Excusas, excusas, excusas, y más excusas

(Éxo­do 3:10–4:19)

Intro­duc­ción:

  • Moisés había sido un fugi­ti­vo por 40 años cuan­do Dios lo llamó a que  fuera el lib­er­ador de Israel de la esclav­i­tud de los Egip­cios.
  • Pero Moisés no acep­tó el lla­ma­do de Dios de bue­na gana.
  • Moisés le ofre­ció por lo menos cua­tro excusas a Dios de por qué él no era el indi­ca­do de ser el lib­er­ador del pueblo de Dios.
  • Es intere­sante que aun nosotros seguimos con las mis­mas excusas hoy.
  1. No ten­dré todas las respues­tas y no sabré que decir­les”
    1. Ex. 3:13
    2. Quizás me hagan pre­gun­tas y no sabré como con­tes­tar­les.
    3. 1 Ped. 3:15
  2. No me respetarán”
    1. Ex. 4:1
    2. Tal vez no me crean..tal vez piensen que estoy mintien­do.
    3. Rom. 1:16; 1 Ped. 4:11
  3. No ten­go la sufi­ciente habil­i­dad”
    1. Ex. 4:10
    2. No soy bueno para hablar.
    3. Hechos 7:22; 1 Cor. 2:1
  4. No soy tan cual­i­fi­ca­do como otros”
    1. Ex. 4:13
    2. Man­da a alguien más que lo haga.
    3. Mateo 20:27ff

Con­clusión:

  1. Común­mente las excusas son un espe­jis­mo para cubrir un espíritu de des­obe­di­en­cia.
  2. Hemos sido lla­ma­dos a hac­er ser­vi­cio para Dios.
  3. Todos ten­emos tal­en­tos, ¿los esta­mos usan­do o esta­mos hacien­do excusas?  

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Post Navigation