Sermones

Los Samaritanos (Acts 8:4–25)

Nicolás Hernán­dez, June 17, 2012
Part of the Las con­ver­siones en el libro de los Hechos por Mark Copeland series, preached at a domin­go ser­vice

Tags:

Adobe Acrobat
Microsoft Word
Ear­li­er: Same day: Lat­er:
« Ben­di­to quer­er None El Eunuco Etíope »

Acts 8:4–25

4Mas los que fueron espar­ci­dos, iban por todas partes anun­cian­do la pal­abra. 5Entonces Felipe, descen­di­en­do á la ciu­dad de Samaria, les pred­i­ca­ba á Cristo. 6Y las gentes escuch­a­ban aten­ta­mente unán­imes las cosas que decía Felipe, oyen­do y vien­do las señales que hacía. 7Porque de muchos que tenían espíri­tus inmun­dos, salían éstos dan­do grandes voces; y muchos par­alíti­cos y cojos eran sana­dos: 8Así que había gran gozo en aque­l­la ciu­dad. 9Y había un hom­bre lla­ma­do Simón, el cual había sido antes mági­co en aque­l­la ciu­dad, y había engaña­do la gente de Samaria, dicién­dose ser algún grande: 10Al cual oían todos aten­ta­mente des­de al más pequeño has­ta el más grande, dicien­do: Este es la gran vir­tud de Dios. 11Y le esta­ban aten­tos, porque con sus artes mág­i­cas los había embe­le­sa­do mucho tiem­po. 12Mas cuan­do creyeron á Felipe, que anun­cia­ba el evan­ge­lio del reino de Dios y el nom­bre de Jesu­cristo, se bau­ti­z­a­ban hom­bres y mujeres. 13El mis­mo Simón creyó tam­bién entonces, y bau­tizán­dose, se llegó á Felipe: y vien­do los mila­gros y grandes mar­avil­las que se hacían, esta­ba atóni­to. 14Y los após­toles que esta­ban en Jerusalem, habi­en­do oído que Samaria había recibido la pal­abra de Dios, les enviaron á Pedro y á Juan: 15Los cuales venidos, oraron por ellos, para que reci­biesen el Espíritu San­to; 16(Porque aun no había descen­di­do sobre ninguno de ellos, mas sola­mente eran bau­ti­za­dos en el nom­bre de Jesús.) 17Entonces les impusieron las manos, y reci­bieron el Espíritu San­to. 18Y como vió Simón que por la imposi­ción de las manos de los após­toles se daba el Espíritu San­to, les ofre­ció dinero, 19Dicien­do: Dadme tam­bién á mí esta potes­tad, que á cualquiera que pusiere las manos enci­ma, reci­ba el Espíritu San­to. 20Entonces Pedro le dijo: Tu dinero perez­ca con­ti­go, que pien­sas que el don de Dios se gane por dinero. 21No tienes tú parte ni suerte en este nego­cio; porque tu corazón no es rec­to delante de Dios. 22Arrepién­tete pues de esta tu mal­dad, y rue­ga á Dios, si quizás te será per­don­a­do el pen­samien­to de tu corazón. 23Porque en hiel de amar­gu­ra y en prisión de mal­dad veo que estás. 24Respon­di­en­do entonces Simón, dijo: Rogad vosotros por mí al Señor, que ningu­na cosa de estas que habéis dicho, ven­ga sobre mí. 25Y ellos, habi­en­do tes­ti­fi­ca­do y habla­do la pal­abra de Dios, se volvieron á Jerusalem, y en muchas tier­ras de los Samar­i­tanos anun­cia­ron el evan­ge­lio. (RV1909)

Pow­ered by Ser­mon Brows­er

13 Thoughts on “Sermones

  1. Francisco Pablo Lucas on October 21, 2013 at 8:33 pm said:

    Dios los bendi­ga me gus­ta los men­sajes

  2. Los estu­dios de Colosens­es (Ser­mones y comen­tario), estan muy edi­fica­tivos. Los he descar­ga­do. Gra­cias

  3. Benancio Borja on February 22, 2015 at 5:26 pm said:

    Dios lev­endi­ga Her­mano

  4. Héctor Rosado Viñegas on May 17, 2015 at 10:22 am said:

    Exce­lentes estu­dios her­mano, ayu­dan mucho. Dios le guarde y le bendi­ga rica­mente. Salu­dos con afec­to

  5. nelson e vanegas on June 3, 2015 at 7:04 pm said:

    Recién he baja­do el estu­dio de Gálatas… lo he hojea­do y me ha intere­sa­do grande­mente… espe­cial­mente las pre­gun­tas que ha desar­rol­la­do que segu­ra­mente me serán de invalu­able util­i­dad en mi com­par­tir! Más tarde le com­par­tiré mi expe­ri­en­cia de “mas­ticar” su estu­dio! Defin­i­ti­va­mente, gra­cias y será una ben­di­ción!

    • admin on June 9, 2015 at 3:49 pm said:

      Dios lo bendi­ga her­mano Nel­son. Gra­cias a ust­ed por vis­i­tar y ben­e­fi­cia­rse del mate­r­i­al. El estu­dio de Gálatas es una obra de mucho interés para mi por el hecho que los her­manos esta­ba insat­is­fe­chos con la ley de Cristo y desea­ban enyu­garse con la ley que mata. (2 Cor. 3:6; “el cual tam­bién nos hizo sufi­cientes como min­istros (servi­dores) de un nue­vo pacto, no de la letra, sino del Espíritu. Porque la letra mata, pero el Espíritu da vida.”

  6. Jesus Alvarez Rodriguez on October 24, 2015 at 7:21 pm said:

    Gra­cias her­mano por este mate­r­i­al , es muy edi­f­i­cante vis­i­tar estos sitios. Dios le Bendi­ga .

    • Muchas gra­cias a ust­ed. Dios lo bendi­ga en todo.

    • LE agradez­co mucho su comen­tario. Deseo que regrese con fre­cuen­cia y que com­par­ta este sitio con todos sus ami­gos. Si no encuen­tra lo que bus­ca­ba, avíseme y haré todo lo posi­ble de elab­o­rar un estu­dio.

      Me puede escribir a rangel­la­lo aro­ba (@) gmail pun­to (.) com

      Ten­go que escribir mi correo de esta for­ma porque hay robots que se roban los corre­os. De esta man­era ust­ed sabe que se unen todas las pal­abras de esta for­ma: nombre@gmail.com.

      Gra­cias y que Dios lo bendi­ga.

Leave a Reply

Your email address will not be published.