¿Cómo cayó Jericó?

 

¿Cómo cayó Jericó?

Introducción:

  1. El registro de la caída de Jericó es muy familiar a mucha gente (Josué 6:6-20).
  2. Fue fue una victoria impresionante para los Israelitas que recientemente habían entrado a la tierra de Canaan.
  3. A pesar de que la ciudad estaba muy fortificada, fue completamente destruída (Josué 6:1, 21)
  1. ¿Cómo se cayeron las paredes?
    1. Jericó cayó por la gracia de Dios.
      1. Dios dio Jericó los Israelitas (6:2)
      2. Aunque la gente de Israel era grande y fuete, no era una potencia que podía destruir la ciudad amurallada, especialmente sin sufrir muchas pérdidas.  Sin embargo, con la ayuda de Dios, era una tarea trivial.
    2. Jericó cayó por fe.
      1.   Dios demandó que Israel marchara alrededor de la ciudad por seis días.  En el séptimo día deberían marchar siete veces alrededor de la ciudad.  
      2. Hasta no hacer todo lo que Dios les mandó y de la manera que se los mandó, no había evidencia que las paredes iban a caer.
      3. Fue por su confianza en Dios que las paredes caerían (Hebreos 11:30)
    3. ¿El hecho de que Israel tuviera que confiar en Dios anulara la gracia de Dios al darles la ciudad?
      1. ¿El hecho de que tenían que obedecer los mandamientos de Dios implica que los israelitas se ganaron el derecho de tomar Jericó?
      2. ¡Claro que no!  Cuando el hombre cumplió con las condiciones que Dios le dio para tomar la ciudad, no había gloria en la capacidad del hombre, pero en la gloria de la fuerza de Dios (Josué 6:16).
      3. Los Israelitas comprendían que la victoria era UN REGALO DE DIOS.
      4. Si uno elimina la gracia de Dios, las murallas de Jericó no hubieran caído.  Si uno elimina la obediencia a la palabra de Dios, no hubieran gustado de la victoria.  
  2. Nuestra comprensión de la salvación
    1. Somos salvos por la gracia de Dios.
      1. La humanidad ha demostrado que no puede rescatarse de si mismo (Salmo 14:1-3) 
      2. Llegamos a ser por nuestra naturaleza hijos destinados a la ira (Efesios 2:1-3).
      3. No poseemos la capacidad para rescatarnos (Romanos 3:9-11, 23).
      4. Sin embargo Dios escogió rescatarnos (Romanos 5:6-11).
      5. Fue el don (regalo) de Dios para nosotros (Efesios 2:4-7).
    2. Sin embargo, como los israelitas, Dios espera que tengamos fe en su obra antes de que veamos el resultado.
      1. Es imposible ser salvo sin fe (Hebreos 11:6).
      2. Nuestra fe es demostrada con nuestra obediencia a la voluntad de Dios (Santiago 2:14-17).
    3. El requisito de fe no anula el regalo que Dios nos ha ofrecido (Efesios 2:8-10).
      1. Nuestra confianza y obediencia demuestra el poder de la benignidad de Dios.
      2. Esa gracia fue hecha manifiesta a los de Éfeso por medio  del evangelio (Efesios 3:1-10).
      3. A respuesta a este mensaje, los efesios obedecieron los mandamientos de Dios (Hechos 19:1-5).
    4. ¿Hubieran sido salvos sin la gracia de Dios?  ¿Hubiera llegado la la salvación sin creer en el mensaje del evangelio?  ¿Podrían realmente haber creído sin haber obedecido los mandamientos de Dios?
    5. ¿Ve que uno no es salvo por la gracia solamente?  Tampoco es uno salvo por la fe solamente (Santiago 2:24).  Mucho menos somos salvos por hechos solamente.

Conclusión:

  1. Las defenses de Satanás no pueden poner un alto al ejército de Dios (Mateo 16:18).
  2. Es el mensaje de Dios que debe ser llevado a un mundo perdido y muriendo (Romanos 10:12-15).  
  3. Sin embargo, no todos van a escuchar (Romans 10:16-17).
  4. ¿Qué de usted?

Leave a Reply

Your email address will not be published.