Intro­duc­ción:

La vida es dura; después ust­ed muere. Eso es lo que el mun­do nos dice. Tris­te­mente, en oca­siones com­pramos esa filosofía. Vemos la futil­i­dad del mun­do y nos mar­avil­lam­os de lo que es el pun­to. Nosotros lo estro­peamos. Otros lo estro­pean. La per­sona recla­ma y se que­ja y nos cul­pa por todo. Parece como que cada vez que miramos alrede­dor algo neg­a­ti­vo está pasan­do. A través de todo esto, Satanás está inten­tan­do decirnos que todo va de mal en peor. Todo va a estar mal. Pero en Romanos8:18–39,Pablo cam­bia esta idea en su mente. Sí, hay sufrim­ien­to. Si, el mun­do es estéril. Pero afér­rese de esto, Dios está con nosotros. Todo va a estar bien.

 

Dis­cusión:

I.   El Sufrim­ien­to pasa

A.  Romanos8:18–25empieza dicién­donos que hay sufrim­ien­to en el tiem­po pre­sente. Entonces

habla sobre la futil­i­dad que vemos en este mun­do (verEcle­si­astés). Jus­to aho­ra, es como si

estu­viéramos yen­do a través de dolores que aumen­tan, gimien­do mien­tras suf­rimos.

B.  Hay muchos tipos de sufrim­ien­to. Obvi­a­mente pen­samos sobre la per­se­cu­ción ven­drá siem­pre en el con­tex­to del sufrim­ien­to de un cris­tiano. Sin embar­go, esto no es real­mente sobre la per­se­cu­ción. Es el sufrim­ien­to que es común en un mun­do suje­to a la futil­i­dad.

C.  Suf­rimos enfer­medades, la pér­di­da de alguien ama­do. Trastornos financieros, prob­le­mas famil­iares. Enfrenta­mos traiciones de ami­gos, colab­o­radores, y aún de her­manos. Suf­rimos a causa de cosas que no siem­pre van de paso. Suf­rimos a causa de nue­stros pro­pios peca­dos. Suf­rimos debido a los peca­dos de otros. Suf­rimos dudas, temores, resen­timien­tos. Suf­rimos cuan­do los her­manos no se lle­van bien. Suf­rimos cuan­do hay prob­le­mas en la casa, en el tra­ba­jo, y aún en la igle­sia. Suf­rimos cuan­do las per­sonas se que­jan, recla­man, crit­i­can, y nos molestan. Suf­rimos cuan­do nue­stros ami­gos nos aban­do­nan, la famil­ia nos igno­ra, el miedo nos ata­ca. En oca­siones sen­ti­mos como que sin impor­tar lo que haga siem­pre es algo equiv­o­ca­do. Lleg­amos a frus­tarnos. Lleg­amos a desan­i­marnos. Pen­samos en renun­ciar. En oca­siones quedamos descon­tentos y empezamos a mirar alrede­dor para que­jarnos. Cier­ta­mente encon­tramos mucho de qué que­jarnos en esta vida, en nues­tra casa, en nue­stro tra­ba­jo, en nues­tra escuela, aún en nues­tras igle­sias. Vivi­mos en un mun­do suje­to a la futil­i­dad, ¿esper­amos hon­es­ta­mente todo para ser per­fec­to? El que­jarse y las mur­mu­ra­ciones sim­ple­mente aumen­tan nue­stro desan­i­mo. Nece­si­ta­mos ver las cosas de for­ma difer­ente. Nece­si­ta­mos ver­las como lo hizo Pablo.

 

D.  La parte impor­tante de Romanos8:18dice,“Pues ten­go por cier­to que las aflic­ciones del

tiem­po pre­sente no son com­pa­ra­bles con la glo­ria venidera que en nosotros ha de

manifestarse.”En lugar de enfo­carnos en el sufrim­ien­to pre­sente. Pablo se enfo­ca en la Glo­ria

prometi­da. Ten­emos una triste ten­den­cia a atra­parnos en nue­stro sufrim­ien­to y en las cosas que

sig­nif­i­can que algo está equiv­o­ca­do. Pen­samos en oca­siones que debe­mos estar equiv­o­ca­dos

con nues­tra relación con Dios. Pen­samos que algo debe estar mal con nosotros. Pen­samos que

algo debe estar mal con cada uno de los demás. Pen­samos que de algu­na for­ma todo va a

salir mal. Note, sin embar­go, que Pablo asume que la glo­ria será rev­e­la­da a nosotros.

Mien­tras que ten­demos a pen­sar que el sufrim­ien­to sig­nifi­ca que todo va a estar mal,

Pablo asume que todo va a estar bien. Eso era el por qué él podría enfrentar el

sufrim­ien­to. Eso es el por qué podemos se puede ani­mar y ser alen­ta­do en todo

sufrim­ien­to. Podemos mirar hacia ade­lante en todo. Todo va a estar bien.

 

II.  Nues­tra esper­an­za en medio del sufrim­ien­to.

A.  Si, podríamos ir en medio de tiem­pos difí­ciles, pero Pablo señala que todo va a estar bien. Hemos sido salvos en esper­an­za, esto es, en una expectación fer­vorosa aun en todos los prob­le­mas que enfrenta­mos y el desan­i­mo cau­sa­do, sabe­mos que hay algo mejor por venir.

B.  Pablo demues­tra tres cosas que ten­emos que mirar hacia ade­lante. En Romanos8:21, sabe­mos que la creación está suje­ta a esclav­i­tud, pero miramos hacia la lib­er­tad y la Glo­ria. En Romanos8:23, miramos hacia ade­lante a una adop­ción como hijos. Mien­tras vamos a través del sufrim­ien­to fútil de este mun­do, nos sen­ti­mos desconec­ta­dos. Sin embar­go, obser­va­mos hacia la conex­ión eter­na que no puede ser rota (Romanos8:38–39).Tam­bién en Romanos8:23, miramos ade­lante a la reden­ción de nue­stros cuer­pos. Estos cuer­pos que la edad y el crec­imien­to enfer­man será red­imi­do. Ellos serán traí­dos de regre­so y vuel­tos a hac­er en cuer­pos que no sufren.

C.  Si, podríamos sufrir, pero el sufrim­ien­to no es dig­no de ser com­para­do con la Glo­ria que será rev­e­la­da a nosotros y en nosotros. No nos dis­traig­amos ni nos desanimem­os por la futil­i­dad de esta vida. Sim­ple­mente recordemos que a pesar de que no todo está yen­do bien aho­ra, todo estará bien.

 

  1. ¿Por qué podemos ten­er esta esper­an­za?

A.  Podemos ten­er esta esper­an­za debido a que no esta­mos solos. No esta­mos inten­tan­do tra­ba­jar por nosotros mis­mos para que todo esté bien. Ten­emos, entonces, el úni­co recur­so en que pudiéramos estar sin esper­an­za. Nosotros no podemos hac­er todo bien. Pero no esta­mos solos. De hecho, Pablo expli­ca que todo está bien debido a que cada miem­bro de la Dei­dad está tra­ba­jan­do para que todo esté bien.

B.  De acuer­do a Romanos8:26–27, el Espíritu San­to está inter­ce­di­en­do por nosotros para

ayu­darnos en nues­tras debil­i­dades. Somos débiles. No podemos hac­er todo bien.

Luchamos y vol­teamos nues­tras ruedas. Ni aún sabe­mos que orar como debe­mos a

causa de nues­tras debil­i­dades. Pero no esta­mos solos en nues­tra oración. Él ofrece

gemir en for­ma demasi­a­do pro­fun­da para las pal­abras. Nosotros ni aún sabe­mos que

pedir a Dios para que todo esté bien, pero el Espíritu lo hace. Ni aún esta­mos oran­do

solos. Si el Espíritu está inter­ce­di­en­do por nosotros, todo estará bien.

C.  De acuer­do a Romanos8:34,Jesús está inter­ce­di­en­do por nosotros. Aún no obstante que hemos peca­do y mere­ce­mos que todas las cosas vayan para mal, Jesús murió por nosotros para hac­er que todas las cosas sean para bien. Satanás es el acu­sador de los hom­bres. Él es el úni­co que dice que mere­ce­mos una eternidad mala. Pero Jesús es el murió por nosotros, que está a la dies­tra de Dios, y que está inter­ce­di­en­do por nosotros. Nadie, ni aún el gran acu­sador, puede sep­a­rarnos de Su amor. Si Jesús está inter­ce­di­en­do por nosotros, todo será para bien.

D.  De acuer­do a Romanos8:31, Dios es por nosotros. ¿Quién puede estar con­tra nosotros? En Romanos 8:28–30,Pablo expli­ca que todo obra jun­to para bien para los que aman a Dios. Obran jun­tas para bien debido a que Dios mis­mo ha pre­des­ti­na­do que los que Lo aman serán for­ma­dos a la ima­gen de Su Hijo. A los que Él pre­des­tine, Él llamó. A los que Él llamó, Él jus­ti­ficó. A los que Él jus­ti­ficó, Él glo­ri­ficó. Esto es una obra de Dios. No esta­mos hacien­da esto por nosotros mis­mos. Dios está obran­do. . Entonces Romanos8:32expli­ca la exten­sión en que Dios ha hecho que todo sea para bien.

E.  No pier­da este pun­to impor­tante. Todo va para bien debido a que Dios en las tres per­sonas, está obran­do para que todas las cosas sean para el bien de nosotros. Deje­mos de vivir con la pre­ocu­pación de hac­er el tra­ba­jo de Dios. En lugar de inten­tar hac­er toda la obra para que todo esté bien, solo per­mi­ta­mos el amor de Dios, hacien­do Su vol­un­tad y deje­mos que Él per­mi­ta que todo esté bien. Cuan­do nosotros per­miti­mos sim­ple­mente que Dios haga Su obra, podemos des­cansar con facil­i­dad sabi­en­do que todo será para bien.

 

  1. Somos más que con­quis­ta­dores.

A.  Satanás está inten­tan­do desan­i­marnos por medio del sufrim­ien­to que enfrenta­mos, ya sea grande o pequeño, sin impor­tar que sea men­tal, emo­cional, o físi­co; sin impor­tar si es espir­i­tu­al o mate­r­i­al. Pero Pablo nos provee con más ani­mo en Romanos8:37–39.Aque­l­los de nosotros que esta­mos en Cristo somos más que vence­dores. Algu­nas veces podríamos sen­tirnos como que esta­mos per­di­dos. En oca­siones podríamos sen­tirnos como que posi­ble­mente no podemos vencer pero ganare­mos. Todo lo que ten­emos que hac­er es afer­rarnos a Jesús.

 

B.  Nada puede sep­a­rarnos del amor que tiene Dios. Nada puede sep­a­rarnos del amor inter­ce­sor del Espíritu y de Jesu­cristo. Nada puede sep­a­rarnos del amor que está de acuer­do al amor de Dios. No impor­ta lo que alguien más haga, no ser­e­mos sep­a­rador de Dios. Sin impor­tar lo que haga el pres­i­dente, lo que haga la economía, lo que hagan nue­stros her­manos, lo que haga la igle­sia, lo que haga nues­tra famil­ia, nada puede sep­a­rarnos de Dios y de Su amor. Todo será para bien no debido a nue­stro poder, sino debido a que Dios ha dicho lo que será y nadie puede cam­biar eso. Todos lo que ten­emos que hac­er es per­manecer con Dios. Él hará que todo esté bien..

 

Con­clusión:

No sé que desán­i­mos y temores está ust­ed enfrentan­do. No sé que podría estar cau­san­do que ust­ed se rin­da ante los demás, antes ust­ed mis­mo, ante Dios. Enten­der lo que es el sufrim­ien­to es solo parte de este mun­do fútil. Pero ten­emos una esper­an­za, no un tipo de ilusión de esper­an­za, sino un anh­elo ardi­ente de esper­an­za. Nosotros que ten­emos a Dios ganare­mos. Man­tenién­donos asi­dos a ello, ser­e­mos ani­ma­dos para que todo vaya para bien.

 

Ser­món en WORDTodo va a Estar Bien

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Post Navigation