84
EL LIBRO DE APOCALIPSIS
Capí­tu­lo Diecin­ueve
OBJETIVOS EN EL ESTUDIO DE ESTE CAPÍTULO
1) Notar el gran gozo en el cielo sobre la caí­da de Babilo­nia, y la
emo­ción sobre la preparación del mat­ri­mo­nio entre el Cordero y Su
esposa
2) Ver la gran vic­to­ria que Cristo ten­dría sobre la bes­tia, el fal­so
pro­fe­ta, y sus ejérci­tos
RESUMEN
Este capí­tu­lo ilus­tra la der­ro­ta final de los ene­mi­gos del pueblo de
Dios. Juan oye a una gran mul­ti­tud en los cie­los rego­ci­ján­dose por la
caí­da de Babilo­nia. La mul­ti­tud está gozosa por los vein­tic­u­a­tro ancianos
y las cua­tro criat­uras vivientes, y una voz des­de el trono hizo un
lla­ma­do a todos los sier­vos de Dios a que Lo ado­raran (1–5).
Juan oye entonces a los cie­los rego­ci­ján­dose en preparación para la boda
del Cordero. Su esposa ya esta­ba lista, y está ador­na­da con lino fino,
que sim­bolizan las acciones jus­tas de los san­tos. Entonces se le dice a
Juan que aque­l­los que están invi­ta­dos a la cena del Cordero son en ver­dad
ben­de­ci­dos. Juan se pos­tra para ado­rar al que le está hablan­do, pero es
repren­di­do de inmedi­a­to y se le dice que adore a Dios (6–10).
La esce­na cam­bia ráp­i­da­mente mien­tras Juan ve el cielo abier­to y ve a
Cristo, el rey guer­rero sobre un cabal­lo blan­co, segui­do por los
ejérci­tos celes­tiales en cabal­los blan­cos. Descrito en tér­mi­nos llenos de
recuer­dos sobre Su apari­en­cia en los primeros tres capí­tu­los, Él está
lis­to para herir a las naciones y a sus gob­er­nantes con una vara de
hier­ro, mien­tras que Él pisa el lagar del vino del furor del Dios
Todopoderoso. Así está inscrito en Su vestidu­ra y en Su mus­lo, Jesús es
ver­dadera­mente “Rey de reyes y Señor de señores” (11–16).
Con un ángel que esta­ba en pie en el sol e invi­tan­do a las aves a
jun­tarse para la cena del gran Dios, Juan ve entonces a la bes­tia y a sus
fuerzas reunidas para hac­er la guer­ra con­tra Cristo y Su ejérci­to. Pero
de inmedi­a­to la bes­tia y el fal­so pro­fe­ta (la bes­tia ter­re­nal de 13:11-
18) son cap­tura­dos y lan­za­dos al lago de fuego. Sus ejérci­tos fueron
muer­tos con la espa­da que sale de la boca de Cristo, y todas las aves se
sacia­ron con sus carnes (17–21).
Este capí­tu­lo parece dis­eña­do para reforzar la idea de que Cristo es el
gob­er­nador reinante que der­ro­tará a los que han esta­do per­sigu­ien­do a Su
pueblo. Así como Babilo­nia la ram­era sería destroza­da, así la bes­tia y el
fal­so pro­fe­ta serían ven­ci­dos. Si lo últi­mo rep­re­sen­ta al impe­rio romano
en su per­se­cu­ción en con­tra de la igle­sia, esta sec­ción con sus imá­genes
vivi­das serían cumpl­i­das alrede­dor del 313 d.C. con Con­stan­ti­no
ter­mi­nan­do con la per­se­cu­ción romana.
BOSQUEJO
I. EL REGOCIJO EN EL CIELO POR LA CAÍDA DE BABILONIA (1–5)
85
A. UNA GRAN MULTITUD EN EL CIELO (1–3)
1. La ala­ban­za a Dios, atribuyén­dole la sal­vación, la glo­ria, la
hon­ra, y el poder
2. La declaración de Sus juicios sobre la gran ram­era como
ver­daderos y jus­tos
a. Porque ella cor­rompió a la tier­ra con su for­ni­cación
b. Él ha ven­ga­do la san­gre de Sus sier­vos que ella der­ramó
3. La ala­ban­za a Dios, porque el humo de ella sube por los sig­los
de los sig­los
B. LOS VEINTICUATRO ANCIANOS Y LOS CUATRO SERES VIVIENTES (4)
1. Se pos­tran y ado­ran a Dios que está sen­ta­do en el trono
2. Dicien­do: “¡Amén! ¡Aleluya!”
C. UNA VOZ DESDE EL TRONO (5)
1. Hacien­do un lla­ma­do a todos los sier­vos de Dios y a los que Le
temen
2. Hacien­do un lla­ma­do tan­to a pequeños como a grandes a alabar a
Dios
II. EL CIELO SE REGOCIJA EN LA PREPARACIÓN PARA LAS BODAS DEL CORDERO
(6–10)
A. UNA GRAN MULTITUD EN EL CIELO (6–8)
1. Que se oye como muchas aguas y como grandes truenos
a. Ala­ban­do al Señor Dios Omnipo­tente por Su reino
b. Dicien­do que se ale­gren y se rego­ci­jen y den glo­ria a Dios
2. Porque han lle­ga­do las bodas del Cordero
a. Su esposa se ha prepara­do
b. Ella se ha vesti­do con lino fino, que son las acciones
jus­tas de los san­tos
B. UN CONSIERVO FIEL (9–10)
1. Le dice a Juan que escri­ba: “Bien­aven­tu­ra­dos los que son
lla­ma­dos a la cena de las bodas del Cordero”
2. Dicien­do: “Estas son pal­abras ver­daderas de Dios.”
3. Cuan­do Juan se pos­tra a sus pies para ado­rar­lo, es repren­di­do
a. “Mira, no lo hagas”
b. “Yo soy con­sier­vo tuyo, y de tus her­manos que retienen el
tes­ti­mo­nio de Jesús.”
c. “Ado­ra a Dios: porque el tes­ti­mo­nio de Jesús es el espíritu
de la pro­fecía.”
III. CRISTO EL REY GUERRERO SOBRE UN CABALLO BLANCO (11–16)
A. SU TERRIBLE DESCRIPCIÓN (11–13)
1. Cuan­do los cie­los son abier­tos, Juan Lo ve sen­ta­do sobre un
cabal­lo blan­co
a. Él es lla­ma­do Fiel y Ver­dadero
b. Con jus­ti­cia juz­ga y pelea
2. Como es vis­to por Juan:
a. Sus ojos eran como lla­ma de fuego
b. Había en Su cabeza muchas diade­mas
c. Tenía un nom­bre escrito que ninguno conocía sino Él mis­mo
d. Vesti­do de una ropa teñi­da en san­gre
e. Su nom­bre es: El Ver­bo de Dios
86
B. SU GRAN GOBERNADOR Y REINO (14–16)
1. Segui­do por los ejérci­tos celes­tiales
a. Vesti­do en lino fino, blan­co y limpio
b. Sen­ta­dos en cabal­los blan­cos
2. De Su boca sale una espa­da agua para herir a las naciones
a. Él regirá a las naciones con una bar­ra de hier­ro
b. El pis­ará el lagar del vino del furor y de la ira del Dios
Todopoderoso
3. En Su vestidu­ra y en Su mus­lo tiene escrito este nom­bre: “Rey
de reyes y Señor de señores”
IV. LA CAÍDA DE LA BESTIA, DEL FALSO PROFETA, Y DE SUS FUERZAS (17–21)
A. LA DECLARACIÓN DE UN ÁNGEL (17–18)
1. Juan ve a un ángel de pie en el sol, que cla­ma a gran voz
2. Dicien­do a todas las aves que vue­lan en medio del cielo:
a. “Venid, y con­gre­gaos a la gran cena de Dios.”
b. “…para que comáis carnes de reyes y de cap­i­tanes, y carnes
de fuertes, carnes de cabal­los y de sus jinetes, y carnes de
todos, libres y esclavos, pequeños y grandes”
B. EL FIN DE LA BESTIA Y DEL FALSO PROFETA (19–21)
1. Juan vio a la bes­tia, a los reyes de la tier­ra y a sus
ejérci­tos, reunidos para hac­er la guer­ra con Él que esta­ba
sen­ta­do sobre el cabal­lo y sobre Sus ejérci­tos
2. Juan vio a la bes­tia y al fal­so pro­fe­ta apre­sa­da
a. El fal­so pro­fe­ta que hacia señales en la pres­en­cia de la
bes­tia
b. Con las que había engaña­do a los que reci­bieron la mar­ca de
la bes­tia, y habían ado­ra­do su ima­gen
— Los dos fueron lan­za­dos vivos den­tro de un lago de fuego que
arde con azufre
3. El resto de sus fuerzas fueron muer­tos
a. Con la espa­da que salía de la boca del que monta­ba el
cabal­lo
b. Todas las aves se sacia­ron de las carnes de ellos
PREGUNTAS DE REVISIÓN DEL CAPÍTULO
1) ¿Cuáles son los prin­ci­pales pun­tos de este capí­tu­lo?
— Los cie­los se rego­ci­jan por la caí­da de Babilo­nia (1–5)
— Los cie­los se rego­ci­jan por la preparación de las bodas del Cordero
(6–10)
— Cristo el rey guer­rero sobre un cabal­lo blan­co (11–16)
— La caí­da de la bes­tia, del fal­so pro­fe­ta, y de sus fuerzas (17–21)
2) ¿Qué oyó Juan de una gran mul­ti­tud que exclam­a­ba en el cielo? (1)
— “¡Aleluya! Sal­vación y hon­ra y glo­ria y poder son del Señor Dios
nue­stro”
3) ¿Por qué son procla­ma­dos los juicios de Dios sobre la ram­era como
ver­daderos y jus­to? (2)
— Ella ha cor­rompi­do a los reyes de la tier­ra con su for­ni­cación
— Ella ha der­ra­ma­do la san­gre de Sus sier­vos
4) ¿Qué más dijo esta gran mul­ti­tud en los cie­los? (3)
— “¡Aleluya! Y el humo de ella sube por los sig­los de los sig­los
87
5) ¿Quién más se rego­ci­jo y clamó “¡Amén! ¡Aleluya!”? (4)
— Los vein­tic­u­a­tro ancianos y los cua­tro seres vivientes
6) ¿Qué procla­ma una voz des­de el trono? (5)
— “Alabad a nue­stro Dios todos sus sier­vos, y los que le teméis, así
pequeños como grandes”
7) ¿Qué clamó ensegui­da la voz de una gran mul­ti­tud? (6–7)
— “¡Aleluya, porque el Señor nue­stro Dios Todopoderoso reina”
— “Gocé­monos y ale­gré­monos y démosle glo­ria; porque han lle­ga­do las
bodas del Cordero, y su esposa se ha prepara­do”
8) ¿En qué fue ador­na­da la esposa del Cordero? (8)
— En lino fino, limpio y res­p­lan­de­ciente (las acciones jus­tas de los
san­tos)
9) ¿Qué se le dijo entonces a Juan? (9)
— “Escribe: ‘Bien­aven­tu­ra­dos los que son lla­ma­dos a la cena de las
bodas del Cordero’”
— “Estas son pal­abras ver­dadera de Dios.”
10) Cuan­do Juan se postró para ado­rar al que esta­ba con él, ¿qué le dijo
él? ¿Por qué? (10)
— “Mira, no lo hagas”
— “Yo soy con­sier­vo tuyo, y de tus her­manos que retienen el
tes­ti­mo­nio de Jesús.”
— “Ado­ra a Dios; porque el tes­ti­mo­nio de Jesús es el espíritu de la
pro­fecía.”
11) Enliste las car­ac­terís­ti­cas descrip­ti­vas del que está sen­ta­do en el
cabal­lo blan­co (11–16)
— Se llam­a­ba Fiel y Ver­dadero, y con jus­ti­cia juz­ga y pelea
— Sus ojos eran como lla­ma de fuego, y había en Su cabeza muchas
diade­mas
— Tenía un nom­bre escrito que ninguno conocía sino Él mis­mo
— Esta­ba vesti­do de una ropa teñi­da en san­gre
— Su nom­bre es: El Ver­bo de Dios
— Los ejérci­tos celes­tiales, vesti­dos de lino finísi­mo, blan­co y
limpio, le seguían en cabal­los blan­cos
— De su boca sale una espa­da agu­da, para herir con ella a las
naciones
— Él regirá a las naciones con una vara de hier­ro
— Él pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios
Todopoderoso
— En Su vestidu­ra y en Su mus­lo tiene escrito este nom­bre: Rey de
reyes y Señor de señores
12) ¿Qué dijo a las aves un ángel que esta­ba en pie en el sol? (17–18)
— “Venid, y con­gre­gaos a la gran cena de Dios”
— “Para que comáis carnes de reyes y de cap­i­tanes, y carnes de
fuertes, carnes de cabal­los y de sus jinetes, y carnes de todos,
libres y esclavos, pequeños y grandes.”
13) ¿Qué vio Juan ensegui­da? (19)
— A la bes­tia, a los reyes de la tier­ra y a sus ejérci­tos, reunidos
para hac­er la guer­ra con­tra Él que está sen­ta­do sobre el cabal­lo
88
blan­co y con­tra Su ejérci­to
14) ¿Qué le pasó a la bes­tia y al fal­so pro­fe­ta? (20)
— Fueron apre­sa­dos y lan­za­dos vivos den­tro de un lago de fuego que
arde con azufre
15) ¿Qué le pasó al resto de sus ejérci­tos? (21)
— Fueron muer­tos con la espa­da que salía de la boca de Cristo
— Todas las aves se sacia­ron de las carnes de ellos.

 

Apoc­alip­sisLec­ción 20. Capí­tu­lo Diecin­ueve (1)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Post Navigation