Excusas, excusas, excusas, y más excusas

(Éxo­do 3:10–4:19)

Intro­duc­ción:

  • Moisés había sido un fugi­ti­vo por 40 años cuan­do Dios lo llamó a que  fuera el lib­er­ador de Israel de la esclav­i­tud de los Egip­cios.
  • Pero Moisés no acep­tó el lla­ma­do de Dios de bue­na gana.
  • Moisés le ofre­ció por lo menos cua­tro excusas a Dios de por qué él no era el indi­ca­do de ser el lib­er­ador del pueblo de Dios.
  • Es intere­sante que aun nosotros seguimos con las mis­mas excusas hoy.
  1. No ten­dré todas las respues­tas y no sabré que decir­les”
    1. Ex. 3:13
    2. Quizás me hagan pre­gun­tas y no sabré como con­tes­tar­les.
    3. 1 Ped. 3:15
  2. No me respetarán”
    1. Ex. 4:1
    2. Tal vez no me crean..tal vez piensen que estoy mintien­do.
    3. Rom. 1:16; 1 Ped. 4:11
  3. No ten­go la sufi­ciente habil­i­dad”
    1. Ex. 4:10
    2. No soy bueno para hablar.
    3. Hechos 7:22; 1 Cor. 2:1
  4. No soy tan cual­i­fi­ca­do como otros”
    1. Ex. 4:13
    2. Man­da a alguien más que lo haga.
    3. Mateo 20:27ff

Con­clusión:

  1. Común­mente las excusas son un espe­jis­mo para cubrir un espíritu de des­obe­di­en­cia.
  2. Hemos sido lla­ma­dos a hac­er ser­vi­cio para Dios.
  3. Todos ten­emos tal­en­tos, ¿los esta­mos usan­do o esta­mos hacien­do excusas?  

Seguidores imper­fec­tos de Jesús

(Efe­sios 4:15)

Intro­duc­ción:

  1. ¿Le ha toca­do ver la teología basa­da en las pegati­nas que la gente pone en los para­choques?
    1. Los cris­tianos no son per­fec­tos-sola­mente son per­don­a­dos.”
    2. Se paciente, Dios aun no ter­mi­na­do con­mi­go.”
    3. Pre­cau­ción, Cris­tiano bajo con­struc­ción.”
  2. ¿El men­saje?  Todos somos dis­cípu­los imper­fec­tos.
  3. La pal­abra dis­cípu­lo sig­nifi­ca apren­diz e impli­ca un niv­el madurez menos que el del mae­stro.  
  4. La imper­fec­ción en oca­siones nos puede dejar desan­i­ma­do, pero hay esper­an­za.

Cuer­po

  1. Actuación imper­fec­ta
    1. Mar­cos 9:14–18
    2. Los dis­cípu­los tenían que bre­gar con sus pro­pios fra­ca­sos, pero tam­bién con el hecho que los escribas esta­ban cap­i­tal­izan­do en esos fra­ca­sos.  
    3. Vean lo que ha suce­di­do (Mar­cos 6:7–13)
      1. Tenían muchos éxi­tos y un fra­ca­so.
    4. Nosotros muchas veces luchamos con nues­tras imper­fec­ciones y con aque­l­las per­sonas que no nos per­miten olvi­dar esos fra­ca­sos.  
    5. Sin embar­go, en vez de recibir un regaño pun­zante del Señor, reci­bieron instruc­ción para que crecier­an sin desan­i­marse más.
  2. Fe imper­fec­ta
    1. Mar­cos 9:19–27
    2. El padre del hijo libre­mente recono­ció su fe imper­fec­ta.
    3. Fe y duda no su mutu­a­mente exclu­si­va.
    4. Un gramo de duda no es nece­sario que destruya una tonela­da de fe.
    5. Toma tu lugar con Dios en momen­tos de duda, búsca­lo, y man­tente en una relación con Él.
  3. Conocimien­to imper­fec­to
    1. Mar­cos 9:28–32
    2. Dis­cípu­lo” sig­nifi­ca apren­diz e  impli­ca conocimien­to imper­fec­to.
    3. Está bien “no saber todo” si está acti­va­mente bus­can­do “saber­lo.”
    4. Debe­mos cre­cer en conocimien­to (2 Pedro 3:18).

Con­clusión:

  1. Todos somos imper­fec­tos-las bue­nas nuevas son que Jesús ha hecho pro­visión para nues­tras imper­fec­ciones.
  2. No tiene que ver en dónde está en el pel­daño de la escalera de la madurez espir­i­tu­al, pero sí impor­ta en la direc­ción en que va.

Romanos 14: Fe versus Opinión

 

Por muchos años la her­man­dad a dis­cu­ti­do cosas de opinión como si fuera asun­to de fe.  Para todo hay opinión y todos tiene una opinión.  Hace poco se pub­licó  una pági­na de Face­book una pre­gun­ta abier­ta.  El autor pre­gunt­a­ba, “(sic)Es cor­rec­to que, actual­mente, en las reuniones, ya sean de estu­dios bíbli­cos o de ado­ración (sic) ¿Se encien­dan celu­lares, tablets (sic), en lugar de abrir la Bib­lia en tex­to? Todo bajo el argu­men­to de que es más prác­ti­co o mas (sic) bien hay que incor­po­rar la tec­nología.”[1]  Aparecieron más de cin­cuen­ta comen­tar­ios, la may­oría opin­a­ba que no era cor­rec­to leer la Bib­lia en un apara­to de tec­nología durante la reunión.  En muchos comen­tar­ios aparecía la igno­ran­cia de dis­tin­guir ente asun­tos de opinión y asun­tos de fe.

 

Para resolver la difer­en­cia entre la fe y la opinión en lo que se refiere la Bib­lia, uno debe primero definir los tér­mi­nos.  Por “fe” nos refe­r­i­mos a aque­l­las acciones dirigi­das por Dios, que surge de la Pal­abra de Dios (Rom. 10:17).  Por ejem­p­lo, par­tic­i­par de la cena del Señor los domin­gos es asun­to de “fe”, porque se estip­u­la por Dios (Mateo 26:26–29; 1 Cor. 11:23–26).  Es un acto que Dios requiere que observe­mos.  Cuan­do se habla de “opinión,” se refiere al pun­to de vista o acción que Dios ha colo­ca­do den­tro de la esfera de pref­er­en­cia per­son­al.  Por ejem­p­lo, si una igle­sia decide can­tar tres him­nos antes del ser­món ver­sus cua­tro; o se par­tic­i­pa de la cena del Señor al prin­ci­pio del cul­to ver­sus al final.  Dios ha deja­do como opcional una gran can­ti­dad de pun­tos de vista y acciones-per­mi­tien­do a la gente a ejercer su propia dis­cre­ción per­son­al.

 

Dios hizo lo mis­mo des­de el prin­ci­pio con Adán y Eva.  Por un lado, Adán y Eva esta­ban bajo unos artícu­los de “fe.”  Primera­mente, no debían com­er del árbol del conocimien­to de lo bueno y malo.  Esa estip­u­lación era un asun­to de “fe,” es decir, Dios había leg­is­la­do en el asun­to.  Pero a esa pare­ja se le dio mucha lib­er­tad en ejercer sus propias opin­iones.  Podían com­er peras el lunes, maracuyá el martes y albari­co­ques el miér­coles.  Comien­do del árbol del conocimien­to entre lo bueno y lo malo era asun­to de “fe,” mien­tras toman­do de cualquier otro árbol era asun­to de “opinión.”

 

Romanos 14 y 1ª Corintios 8                                ­­

 

Después de haber definido los tér­mi­nos, vamos a cen­trar nues­tra aten­ción en dos capí­tu­los en el Nue­vo Tes­ta­men­to que nos pro­por­cio­nan infor­ma­ción valiosa en la clasi­fi­cación de la apli­cación de estos prin­ci­p­ios en la vida cotid­i­ana. Romanos 14 ha sido un pasaje que se ha uti­liza­do con fre­cuen­cia en los últi­mos años para fomen­tar la comu­nión con el sec­taris­mo. Ellos han afir­ma­do que las creen­cias y prác­ti­cas de la denom­i­nación con la que no están de acuer­do las igle­sias de Cristo no debe a dejarse afec­tar la comu­nión. Por ejem­p­lo, han insis­ti­do en que la músi­ca instru­men­tal en la ado­ración es estric­ta­mente una cuestión de pref­er­en­cia per­son­al y tradi­ción, y debe ser deci­di­do indi­vid­ual­mente por motivos de con­cien­cia. Se hace un lla­ma­do a Romanos 14 a equiparar el uso del instru­men­to con el con­sumo de carne. Se afir­ma entonces que aque­l­los que son más maduros espir­i­tual­mente pueden uti­lizar el instru­men­to en su cul­to a Dios. Aque­l­los cuyas con­cien­cias les impi­den usar el instru­men­to son libres de absten­erse de hac­er­lo. Pero son el “her­mano más débil” y no deben reten­er comu­nión de los que hacen uso del instru­men­to.

 

La primera obser­vación críti­ca en hac­er sen­ti­do de este capí­tu­lo es el hecho que este con­tex­to se apli­ca sola­mente a asun­tos de opinión e indifer­en­cia-no asun­tos de fe o doc­t­ri­na.  Escribe Bill Reeves, “Puede haber difer­en­cias en cosas sobre las cuales Dios no ha pro­hibido ni requeri­do. El capí­tu­lo tra­ta de lib­er­tades autor­izadas en asun­tos pri­va­dos, para que la cosa se haga o no, pero no tra­ta de cues­tiones de doc­t­ri­na o de moral­i­dad. Yer­ran en gran man­era los que tratan de meter en este capí­tu­lo sus inno­va­ciones humanas.” (Reeves, 1980)

Pero, ¿cuáles son los “asun­tos de indifer­en­cia?”  Asun­tos de indifer­en­cia se refieren a aque­l­las prác­ti­cas que son indifer­entes a Dios-no al indi­vid­ual.  Obvi­a­mente , la per­sona que cree que no se debe com­er carne ve su posi­ción como un asun­to serio doc­tri­nal y , por lo tan­to , difí­cil­mente indifer­ente.  Pero se debe enten­der que Romanos 14 está tratan­do aque­l­los asun­tos que son, en actu­al­i­dad, indifer­entes en los ojos de Dios.  Por ejem­p­lo, Dios a man­da­do a que los cris­tianos prediquen el evan­ge­lio.  El cómo se lle­va acabo este man­damien­to, ya sea por inter­net, tele­visión o en per­sona, es un asun­to de indifer­en­cia a Dios.  Él autor­iza el uso de diver­sas man­eras basa­dos en en nue­stro buen sen­ti­do común-nues­tra propia con­scien­cia.

Es un mal uso de Romanos 14 el aplicar la enseñan­za a cualquier asun­to que no es indifer­ente a Dios.  Por ejem­p­lo, Dios a especi­fi­ca­do que para uno obten­er la sal­vación el indi­vid­uo debe ser bau­ti­za­do por inmer­sión.  Supon­ga que una per­sona cree que el bautismo puede ser admin­istra­do de diver­sas man­eras-inmer­sión, roci­amien­to, o der­ra­mamien­to-para esa per­sona el modo es asun­to de opinión, no de fe.  Entonces él cree que la per­sona que cree que el bautismo debe ser por inmer­sión es débil en la fe y de mente estrecha.  Él man­ten­dría que la inmer­sión está bien para el otro, pero que no debe impon­er esa creen­cia en los her­manos “maduros.”  El que es “maduro” quizás apele a Romanos 14 como apoyo de su posi­ción.

Sin embar­go, lo que esta per­sona no realizaría es que Romanos 14 se apli­ca a asun­tos que son indifer­entes a Dios.  Donde Dios ha dado Sus direc­tri­ces, todos deben cumplir a esas especi­fi­ca­ciones.  El bautismo, a la vista de Dios, es estric­ta­mente por inmer­sión.  Los que insis­ten cumplir lo que Dios man­da no son los más débiles, sino que son los más maduros; y los que difieren son infieles a Dios.

Tal y como Dios ha especi­fi­ca­do el acto y dis­eño del bautismo, Él ha sido muy especí­fi­co con respec­to al acto de músi­ca en la ado­ración.  Si el uso de instru­men­tos mecáni­cos en la ado­ración a Dios era opcional, es decir, si Dios ha deja­do que el hom­bre ofrez­ca ado­ración instru­men­tal en la ado­ración de cualquier for­ma que él desee,  entonces Romanos 14 sería muy ade­cua­do para esa dis­cusión.  Pero Dios no ha deja­do el asun­to de los instru­men­tos mecáni­cos sin resol­verse.  Tam­poco Él ha deja­do la cuestión de la legit­im­i­dad de las denom­i­na­ciones sin resol­verse.  El sec­taris­mo rep­re­sen­ta una desviación de la sim­ple vol­un­tad de Dios para Su igle­sia.   Romanos 14 es de ningu­na ayu­da en la eval­u­ación de la legit­im­i­dad sec­taris­mo o la músi­ca instru­men­tal.

Final­mente, el uso de los celu­ares u otro tipo de tec­nología para leer la bib­lia no es un peca­do.  Es un escrúpu­lo per­son­al, y debe quedarse en esa esfera.  Hacen mal los her­manos que juz­gan como irre­spetu­osos, indig­nos, o estar en peca­do a los que usan esa tec­nología para estu­di­ar su bib­lia, ya sea afuera de la reunión o den­tro de la reunión.  Aho­ra, si a un her­mano le moles­ta la con­scien­cia cuan­do alguien usa la tec­nología en la igle­sia, entonces sién­tese en la primera fila, no vea hacia atrás y quizás eso le ayude, o vaya con el her­mano que usa la tec­nología y explíquele que ust­ed es débil y quizás el her­mano deje de usar­lo por asun­to de no hac­er­lo pecar.  Pero, si uno dice que peca cuan­do alguien usa su celu­lar para estu­di­ar la bib­lia en el cul­to, debe estar dis­puesto a con­fe­sar cuál peca­do comete.

Des­gra­ci­ada­mente, algunos nos hemos queda­do pati­nan­do en cosas que son tienen nada que ver con la doc­t­ri­na de Cristo.  Eso no nos per­mite cre­cer ni madu­rar.

[1] https://www.facebook.com/photo.php?fbid=966578740095844&set=a.175897195830673.45508.100002311802751&type=3&theater