Colosens­esAtravés de varias sem­anas he pub­li­ca­do una serie de 13 lec­ciones de sermones/comentario acer­ca la epís­to­la a los colosens­es.  Estas lec­ciones han sido descar­gadas más de 68,000.  Me da gus­to que muchos han aprovecha­do de estas lec­ciones.  Aho­ra podrá encon­trar la serie com­ple­ta en la pes­taña en la pági­na prin­ci­pal tit­u­la­da “Colosens­es”.  Espero que esto sea de ayu­da para muchos.

El encuen­tro con JesúsTam­bién hay otra pes­taña tit­u­la­da, “El encuen­tro con Jesús”.  Esta serie de lec­ciones son audios.  La serie exam­i­na los encuen­tros con Jesús en el Nue­vo Tes­ta­men­to.  Andrés Pong, evan­ge­lista en Indi­anapo­lis, Indi­ana, pre­sen­ta estas lec­ciones. Cada sem­ana grabamos una o dos lec­ciones.

¿Le  impor­ta a Dios cómo le ado­ramos?Una de las mejores series y her­ramien­tas para la evan­ge­lización.  El autor de las lec­ciones es Tol Burk de Texas.  He uti­liza­do estas lec­ciones por muchos años y Dios ha dado buen resul­ta­do.  Andrés Pong y yo (Ed Rangel) grabamos las lec­ciones cada sem­ana y pron­to estarán disponibles.

Cur­rícu­lo de estu­dio: Man­te­nien­do la fe ha esta­do elab­o­ran­do un plan de estu­dio para la con­gre­gación entera, para todas las edades.  Imagí­nese que los padres están en casa hacien­do su tarea de estu­dio bíbli­co y los niños hacien­do la mis­ma tarea.  Jun­tos como famil­ia pueden estu­di­ar el mis­mo tema a la vez.  Este plan se toma cin­co años para cubrir toda la Bib­lia.  Orig­i­nal­mente uti­lizamos este plan en donde predi­co, Spearsville Road Church of Christ, en Trafal­gar, Indi­ana, y aho­ra una igle­sia en Méx­i­co lo uti­liza.  Nicolás Hernán­dez ha dado de su tiem­po para hac­er las tra­duc­ciones.  Creo que en el 2015 el cur­rícu­lo estará disponible en su total­i­dad.  Esta tarea no ha sido fácil, ha costa­do mucho estu­dio para elab­o­rar, y ten­emos la con­fi­an­za que será de mucho ben­efi­cio para la per­sona que eli­ja usar­lo.

Ser­mones en audio y video: Esta­mos gra­ban­do ser­mones y estu­dios para com­par­tir con el públi­co vir­tu­al.  Var­ios her­manos estarán ayu­dan­do con este proyec­to.

Man­te­nien­do la fe tiene planes de hac­er mucho en 2015.  Con la ayu­da y favor de Dios podremos usar el inter­net para evan­ge­lizar por todo el mun­do.

 

¡Dios nos bendi­ga a todos!

Intro­duc­ción:  

Puede descar­gar el ser­món en PDF(¿Cree que ust­edes son los úni­cos que irán al cielo)

1. Esta es una pre­gun­ta que se hace con fre­cuen­cia cuan­do se tiene pre­juicios en con­tra de la religión, y en espe­cial en con­tra de la Igle­sia de Cristo.

2. Esta pre­gun­ta despier­ta emo­ciones fuertes, ini­cia dis­cu­siones fuertes y ha cer­ra­do mentes. Quizás esta pre­gun­ta ha caí­do bajo la som­bra de “dis­cu­siones necias”. (1 Tim. 6:3–4; 2 Tim. 2:23–24)

3. Sin embar­go, esta la mis­ma pre­gun­ta que los dis­cípu­los le hicieron a Cristo, “¿Quién, entonces puede ser sal­vo?” (Mat. 19:25).

a. Debe­mos siem­pre estar prestos para dar una “respues­ta a cualquiera que demande una razón de la esper­an­za que está en nosotros.” (1 Ped. 3:15)

b. Esta pre­gun­ta invi­ta la dis­cusión acer­ca de varias doc­tri­nas esen­ciales, i.e., la igle­sia, sal­vación, y el cielo.

4. Es apropi­a­do a dis­cu­tir (Luc. 24:32), inves­ti­gar (Hechos 17:11), y eval­u­ar (Isaías 1:18) cosas con­cerniente al alma eter­na.

5. ¿De cuál otra man­era podemos “pro­bar todas las cosas” y reten­er lo que es bueno? (1 Tes. 5:21)

6. Deje­mos las emo­ciones a un lado y sim­ple­mente apelar a la Pal­abra de Dios.

 

I. Algunas verdades básicas

A. Dios desea que todos se sal­ven (1 Tim. 2:4). Él no favorece a ningu­na nación, grupo. sexo o indi­vid­ua. Ama a todos igual y com­ple­ta­mente (Juan 3:16).

B. Jesús murió para que todos se sal­varan (Juan 3:17; 2 Cor. 5:14–15).

C. La gra­cia está disponible a todos (Tito 2:11).

D. El cielo tiene lugar para todos (Apoc. 21:11–27).

E. El Señor conoce a los suyos (2 Tim. 2:19). Y por esta razón nadie quien debe sal­varse se perderá.

F. Como Sal­vador, Cristo el quien declara quién, cuán­do y dónde Él sal­va (1 Tes. 5:9; Tito 2:11).

G. La casa de Dios será juz­ga­da, pero tam­bién los que no están den­tro de ella (1 Ped. 4:17–18).

H. Aunque debe­mos hac­er algunos juicos (Juan 7:24); debe­mos ten­er cuida­do a no juz­gar injus­ta­mente o sin amor (Mat. 7:1).

I. La Pal­abra es la úni­ca guía para el alma (Salmos 73:24; Mat. 4:4), el cian­otipo para la igle­sia (Ex. 39:42–43), y es la autori­dad final en la religión (Prover­bios 19:21).

J. Las escrit­uras están alcance de todos para leer, enten­der­la, obe­de­cer­la y sal­varse (Juan 5:39; Heb. 5:9). Las opin­iones pri­vadas no for­man parte de las Escrit­uras (2 Ped. 1:20–21), y no es sola­mente para una sola per­sona-lo que dice es para todos, es uni­ver­sal.

II. ¿Qué tan grande hacemos el círculo de la comunión?

A. Es posi­ble hac­er el cír­cu­lo muy pequeño:

1. No debe­mos excluir a otros del reino (Mat. 23:13)

2. Deman­dar más que lo que Dios requiere (Mat. 23:4)

3. Atar en donde los após­toles no ataron (Mat. 16:19; 18:18)

4. Quitar la lib­er­tar que otros tienen en Cristo (Hechos 15:1;2 Cor. 3:17; Gal. 5:1)

5. En asun­tos de opinión debe­mos perseguir las cosas que hacen la paz (Rom. 14:19)

B. Es posi­ble hac­er el cír­cu­lo muy grande:

1. La sal­vación no es uni­ver­sal. Ilus­tración: COEXISTIR

2. Algunos tienen la idea que Dios acep­ta a todas las reli­giones y dicen, para con­fundir la dis­cusión, “Dios acep­ta a todos”. Sin embar­go, el hecho de que Dios acep­ta a todos no sig­nifi­ca que Él acep­ta a todas las reli­giones, y tam­poco a todos que no se sometan a Él.

3. Jesús enseñó que no debe­mos irnos más allá de lo que Él ha autor­iza­do, ni que desate­mos en donde los após­toles ataron, ni que pense­mos más allá de lo escrito (1 Cor. 4:6).

4. No hay muchas man­eras al cielo, ¡ni mil, ni aun dos! (John 14:6; Mat. 25:31–46; Mat. 7:21–27)

C. ¿En dónde mar­ca Dios el cír­cu­lo?

1. Cualquier cosa que diga Su pal­abra es lo cor­rec­to (salmos 33:4; 2 Tim. 3:16)

2. Deseamos que estén todos los que Dios ha puesto en el cír­cu­lo, ni más ni menos.

3. Real­mente no impor­ta lo que dig­amos, los debates que teng­amos sobre el asunto…al final de cuen­tas lo úni­co que impor­ta es lo que Dios dice.

4. Su con­se­jo inmutable estará firme aunque todo el mun­do esté en Su con­tra (Salmos 2:1–4; Juan 3:36; 12:48).

Read More →