sus diseños por medio de gente viviendo una vida tranquila en el servicio de Dios.
      6. Elías continúa su queja (13-14).  Noten el ego de Elías.  Él está muy ensimismado (absorto en sí mismo).  Se le ha olvidado que Dios está en control de todo, que Dios está en el volante.  Se siente que Dios no se ha vindicado a Él mismo y, que Dios no ha apoyado los esfuerzos de Elías.  También se ha olvidado de Abdías, quien ha escondido fielmente a los 100 profetas.  (18:3-4)
      7. El tiempo de trabajar (15-18).  Dios le ha dado a Elías tiempo, comida y tiempo de desahogarse, pero ahora necesita distraerse de sí mismo por medio de trabajo y propósito.
        1. Con el hecho de ungir a Hazael y Jehú, Dios está preparando para el castigo de israel, especialmente la casa de Acab.
        2. Con el hecho de ungir a Eliseo (16) Dios está reconociendo que la vida de Elías se está terminando y que Dios se lo llevará en Su propio tiempo.  Pero no dejará a Su gente sin un líder espiritual.
        3. Una nota final:  “No obstante, yo dejaré en Israel siete mil personas que no se han arrodillado ante Baal ni lo han besado.” (18)  Dios está en control, nosotros no.  Dios no nos necesita, solamente trabajamos con Él.  Este sentir de soledad espiritual fácilmente puede convertirse en orgullo y santurronería.  Pensando que, “Nadie sirve a Dios como yo lo hago.”  Debemos tener cuidado de no llegar a estar abatido.

Conclusión:  Verdaderamente Elías “era un hombre como nosotros”.  Se dio cuenta que no siempre es fácil servir a Dios, pero se dedicó a hacer el trabajo que Dios le asignó.  Se enfrentó a los reyes, rechazó a la idolatría, alabó y honró a Dios en todo.  Y Dios cuidó de él, y hará lo mismo con nosotros.

[subscribe2]

Descargar en formato WORD, PDF y Pages para MAC.

 

“EL LIBRO DE APOCALIPSIS”

 

Capítulo Veintiuno

 

OBJETIVOS EN EL ESTUDIO DE ESTE CAPÍTULO

 

1) Considerar el destino eterno de los redimidos, en términos

descriptivos de la comunión con Dios y de la protección de Dios

 

2) Asombrados con la gloria de la santa ciudad, la nueva Jerusalén, la

esposa del Cordero, como es revelado a Juan

 

RESUMEN

 

Enseguida de la escena del Juicio al final del capítulo anterior, el destino eterno de los redimidos es revelado ahora. El motivo de un cielo nuevo y una tierra nueva, junto con la nueva Jerusalén, es usada para dar gran esperanza y consuelo a los cristianos. Esto no es ciertamente nada nuevo, porque tanta el Antiguo como el Nuevo Testamento dan descripciones similares para aumentar la expectación del futuro (ver Isa 65:17-25; 66:22-24; Heb 11:10,13-16; 13:14; 2 Ped 3:13). En cada caso, el destino eterno de la fidelidad de Dios es descrito en términos que daban el significado y ánimo más grande al pueblo de esa dispensación. Aquí vemos el destino de los redimidos en términos que describen la comunión con Dios y la protección de Dios.

 

Juan ve primero todas las cosas hechas nuevas. Hay un cielo nuevo y una tierra nueva, porque el primer cielo y la primera tierra ya no existían más (ver 20:11). Él ve la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descendiendo del cielo de Dios. Una gran voz del cielo declara que Dios habitará con Su pueblo y será Su Dios. Dios, quien es el Alfa y el Omega, el principio y el fin, consolará a Su pueblo quitando todo lo que cause dolor, y dará la fuente del agua de la vida gratuitamente a todo el que tenga sed. En tanto que los que vencen heredan todas las cosas y disfrutan de las bendiciones de ser hijos de Dios, el pecador y el infiel tienen su parte en el lago de fuego y azufre (ver 19:20; 20:10,14-15) lo cual es definido como la muerte segunda (1-8).

 

Uno de los siete ángeles que tenían las siete copas (ver 15:7; 16:1) lleva entonces a Juan a un monte grande y alto, para mostrarle a “la desposada, la esposa del Cordero”. Esto no es nada menos que la gran ciudad, la nueva Jerusalén”, la que es vista descendiendo del cielo, de Dios. Es una ciudad que tiene la gloria de Dios, y la mayor parte del capítulo describe sus rasgos prominentes. Un muro grande y alto rodea a la ciudad. Esperando de pie 72 yardas de alto y hechas de jaspe, la pared tiene puertas celestiales sobre las que están los nombres de las doce tribus de Israel, con un ángel en cada puerta. La pared tiene doce cimientos, hechas de piedras preciosas, en las cuales están los nombres de los doce apóstoles. La ciudad misma, hecha de oro puro semejante al vidrio limpio, es de 1500 millas de largo en su longitud, de anchura, y de altura. La calle de la ciudad es también de oro puro, transparente como vidrio (9-21).

 

La gloria de la santa ciudad es descrita más al notar que no hay templo, porque el Señor Dios Todopoderoso y el Cordero son su templo. No hay necesidad del sol ni de la luna, porque la gloria de Dios y del Cordero iluminan la ciudad. Sus puertas nunca son cerradas, allí no hay noche, y las naciones de los salvos junto con los reyes de la tierra traen su honor y gloria dentro a ella. Solo aquellos escritos en el libro de la vida del Cordero entran a esta ciudad gloriosa, asegurando que permanece libre de cualquier abominación e inmundicia (22-27).

 

BOSQUEJO

 

I. TODAS LAS COSAS HECHAS NUEVAS (1-8)

 

   A. EL CIELO NUEVO Y LA TIERRA NUEVA (1)

1. Juan ve un cielo nuevo y una tierra nueva

2. El primer cielo y la nueva tierra pasaron, y el mar ya no

existía más

 

B. LA NUEVA JERUSALÉN (2)

1. Juan vio a la santa ciudad descender del cielo

2. Estaba preparada como una esposa adornada para su marido

 

C. LA PROCLAMACIÓN DESDE EL CIELO (3-4)

1. “El tabernáculo de Dios con los hombres”

a. “Él morará con ellos; y ellos serán Su pueblo”

b. “Dios mismo estará con ellos como su Dios”

2. “Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos”

a. “Ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor”

b. Ya no habrá dolor; porque las primeras cosas pasaron”

 

D. LA PROCLAMACIÓN DEL QUE ESTÁ SENTADO EN EL TRONO (5-8)

1. “He aquí, Yo hago nuevas todas las cosas”

a. “Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas”

b. “Hecho está”

2. “Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin”

a. “Al que tuviere sed, yo le daré gratuitamente de la fuente

del agua de la vida”

b. “El que venciere heredará todas las cosas”

1) “Yo seré su Dios”

2) “Él será Mi hijo”

3. “Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas,

los fornicarios y hechiceros, los idolatras y todos los

mentirosos…”

a. “Tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre”

b. “Que es la muerte segunda”

 

II. LA NUEVA JERUSALÉN (9-21)

 

    A. SE LE MUESTRA A JUAN LA SANTA CIUDAD (9-11)

1. Porque uno de los siete ángeles que tenía las siete copas

llenas con las plagas postreras

a. El cual ofrece mostrar a Juan a “la desposada, la esposa del

Cordero”

b. El cual lo llevó en el Espíritu a un monte grande y alto

2. El ve a la gran ciudad, la nueva Jerusalén

a. Descender del cielo, de Dios

b. Teniendo la gloria de Dios

 

B. LA CONSTRUCCIÓN DE LA CIUDAD Y DE SU MURO (12-21)

1. Tenía una pared grande y alta con doce puertas

a. Con doce ángeles en las puertas

b. Con los nombres de las doce tribus de Israel

c. Con tres puertas en el oriente, norte, sur, y poniente

d. Con doce cimientos, en los que estaban los nombres de los

doce apóstoles del Cordero

2. Las medidas de la ciudad, de las puertas, y del muro

a. El ángel tenía una caña medirlos

b. La ciudad esta establecida en cuadro, su longitud, altura y

anchura son doce mil estadios

c. El muro es de ciento cuarenta y cuatro mil codos

3. La construcción de la ciudad, del muro, sus cimientos, y las

Puertas

a. El muro era de jaspe; la ciudad era de oro puro, semejante

al vidrio limpio

b. Los doce cimientos del muro estaban adornados con piedras

preciosas:

1) Jaspe         5) Ónice          9) Topacio

2) Zafiro        6) Cornalina      10) Crisopaso

3) Ágata         7) Crisólito      11) Jacinto

4) Esmeralda     8) Berilo         12) Amatista

c. Las doce puertas eran doce perlas, cada puerta una perla

d. La calle de la ciudad era de oro puro, semejante a vidrio

transparente

 

III. LA GLORIA DE LA SANTA CIUDAD (22-27)

 

     A. ILUMINADA POR LA PRESENCIA DE DIOS Y DEL CORDERO (22-23)

1. Su templo son el Señor Dios Todopoderoso y el Cordero

2. Es iluminada por la gloria de Dios y del Cordero

 

B. RESALTADAS POR LOS QUE ENTRAN (24-27)

1. Las naciones que hubieran sido salvas andarán a la luz de ella

2. Los reyes de la tierra traerán su gloria y honor a ella

3. Sus puertas nunca serán cerradas de día, pues allí no habrá

Noche

4. Las naciones llevarán la gloria y la honra a ella

a. No entrará a ella ninguna cosa inmunda, o que hace

abominación y mentira

b. Solo los que están escritos en el libro de la vida del

Cordero

 

PREGUNTAS DE REVISIÓN PARA EL CAPÍTULO

 

1) ¿Cuáles son los puntos principales de este capítulo?

– Todas las cosas hechas nuevas (1-8)

– La nueva Jerusalén (9-21)

– La gloria de la santa ciudad (22-27)

 

2) ¿Qué vio Juan? (1)

– Un Nuevo cielo y una nueva tierra

 

3) ¿Qué le pasó al primer cielo y a la primera tierra? ¿Qué del mar? (1)

– Pasaron

– No existía más

 

4) ¿Qué vio Juan descender del cielo de Dios? (2)

– La santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios,

dispuesta como una esposa ataviada para su marido

 

5) ¿Qué se dijo sobre la morada de Dios? (3)

– He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres

– Él morará con ellos; y ellos serán Su pueblo

– Dios mismo estará con ellos como Su Dios

 

6) ¿Qué hizo Dios? ¿Qué no habrá más? (4)

– Enjugará toda lágrima de los ojos de ellos

– Muerte, llanto, clamor ni dolor

 

7) ¿Qué dijo a Juan en el versículo 5 Él que está en el trono?

– “He aquí, Yo hago nuevas todas las cosas”

– “Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas”

 

8) ¿Qué dijo Él en el versículo 6?

– “Hecho está”

– “Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin”

– “Al que tuviere sed, Yo le daré gratuitamente de la fuente del agua

de la vida”

 

9) ¿Qué se les promete a los vencedores? (7)

– “Heredará todas las cosas”

– “Yo seré su Dios, y él será Mi hijo”

 

10) ¿Quiénes tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre?

    ¿Cómo es llamado este? (8)

– Los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los

fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos

– La muerte segunda

 

11) ¿Quién ofreció mostrar a Juan la desposada, la esposa del Cordero?

    (9)

– Uno de los siete ángeles que tenían las siete copas

 

12) ¿A dónde es llevado Juan, y qué ve? (10)

– A un monte grande y alto

– La gran ciudad santa de Jerusalén, que descendía del cielo, de Dios

 

13) ¿Cuál era la descripción general de la ciudad? (11)

– Tiene la gloria de Dios

– Su fulgor era semejante al de una piedra preciosísima, como piedra

de jaspe, diáfana como el cristal

 

14) ¿Qué rodeaba a la ciudad? (12)

– Un muro alto y grande con doce puertas

 

15) ¿Qué permanecía en cada puerta? ¿Qué estaba escrito en las puertas?

    (12)

– Un ángel

– Los nombres de las doce tribus de Israel

 

16) ¿Cuántos cimientos tenía el muro? ¿Qué estaba escrito en los

    cimientos? (14)

– Doce

– Los nombres de los doce apóstoles del Cordero

 

17) ¿Cuál era la longitud, la altura, y la anchura de la ciudad? (16)

– Doce mil estadios (alrededor de 1500 millas)

 

18) ¿Qué alto tenía el muro? (17)

– 144 codos (alrededor de 72 yardas)

 

19) ¿De qué estaba construida la pared? ¿De qué la ciudad? (18)

– El muro era de jaspe

– La ciudad era de oro puro, semejante al vidrio limpio

 

20) ¿De qué estaban adornados los cimientos de la ciudad? (19)

– Con toda piedra preciosa

 

21) ¿De qué eran las doce puertas? ¿De qué era la calle de la ciudad?

    (21)

– Doce perlas, cada una de las puertas era una perla

– De oro puro, transparente como vidrio

 

22) ¿Por qué no había templo en la ciudad? (22)

– El Señor Dios Todopoderoso es el templo de ella, y el Cordero

 

23) ¿Por qué no es necesario que el sol o la luna la alumbren? (23)

– La gloria de Dios la ilumina, y el Cordero es su lumbrera

 

24) ¿Quién caminará en su luz? ¿Quién le traerá su gloria y honor? (24)

– Las naciones que hubieren sido salvas

– Los reyes de la tierra

 

25) ¿Qué nunca serán cerradas de día? ¿Qué acerca de la noche? (25)

– Las puertas de la ciudad

– Allí no habrá noche

 

26) ¿Quién no entrará por ningún motivo a la ciudad? ¿Quién entrará a la

    ciudad? (27)

– Ninguna cosa inmunda, o que hace abominación y mentira

– Solo los que están inscritos en el libro de la vida del Cordero

ApocalipsisLección 22. Capítulo Veintiuno

Recientemente he tenido ocasión de oír personas que yo estimo confesar que se sienten indignos.  Y en verdad, ha habido ocasiones que también yo he sentido eso de mi mismo.  Si soy honesto, libremente confieso que falto muy lejos en ser la persona que anhelo ser.  Con el apóstol Pablo en Romanos 7, yo también declaro que muchas veces hago el mal que no quiero hacer, y el bien que quiero, no lo hago.  Eso me hace un pecador repetitivo y en las palabras del apóstol Pablo, una persona “miserable.”

 

Yo sospecho que muchos luchamos o hemos luchado con este sentimiento.  Algunos luchamos con este sentimiento todas nuestras vidas.  Como padres, a menudo sentimos que no hemos hecho buen trabajo – sentimos que no hemos hecho lo suficiente.  Y como maridos o esposas, también sufrimos esta tortura.  Hacemos algo necio o lastimamos a nuestro cónyuge de alguna manera, y sentimos que nuestro mejor simplemente no es suficiente.

 

La indignidad también nos afecta en nuestro servicio espiritual.  Cuando las cosas no resultan como esperábamos o queríamos, sentimos que nunca podremos ser bastante competentes.  Hay mucha gente que se ha descalificado de servir a Dios porque piensan que no son suficiente buenos; por algo que han hecho en el presente o en el pasado.

 

Los psicólogos probablemente le dirían que sentimientos de desmerecimiento no son saludables.  Los hombres a menudo gastan mucho esfuerzo en tratar de convencernos de echar fuera sentimientos de desprestigio – que esos sentimientos nos detienen de maximizar nuestro potencial humano.  Pero mi propósito en este estudio no es maximizar su potencial humano.

 

La Biblia claramente enseña que el potencial humano es pecaminoso y corrupto, por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios, porque no se sujetan a la Ley de Dios, ni tampoco pueden; y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios.” (Romanos 8:7-8).  La realidad del asunto es que tenemos buena razón por sentirnos indignos.  Cubriendo nuestros pecados e imperfecciones con una capa finita de autoestima simplemente no corrige el problema.

 

La única manera de poder entender nuestro conflicto a fondo necesitamos primero entender que hay una base bíblica por nuestros sentimientos de indignidad.  El apóstol Pablo escribió, por cuanto todos pecaron y no alcanzan la gloria de Dios.” (Romanos 3:23).  El pasaje dice “no alcanzan la gloria de Dios” en tenso presente.  No es algo que era verdad en un tiempo y después se corrigió, sino es algo que sigue siendo verdad.  Por más que hagamos siempre caemos cortos de la expectativa – eso es ser humano.

 

Todo el mundo es culpable de no ser perfecto.  Job era un hombre intachable, recto, temeroso de Dios y apartado del mal, sin embargo declaro, “¿Qué es el hombre para que sea puro, o el nacido de mujer para que sea justo?  He aquí, Dios no confía en sus santos, y ni los cielos son puros ante sus ojos; ¡cuánto menos el hombre, un ser abominable y corrompido, que bebe como agua la iniquidad!” (Job 15:14-16). 

 

Santiago, que era medio hermano del Señor, escribió, Porque todos tropezamos de muchas maneras…” (Santiago 3:2).  Y el apóstol Juan dijo, Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos…” (1 Juan 1:8).  Y nosotros no somos mejores que ellos.  Todos hemos mentido.  Todos hemos tenido malos pensamientos.  Hemos robado, engañado, sido infieles, ingratos y…pues, imperfectos por todo el tiempo que hemos vivido.  No podemos evitarlo – es parte de lo que somos. 

 

Para algunos es una parte más grande que otros; pero el punto es que todos somos personas caídas.  Y no importa que tan fuerte tratemos de hacer el bien, de ser buenos y de influir a otros a hacer y ser lo mismo, simplemente no hay manera de vivir sin hacer errores.

 

Las acciones más santas del santo más consagrado que haya vivido están todas más o menos llenas de defectos e imperfecciones.  Las obras más consagradas del ser humano son o mal en su motivo o defectuosas en su práctica.  Las obras más esplendidas del hombre en sí mismas no son más que imperfecciones esplendidas, que merecen la ira de Dios y la condenación, Todos nosotros somos como el inmundo, y como trapo de inmundicia todas nuestras obras justas…” (Isaías 64:6).

 

Este es un mensaje muy necesario para una generación de cristianos que tienen una idea exagerada de su propia importancia.  Aparte de la gracia de Dios, aun nuestros mejores esfuerzos son nada más que pecados esplendidos.  En mis mejores momentos, que son muy pocos, me doy cuenta que aun mis mejores esfuerzos caen dentro la categoría de insuficiencias esplendidas.  Este lado del cielo, todos somos un raudal demasiado triste, pero ahí es donde entra la gracia de Dios.

 

Nadie se salvara por sus obras, no importa cuán esplendidas sean.  Nuestra única esperanza del cielo es de correr hacia la cruz y echar mano de Cristo Jesús.  Todos necesitamos la ayuda divina.  Todos necesitamos la omnipotencia de la Deidad unida para sustentarnos en nuestro crecimiento espiritual.  Aun así, Dios necesita darnos fuerza para seguir adelante y ser fieles.

 

Todos somos pecadores esplendidos, perdedores adorables, desajustados miserables, y fracasos fantásticos.  Eso es todo lo que hay en la tierra – todos los perfectos están en el cielo.  Los únicos en la tierra son las personas con deficiencias graves.  El talento siempre ha sido muy escaso cuando se trata de la perfección moral.  Todo lo que Dios tiene para utilizar aquí en la tierra somos los imperfectos.

 

En el cielo todos seremos enormemente mejorados, pero por lo pronto somos obras en progreso.  Todos estamos siendo trabajados para ser presentados sin mancha delante del trono de Dios (Efesios 5:27).  Dios, como un artesano, comienza con una pieza sin forma y sin valor, con una naturaleza débil y pecaminosa, y con labor de amor la transformara en algo más precioso que el oro.  Pero hasta entonces, Dios tiene que usar personas muy desagradables que caen cortos en muchas maneras – y Él hace algunas cosas increíbles por medio de ellos.

 

Considere la lista de los héroes imperfectos de Dios.  Noé se emborracho.  Abraham mintió en cuanto a su mujer.  Jacob era un engañador.  Moisés asesino un egipcio y huyo al desierto.  Rahab era prostituta.  Sansón tenía problemas graves con la lascivia y el enojo.  David adultero y asesino para cubrir su mal.  Pablo perseguía a los cristianos.  Pedro negó a Cristo públicamente.

 

Si Dios escogiera sólo gente bien ajustada sin defectos de carácter, inevitablemente parte del crédito iría a la gente y no a Dios.  Por escoger gente defectuosa con un pasado malo, un presente fluctuante, y un futuro inseguro, Dios asegura que nadie pueda jactarse de sus hazañas, porque es Él quien hace la obra por ellos.  Dios no tolera el orgullo humano, así que escoge personas que no tienen nada de que jactarse.

 

El apóstol Pablo hace esto abundantemente claro en 1 Corintios 1:26-30, Pues considerad, hermanos, vuestro llamamiento; no hubo muchos sabios conforme a la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles; sino que Dios ha escogido lo necio del mundo, para avergonzar a los sabios; y Dios ha escogido lo débil del mundo, para avergonzar a lo que es fuerte; y lo vil y despreciado del mundo ha escogido Dios; lo que no es, para anular lo que es; para que nadie se jacte delante de Dios.  Mas por obra suya estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual se hizo para nosotros sabiduría de Dios, y justificación, y santificación, y redención, para que, tal como está escrito: EL QUE SE GLORIA, QUE SE GLORIE EN EL SEÑOR.”

 

Pablo comienza con recordarles lo que eran cuando Dios los salvo.  La palabra “llamamiento” se refiere a cuando vinieron a Cristo.  No muchos de ellos vinieron de las categorías cultas o superiores de la sociedad.  No muchos de ellos tenían lo que el mundo llama “buena educación.”  El término “nobles” se traduce en el griego como, honorable, moralmente recto, persona justa, aristócrata.  Por lo general, los corintios no venían de buen nacimiento o de linaje “sangre azul.”

 

En efecto, Pablo pone un espejo enfrente de ellos y dice, “Fíjense bien.  ¿Qué es lo que ven?”  Si eran honestos, no veían mucha gente impresionante.  La verdad es que la mayoría de ellos eran hombres y mujeres comunes, de orígenes mediocres, cuya vida había sido completamente transformada por Jesucristo.

Una verdad fundamental de la Biblia es que Dios escoge la gente muy diferente que el mundo.  Dios prefiere escoger los débiles en lugar de los fuertes.  Nunca ha sido verdad que la iglesia es poblada de las categorías altas, y aquí y allá incluye unos cuantos de las categorías bajas.  Lo opuesto es más cerca de la verdad.  La iglesia del Señor siempre ha consistido de los rechazados del mundo y incluye  algunos cuantos de entre los ricos y poderosos.  Los ricos, poderosos y nobles por lo general no creen que necesitan a Dios, pero los rechazados, los viles, los fracasados, los quebrantados sí.

 

Es elemental que usted reconozca que, “Dios ha escogido lo débil del mundo, para avergonzar a lo que es fuerte; y lo vil y despreciado del mundo ha escogido Dios; lo que no es para anular lo que es…” (1 Corintios 1:27-28).  Dios planeo el reino de esa manera.  Y ¿por qué hizo Dios esto?  ¿Con que propósito puebla Dios Su iglesia con lo peor de la humanidad?

 

Claramente, “…para que nadie se jacte delante de Dios.” (1 Corintios 1:29).  Dios quiere que todos los salvos reconozcan que no por sus propias obras son salvos, “Mas por obra suya estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual se hizo para nosotros sabiduría de Dios, y justificación, y santificación, y redención…” (1 Corintios 1:30).

 

Nosotros nos sentimos indignos porque somos indignos.  Dios nos saco de entre la suciedad y la corrupción, Y El os dio vida a vosotros, que estabais muertos en vuestros delitos y pecados, en los cuales anduvisteis en otro tiempo según la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, entre los cuales también todos nosotros en otro tiempo vivíamos en las pasiones de nuestra carne, satisfaciendo los deseos de la carne y de la mente, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás.” (Efesios 2:1-3).

 

Nosotros somos salvos, no porque somos buenos o merecedores, sino por el amor de Dios, Pero Dios, que es rico en misericordia, por causa del gran amor con que nos amó, aun cuando estábamos muertos en nuestros delitos, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia habéis sido salvados), y con El nos resucitó, y con El nos sentó en los lugares celestiales en Cristo Jesús, a fin de poder mostrar en los siglos venideros las sobreabundantes riquezas de su gracia por su bondad para con nosotros en Cristo Jesús. Porque por gracia habéis sido salvados por medio de la fe, y esto no de vosotros, sino que es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.” (Efesios 2:4-9).

 

Nosotros somos pecadores a quienes se les ha hecho un favor tremendo de ser categorizados entre los justos sin merecerlo.  Somos tratados como hijos de Dios, sin tener las cualificaciones para ser hijos de Dios.  Es cardinal que nunca olvide esta verdad divina.  En la vida espiritual, es muy saludable recordar cómo era la vida antes de conocer a Cristo.  Si puede recordar de donde comenzó, apreciara mucho más la gracia de Dios que le ha traído a donde está hoy.

 

Nosotros somos esencialmente gente carnal – la nueva creación es un cambio espiritual únicamente, no físico o mental.  Dios limpio nuestro espíritu de la culpabilidad y condenación, pero no la naturaleza física.  Estamos en el proceso de trasformación, pero la obra no está completa todavía, estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra la perfeccionaráhasta el día de Jesucristo.”  (Filipenses 1:6).

 

Cuando la Biblia dice que somos “nuevas criaturas” no quiere decir que somos hechos nuevos físicamente, mentalmente o emocionalmente.  Todavía tenemos el mismo color de cabello, la misma estatura, el mismo color de piel, etc.  Algunos somos calvos, gordos, flacos, musculosos, débiles, etc., y esto no cambia con el nuevo nacimiento.  Y lo mismo es verdad en cuanto nuestra mente – todavía tenemos los mismos temores, malas actitudes, dudas, deseos y pensamientos.

 

Es muy importante reconocer esta verdad, porque es donde muchos fracasan y nunca se desarrollan en la vida abundante.  ¡El nacimiento nuevo es espiritual solamente, y no físico o mental!  Eso quiere decir que el pecado todavía existe en nuestros cuerpos y nuestras mentes.  Nosotros tenemos que luchar y dominar el pecado en nuestros cuerpos y mentes todos los días.

Y esa lucha incluye tropiezos y caídas de muchas maneras; incluye adversidad y tentaciones que nos probaran hasta lo último.   Todavía hay mucho mal en cada uno de nosotros, nadie ha llegado al nivel que puede sentirse completamente sin culpa.  Todos tenemos cosas en nuestras vidas de que nos avergonzamos y que nos debilitan (lascivia, avaricia, glotonería), y es a esas cosas que Satanás apela para hacernos sentir indignos con el propósito de descorazonarnos y no sigamos tratando.  Satanás usa nuestras propias debilidades e ignorancias para desanimarnos.

 

Todos nosotros hemos fallado en una manera u otra, “Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos…”  Todos callemos cortos de las expectaciones de Dios en el proceso de vivir.  Todos experimentamos tentaciones en una forma u otra, y la mayoría de la veces – ¡ojalá! – tenemos bastante presencia mental para huir, pero en vez y en cuando caemos víctimas al engaño sutil de la tentación.  Eso es cuando Satanás nos acusa y nos hace sentir culpables y indignos.

 

Satanás significa adversario y diablo significa falso acusador, y esa es su tarea principal, Entonces me mostró al sumo sacerdote Josué, que estaba delante del ángel del SEÑOR; y Satanás estaba a su derecha para acusarlo.” (Zacarías 3:1).  Esto también es confirmado en el Nuevo Testamento, “Y oí una gran voz en el cielo, que decía: Ahora ha venido la salvación, el poder y el reino de nuestro Dios y la autoridad de su Cristo, porque el acusador de nuestros hermanos, el que los acusa delante de nuestro Dios día y noche, ha sido arrojado.” (Apoc. 12:10).

 

Cristo dijo que Satanás es mentiroso y padre de la mentira, …Cuando habla mentira, habla de su propia naturaleza, porque es mentiroso y el padre de la mentira.” (Juan 8:44).  Y una de sus mentiras más destructivas es que no servimos para nada porque somos indignos, a pesar de lo que Dios haya hecho o dicho.  Así que ahora nos dirigiremos a esta mentira.

 

Si esta mentira le está afectando a usted entonces está impidiendo que usted haga la voluntad de Dios.  Le está impidiendo ser la persona que Dios quiere que usted sea.  Cuando nosotros aceptamos algo que sabemos que es contrario a la voluntad de Dios, Satanás usa eso para establecer sus fortalezas en nosotros, “Para que no seamos engañados de Satanás: pues no ignoramos sus maquinaciones.” (2 Corintios 2:11).  Es vital para su salud espiritual que venza esa mentira con la verdad de Dios.

 

A pesar de todo lo que usted sienta, a pesar de lo que experimente en la vida, a pesar de lo que otros le digan, a pesar de que en vez y en cuando su conducta refleje más la vida vieja que la vida nueva en Cristo, Dios ha dicho que usted pertenece a Él, Pues no habéis recibido un espíritu de esclavitud para volver otra vez al temor, sino que habéis recibido un espíritu de adopción como hijos, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre!  El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios, y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si en verdad padecemos con El a fin de que también seamos glorificados con El.” (Romanos 8:15-17).

 

En los ojos de Dios, su vida vieja ya murió – usted es una nueva creación, tiene un corazón nuevo.  Usted tiene un nuevo Espíritu – el Espíritu de Dios.  Para Dios usted es una persona nueva.  Así que deje que su mente sea renovada por la verdad de Dios.  Nosotros sacamos nuestro merito y valor de lo que Dios dice de nosotros, y de nadie más.  ¡Nosotros somos valiosos porque Dios dice que somos!

 

Satanás usara sus propios pensamientos y sentimientos, usara su padre y madre y hermanos y marido y esposa y amigos, así como enemigos, para hacerle creer la mentira que es inservible, ¡pero no se crea!  Ni Satanás, ni su padre o madre o hermanos, ni su marido o esposa, ni sus amigos murieron en la cruz por usted más que Cristo.

 

Es Él a quien debe usted agradar y acudir y confesar sus pecados, y nadie más, Entonces, ¿qué diremos a esto?  Si Dios está por nosotros, ¿quién estará contra nosotros?  El que no eximió ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos concederá también con El todas las cosas?  ¿Quién acusará a los escogidos de Dios?  Dios es el que justifica.  ¿Quién es el que condena?  Cristo Jesús es el que murió, sí, más aún, el que resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros.” (Romanos 8:31-34).

 

Cuando usted tropiece, porque de cierto tropezara.  Cuando diga o haga algo que usted sabe que es mal; o cuando falte en hacer el bien que debe hacer.  Cuando por razón buena se sienta indigno o indigna, cuando sienta que no merece ser un siervo o sierva de Dios.  Cuando se sienta inútil, vil, culpable, y despreciable, y esté plenamente consciente de mal que hizo para sentirse así, arrepiéntase de pronto – inmediatamente.

 

No lo niegue, nunca se encapriche, no pretenda ignorancia – confiese su mala conducta al Señor.  Échese de rodillas en oración y ruego, y pida perdón y limpieza de su pecado.  Hable con su Dios como hablaría con su propio padre.  No trate de ser afectado o político con Él, desenvuelva su corazón delante de Él.

 

No se defienda, no se justifique, no ponga escusas, sólo exprese su corazón ante su Padre celestial.  Admita su indignidad, ruegue por misericordia, no por justificación.  Recuerde también que el Espíritu de Dios no acusa sino persuade y convence por Escritura y con mansedumbre, pero Satanás sólo acusa maliciosamente sin salida o alivio.

 

Aprenda del rey David, Ten piedad de mí, oh Dios, conforme a tu misericordia; conforme a lo inmenso de tu compasión, borra mis transgresiones.  Lávame por completo de mi maldad, y límpiame de mi pecado.  Porque yo reconozco mis transgresiones, y mi pecado está siempre delante de mí.  Contra ti, contra ti sólo he pecado, y he hecho lo malo delante de tus ojos, de manera que eres justo cuando hablas, y sin reproche cuando juzgas.  He aquí, yo nací en iniquidad, y en pecado me concibió mi madre.  He aquí, tú deseas la verdad en lo más íntimo, y en lo secreto me harás conocer sabiduría.  Purifícame con hisopo, y seré limpio; lávame, y seré más blanco que la nieve.  Hazme oír gozo y alegría; que se regocijen los huesos que has quebrantado.  Esconde tu rostro de mis pecados, y borra todas mis iniquidades.  Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí.  No me eches de tu presencia, y no quites de mí tu santo Espíritu.  Restitúyeme el gozo de tu salvación, y sostenme con un espíritu de poder.” (Salmos 51:1-12).

 

Es importante que tenga en mente que Dios sabe quién es usted.  Él sabe que usted es débil, y que la tentación es aguda a veces, porque Cristo experimento lo mismo.  Él entiende que todos somos propensos al pecado.  Dios sólo quiere que seamos sinceros y verdaderos, que no nos escondamos de Él como Adán y Eva, que no pretendamos ignorancia como Caín.

 

Él quiere saber que verdaderamente odiamos el mal que hacemos, que no amamos las tinieblas más que la luz, que verdaderamente queremos caminar con Él en la luz, pero que a veces somos muy débiles.  Dios quiere saber qué deploramos el mal; que lamentamos nuestro estado carnal; que odiamos las cosas mundanas.  Dios quiere que busquemos Su rostro y Su presencia – eso Dios no rechaza, Los sacrificios de Dios son el espíritu contrito; al corazón contrito y humillado, oh Dios, no despreciarás.” Salmos 51:17).

 

Y habiendo hecho todo lo que la palabra de Dios le dice que haga; cuando haya hecho todo lo que está de su parte para reconciliarse con su Dios, entonces tenga la fe para creer que Él ha oído y perdonado su pecado.  Deje de sentirse indigno o indigna – perdónese a sí mismo.  No se consuma por demasiada tristeza y así deje que Satanás saque ventaja alguna de usted (2 Corintios 2:7).

 

Perdonarse a sí mismo es muy importante en poder influenciar a otros para el bien.  Es un hecho bien documentado que gente que duele hacen a otros doler.  Cuanto más tiempo evite perdonarse a sí, cuanto más tiempo permitirá sentimientos que usted merece sufrir por lo que hizo, lo más explosivo o explosiva se volverá y, por lo tanto, más capaz es de lastimar a otros.

 

La realidad es que usted no puede cambiar lo que sucedió.  Usted no puede restaurar las vidas a donde estaban antes que sucediera el evento.  No obstante, usted si puede hacer una diferencia en la vida de otros.  Usted puede devolver algo de lo que les quito por hallar un lugar diferente en donde invertir su tiempo y compasión.  ¡Perdónese a sí y deje que comience la curación!  Perdonarse a si cambiara la dirección de su vida.

 

Deje de creer que los sentimientos de Dios para usted están basados en que tan bueno o buena ha sido.  La realidad es que, por causa de Cristo, nuestra conducta pasada no tiene base en como Dios nos trata.  Dios acepta personas, no por el tamaño de sus pecados o por la cantidad de sus buenas obras, pero por la grandeza del sacrificio de Cristo.

 

Cristo sufrió para que nuestras faltas pudieran desaparecerse en un instante.  Todo lo que importa es que seamos honestos y abiertos con Él, y que nunca nos rindamos.  A un costo indescriptible a Si mismo, nuestro Señor ha hecho tan fácil para nosotros que tropezamos para reconciliarnos con Él, que muchos lo ven como demasiado bueno para que sea verdad.

 

¡Pero Dios es bueno! – mucho más de lo que nosotros podemos comprender.  Muchos nos preguntamos si acaso estaremos soñando, porque nuestra versión de la realidad es la pesadilla de vivir con los humanos, quienes son todos contaminados por motivos egoístas e impuros, y se tratan uno a otro correspondientemente.

 

Pero Dios es espantosamente superior a nosotros – santamente diferente – no sólo en poder pero en cualquier otro aspecto de perfección moral.  Eso quiere decir que Su generosidad, desinterés propio, bondad, perdón, y cualidades similares, son sorprendentemente superiores a todo lo que hemos encontrado en esta vida.

 

Y porque Dios es santamente benigno y santamente magnánimo ha elegido limpiar de nuestro registro celestial cada resbalón moral, si lo admitimos y nos arrepentimos, ¿Qué Dios hay como tú, que perdona la maldad del remanentede su heredad?  No retuvo para siempre su enojo, porque se deleita en la misericordia.” (Miqueas 7:18).  Todo lo que necesita es que usemos nuestro libre albedrio para darle permiso.  Dios requiere nuestro permiso porque Él ha establecido no ser un tirano temible, sino un Padre que honra nuestros deseos.

 

Dios sólo quiere que nos pongamos de acuerdo con Él de que necesitamos que nuestros defectos morales sean eliminados de los archivos celestiales, “Yo, yo soy quien borro tus rebeliones por amor de mí mismo, y no me acordaré de tus pecados.  Hazme recordar, entremos juntos a juicio.  ¡Habla tú para justificarte!” (Is. 43:25-26).   

 

Si concordamos con Dios que hicimos mal y que merecemos castigo, “…he hecho lo malo delante de tus ojos, de manera que eres justo cuando hablas, y sin reproche cuando juzgas.”  (Salmos 51:4).  Entonces Él se deleitara en perdonarnos, Si confesamos nuestros pecados,él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad.”  Esto Cristo logro por nosotros cuando sufrió el castigo completo que nuestros pecados merecían (1 Juan 1:9).

 

Es de importancia vital que hagamos la Palabra de Dios nuestra autoridad final por lo que creemos en lugar de determinar la verdad por nuestros sentimientos o experiencias.   Estamos en una lucha de vida y muerte por nuestras almas y las de los que nos rodean, por lo tanto, no deje que el enemigo le engañe que no sirve para nada porque es indigno.

 

Aunque es verdad que caemos y hacemos cosas indignas, Dios comoquiera sigue trabajando con nosotros y nos cuenta como dignos, aunque no le seamos, sólo por reconocer nuestra indignidad y aceptar la dignidad de Su Hijo unigénito que murió en la cruz por usted y yo.  No deje que la muerte de Cristo sea en vano, no deje que el diablo gane en su caso.  Nunca se quede caído o caída, levántese; mantenga su caminata y nunca deje de hacer su parte.

 

Aunque todos le digan que se rinda, ¡no se rinda!  Aunque le digan que es inútil, ¡No se crea!  Aunque se sienta indigno, ¡Recuerde que Jesús murió por los indignos!  Recuerde, también, que todos los esfuerzos de valor y excelencia son difíciles, siga arrepintiéndose, siga confesando sus pecados y acudiendo al Redentor de los debilitados, siga arrojándose sobre la misericordia del Intercesor de los mortales, hasta el último suspiro de su vida.  Sobre todo, recuerde que nadie ha caminado en sus zapatos, más que Jesús, el Cristo, y no hay ningún otro.

 

 “Cuando pequen contra ti (pues no hay hombre que no peque) y estés airado contra ellos, y los entregues delante del enemigo, y éstos los lleven cautivos a una tierra, lejana o cercana; si recapacitan en la tierra adonde hayan sido llevados cautivos, y se arrepienten y te suplican en la tierra de su cautiverio, diciendo: ‘Hemos pecado, hemos cometido iniquidad y hemos obrado perversamente’; si se vuelven a ti con todo su corazón y con toda su alma en la tierra de su cautiverio adonde hayan sido llevados cautivos, y oran vueltos hacia la tierra que diste a sus padres, hacia la ciudad que has escogido y hacia la casa que he edificado a tu nombre, escucha tú desde los cielos, desde el lugar de tu morada, su oración y sus súplicas, hazles justicia y perdona a tu pueblo que ha pecado contra ti.  Ahora, oh Dios mío, te ruego que tus ojos estén abiertos y tus oídos atentos a la oración elevada en este lugar.”  (2 Crónicas 6:36-40)

 

“Entonces dijo el Señora Satanás: ¡El Señorte reprenda,Satanás!  ¡El Señor, que ha escogido a Jerusalén, te reprenda!  ¿No es este un tizón arrebatado del incendio?  Josué, que estaba cubierto de vestiduras viles, permanecía en pie delante del ángel.  Habló el ángel y ordenó a los que estaban delante de él: Quitadle esas vestiduras viles.  Y a él dijo: Mira que he quitado de ti tu pecado y te he hecho vestir de ropas de gala.”  (Zacarías 3:2-4).

 

“EL LIBRO DE APOCALIPSIS”

 

Capítulo Dieciséis

 

OBJETIVOS EN EL ESTUDIO DE ESTE CAPÍTULO

 

1) Observar que pasa cuando son derramadas las siete copas de la ira

 

2) Notar sobre quienes son derramadas las copas, y por qué

 

RESUMEN

 

En este capítulo es descrito el derramamiento total de la ira sobre los enemigos de Dios. Los siete ángeles con las siete copas derraman “las siete plagas postreras” (15:1). Note que estos no son juicios parciales, como con las siete trompetas descritas anteriormente (caps. 8-11). En el derramamiento de estas plagas “la ira de Dios se consuma” (15:1).

 

En las primeras cuatro copas, la ira de Dios es derramada sobre la tierra, el mar, los ríos y las fuentes de las aguas, y el sol. Son afectados por estas plagas los que tenían la marca de la bestia y los que adoraron su imagen. El juicio de Dios sobre ellos es proclamado honesto y justo, porque ellos han sido culpados de derramar la sangre de los santos y de los profetas. Asombrosamente su respuesta es blasfemar contra Dios, y rehusar a arrepentirse y darle gloria (1-9).

 

La quinta copa es derramada sobre el trono de la bestia y su reino, resultando en tinieblas. El sufrimiento doloroso del malvado continúa, en tanto que continúan sus blasfemias y rechazan arrepentirse de sus obras (10-11). La sexta copa es derramada sobre el río Eufrates, preparando el camino a los reyes del oriente. Juan vio entonces a tres espíritus inmundos como ranas saliendo de la boca del dragón, de la bestia, y del falso profeta. Descrito como los espíritus de los demonios, ellos hacen señales y juntan a los reyes de la tierra al lugar llamado Armagedón, para la batalla del gran día de Dios. En este punto Jesús habla tanto de una advertencia como de una bendición, porque los que velan y guardan sus ropas serán bendecidos, en tanto que Él viene como un ladrón (12-16).

 

El séptimo sello es derramado y salió una gran voz del templo del cielo, diciendo, “¡Hecho está!” La declaración es seguida por relámpagos y voces y truenos, y un gran temblor de tierra. La gran ciudad fue dividida, y las ciudades de las naciones cayeron. La gran Babilonia vino en memoria delante de Dios, y le dio la copa del vino de Su ira. Y toda isla huyó, y los montes no fueron hallados, y cayeron sobre los hombres un enorme granizo. Esto último provocó que los hombres blasfemaran contra Dios (17-21).

 

Los capítulos 17-19 desarrollarán el juicio sobre la bestia, el falso profeta, y Babilonia, identificándolos con más detalle, y describiendo su caída final. La importancia del capítulo 16 parece ser que el juicio sobre ellos será final y justo, ¡porque aún con este derramamiento de ira no hay disposición por parte de la bestia y de aquellos que la adoran de arrepentirse de sus malas obras!

 

BOSQUEJO

 

I. LA PROCLAMACIÓN (1)

 

   A. POR UNA GRAN VOZ DESDE EL TEMPLO (1a)

 

   B. A LOS SIETE ÁNGELES PARA DERRAMAR LAS COPAS DE LA IRA (1b)

 

II. LAS SIETE COPAS DE LA IRA (2-21)

 

    A. LA PRIMERA COPA: ÚLCERA TERRIBLE (2)

1. La copa es derramada sobre la tierra

2. Vino una úlcera maligna y pestilente sobre los que tenían la

marca de la bestia y los que adoran su imagen

 

B. LA SEGUNDA COPA: EL MAR DE SANGRE (3)

1. La copa es derramada sobre el mar, convirtiéndola en sangre

como de muerto

2. Murió todo ser vivo que había en el mar

 

C. LA TERCERA COPA: LOS RÍOS Y LAS FUENTES DE LAS AGUAS DE SANGRE

 (4-7)

1. La copa es derramada sobre los ríos y las fuentes de las aguas,

convirtiéndolas en sangre

2. El ángel de las aguas declara la justicia de Dios

a. Sus juicios son justos

b. Es justo porque cae sobre los que derramaron la sangre de

los santos y de los profetas

3. Otra voz desde el altar también proclama los juicios de Dios

como verdaderos y justos

 

D. LA CUARTA COPA: LOS HOMBRES QUEMADOS (8-9)

1. La copa es derramada sobre el sol, dando poder al cuarto ángel

para quemar a los hombres con fuego

2. Los hombres fueron quemados con gran calor

a. Ellos blasfemaron el nombre de Dios que tiene poder sobre

estas plagas

b. Ellos no se arrepintieron ni dieron gloria a Dios

 

E. LA QUINTA COPA: DOLOR Y TINIEBLAS (10-11)

1. La copa es derramada sobre el trono de la bestia, su reino se

cubrió de tinieblas

2. Los hombres mordieron sus lenguas debido al dolor

a. Blasfemaron de Dios

b. No se arrepintieron

 

F. LA SEXTA COPA: LOS REINOS REUNIDOS EN ARMAGEDÓN (12-16)

1. La copa es derramada sobre el gran río Eufrates

a. Es agua que se secó

b. Preparando el camino a los reyes del oriente

2. Aparecen tres espíritus inmundos como ranas

a. Que salen de la boca del dragón, de la bestia, y del falso

profeta

b. Los cuales son espíritu de demonios, haciendo señales

c. Que reúnen a los reyes de la tierra para la batalla de aquel

gran día del Dios Todopoderoso

3. Jesús ofrece tanto una advertencia como una bendición

a. Él va a venir como un ladrón

b. Bienaventurado el que vela, y guarda sus ropas, para que no

ande desnudo, y vean su vergüenza

4. Los espíritus inmundos juntan a los reyes de la tierra en el

lugar que se llama Armagedón

 

G. LA SÉPTIMA COPA: EL GRAN TERREMOTO; LA GRAN CIUDAD DIVIDIDA Y

 BABILONIA RECORDADA; EVENTOS CATASTRÓFICOS (17-21)

1. La copa es derramada por el aire

a. Seguida por una gran voz que salía desde el templo del

cielo, del trono, declarando: “¡Hecho está!”

b. Hubo relámpagos y voces y truenos, y un gran temblor de

tierra cual no lo hubo jamás

2. La gran ciudad fue dividida en tres partes, y las ciudades de

las naciones cayeron

3. La gran Babilonia vino en memoria, para darle el cáliz del vino

del ardor de la ira de Dios

4. Ocurren grandes eventos catastróficos

a. Toda isla huyó, y los montes no fueron hallados

b. Cayó del cielo sobre los hombres un enorme granizo, y ellos

blasfemaron contra Dios por la plaga del granizo

 

PREGUNTAS DE REVISIÓN PARA EL CAPÍTULO

 

1) ¿Cuáles son los puntos principales de este capítulo?

– La declaración (1)

– Las siete copas de la ira (2-21)

 

2) ¿Qué dijo una gran desde el templo a los siete ángeles? (1)

– “Id y derramad sobre la tierra las siete copas de la ira de Dios”

 

3) ¿Sobre qué fue derramada la primera copa? ¿Qué pasó? (2)

– Sobre la tierra

– Vino una úlcera maligna y pestilente sobre los hombres que tenían la

marca de la bestia, y que adoraban su imagen

 

4) ¿Sobre qué fue derramada la segunda copa? ¿Qué pasó? (3)

– Sobre el mar

– Se convirtió en sangre como de muerto; murió todo ser vivo que había

en el mar

 

5) ¿Sobre qué fue derramada la tercera copa? ¿Qué pasó? (4)

– Sobre los ríos, y sobre las fuentes de las aguas

– Se convirtieron en sangre

 

6) ¿Por qué proclamó el ángel de las aguas el juicio de Dios como justo?

   (5-6)

– Porque ellos habían derramado la sangre de los santos y de los

Profetas

 

7) ¿Sobre qué fue derramada la cuarta copa? ¿Qué pasó? (8-9)

– Sobre el sol

– Los hombres fueron quemados con el gran calor

 

8) A pesar de estos juicios, ¿cómo respondieron los hombres? (9)

– Ellos blasfemaron el nombre de Dios, y no se arrepintieron ni dieron

gloria a Dios

 

9) ¿Sobre qué fue derramada la quinta copa? ¿Qué pasó? (10)

– Sobre el trono de la bestia

– Su reino se cubrió de tinieblas, y las gentes mordían de dolor sus

Lenguas

 

10) ¿Qué se dice de nuevo sobre la respuesta de estos juicios? (11)

    – Que ellos blasfemaron de Dios por sus dolores y por sus úlceras, y

no se arrepintieron de sus obras

 

11) ¿Sobre qué fue derramada la sexta copa? ¿Qué pasó?

– Sobre el río Eufrates

– Fue secado, para que estuviese preparado el camino a los reyes del

Oriente

 

12) ¿Qué vio Juan enseguida? (13)

– A tres espíritus inmundos a manera de ranas saliendo de la boca del

dragón, de la bestia, y del falso profeta

 

13) ¿Qué son estos, y cual era su misión? (14)

– Espíritus de demonios, haciendo grandes señales

– Juntar a los reyes de la tierra para la batalla de aquel gran día

del Dios Todopoderoso

 

14) ¿Qué advertencia y bienaventuranza da Jesús en este punto? (15)

– Velad, Yo vengo como un ladrón

– Bienaventurado el que vela, y guarda sus ropas, para que no ande

desnudo, y vean su desvergüenza

 

15) ¿Dónde fueron reunidos los reyes de la tierra? (16)

– En el lugar que en hebreo se llama Armagedón

 

16) ¿Sobre que fue derramada la séptima copa? ¿Qué pasó? (17)

– Sobre el aire

– Salió una gran voz del templo del cielo, del trono, diciendo:

“Hecho está”

 

17) ¿Qué pasó entonces? (18-21)

– Hubo relámpagos y voces y truenos, y un gran temblor de tierra

– La gran ciudad fue dividida en tres partes, y las ciudades de las

naciones cayeron

– La gran Babilonia vino en memoria delante de Dios, para darle el

cáliz del vino del ardor de Su ira

– Toda isla huyó, y los montes no fueron hallados

– Cayó del cielo sobre los hombres un enorme granizo

 

18) ¿Cómo respondió la gente a la plaga del granizo? (21)

– Blasfemaron de Dios, porque la plaga fue sobremanera grande

 

ApocalipsisLección 17. Capítulo Dieciséis

“EL LIBRO DE APOCALIPSIS”

 

Capítulo Quince

 

OBJETIVOS EN EL ESTUDIO DE ESTE CAPÍTULO

 

1) Ver como el escenario es establecido para el derramamiento final de la

ira de Dios sobre la bestia y sobre los que la siguen

 

2) Notar la escena reconfortante de aquellos que son victoriosos sobre la

bestia y adoran a Dios por Su justo juicio

 

RESUMEN

 

Con los principales adversarios identificados (el dragón, la bestia del mar, la bestia de la tierra, y Babilonia) y el pueblo de Dios reconfortado de la victoria final (capítulos 12-14), la total manifestación de la ira de Dios está a punto de ser mostrada. El capítulo quince es un “preludio” a las siete copas de la ira descritas en el siguiente capítulo.

 

Somos introducidos a los siete ángeles que tenían las siete plagas en las que la ira de Dios está consumada (1). Antes que a los siete ángeles se les de sus copas, sin embargo, Juan ve a los que habían alcanzado la victoria de la bestia en pie sobre el mar de vidrio, teniendo las arpas de Dios. Cantando la canción de Moisés y la canción del Cordero, oran a Dios por sus juicios justos (2-4). Está escena es un recuerdo de la oración de los israelitas a Dios por su victoria sobre los egipcios después de cruzar el Mar Rojo (ver Exo 14:30-15-21).

 

Los siete ángeles con las siete plagas proceden del templo del tabernáculo del testimonio en el cielo, vestidos de un lino limpio y blanco, y ceñidos alrededor de los pechos con bandas de oro. Una de las cuatro criaturas vivientes les dio siete copas de oro llenas de la ira de Dios. En ese momento el templo fue lleno con humo de la gloria de Dios y de Su potencia, hasta que fuesen consumadas las siete plagas de los siete ángeles (5-8). Tal vez esta escena fue diseñada para dar a conocer que el tiempo de la paciencia de Dios estaba terminando, y que el derramamiento de Su ira fue el resultado del total cumplimiento del pacto que Él tuvo con Su pueblo. ¡Dios está vengando a Sus santos!

 

BOSQUEJO

 

I. EL PRELUDIO A LAS SIETE COPAS DE LA IRA (1-4)

 

   A. UNA SEÑAL GRANDE Y ADMIRABLE EN EL CIELO (1-2)

1. Juan ve a siete ángeles

a. Que tienen las siete plagas postreras

b. En las que es consumada la ira de Dios

2. Juan ve un mar de vidrio mezclado con fuego, y una gran multitud

a. Son los que habían alcanzado la victoria sobre la bestia, y

de su imagen, y de su señal, y del número de su nombre

b. Están de pie sobre el mar de vidrio, con las arpas de Dios

 

B. CANTANDO EL CÁNTICO DE MOISÉS Y DEL CORDERO (3-4)

1. La multitud está cantando el cántico de Moisés, y el cántico del

Cordero

2. La canción que alaba al Señor Dios Todopoderoso, Rey de los

Santos

a. Por Sus grandes y maravillosas obras

b. Por lo justo y verdadero de Sus caminos

c. Porque Él es digno de reverencia y gloria

d. Porque todas las naciones vendrán y Lo adorarán, por la

manifestación de Sus juicios

 

II. LOS SIETE ÁNGELES Y LAS SIETE COPAS DE IRA (5-8)

 

    A. LOS SIETE ÁNGELES (5-6)

1. Es abierto en el cielo el templo del tabernáculo del testimonio

2. Salieron los siete ángeles que tienen las siete plagas

a. Vestidos de vino limpio y resplandeciente

b. Ceñidos alrededor del pecho con cintos de oro

 

B. LAS SIETE COPAS DE ORO (7-8)

1. Uno de los cuatro seres vivientes le dio a los siete ángeles:

a. Siete copas de oro

b. Llenas de la ira de Dios, que vive por los siglos de los

siglos

2. El templo se llenó de humo

a. Por la gloria de Dios, y por Su poder

b. Nadie podía entrar en el templo hasta que se hubiesen

cumplido las siete plagas

 

PREGUNTAS DE REVISIÓN DEL CAPÍTULO

 

1) ¿Cuáles son los puntos principales de este capítulo?

– El preludio a las siete copas de la ira (1-4)

– Los siete ángeles y las siete copas de la ira (5-8)

 

2) ¿Qué grande y admirable señal vio Juan en el cielo? (1)

– Siete ángeles que tienen las siete plagas postreras, en las que la

ira de Dios se consuman

 

3) ¿Quiénes estaban en pie sobre un mar de vidrio mezclado con fuego?

   ¿Qué estaban haciendo? (2-3)

– Son los que han alcanzado la victoria sobre la bestia y su imagen, y

su marca y el número de su nombre

– Cantan el cántico de Moisés y el cántico del Cordero

 

4) ¿Por qué estaban alabando al Señor Dios Todopoderoso? (3-4)

– Por Sus grandes y maravillosas obras

– Por Sus caminos justos y verdaderos

– Por Su santidad

– Por la manifestación de Sus juicios

 

5) ¿Qué vio Juan después de estas cosas? (5-6)

– El templo del tabernáculo del testimonio abierto en el cielo

– Salir a los siete ángeles con las siete plagas

 

6) ¿Qué le dio a los siete ángeles uno de los cuatro seres vivientes? (7)

– Siete copas de oro llenas de la ira de Dios

 

7) ¿Qué le pasó al templo en ese momento? (8)

– Se llenó con el humo de la gloria de Dios, y por Su poder

– Previniendo que nadie podía entrar al templo hasta que se hubiesen

cumplido las siete plagas.

ApocalipsisLección 16. Capítulo Quince