EL LIBRO DE APOCALIPSIS

Capí­tu­lo Uno 

Apoc­alip­sisLec­ción 02. Capí­tu­lo Uno

OBJETIVOS EN EL ESTUDIO DE ESTE CAPÍTULO

1) Notar que el Apoc­alip­sis fue escrito a las igle­sias sobre cosas que debían suced­er pron­to

2) Apre­ciar las impli­ca­ciones de lo que se dice sobre Jesús, tan­to en el  salu­do de Juan como en las pal­abras del mis­mo Jesús

RESUMEN

La Rev­elación de Jesu­cristo ini­cia con una clara declaración de ori­gen y de propósi­to. Dado a Jesús por Dios para mostrar a sus sier­vos las cosas que debían pasar pron­to, está dis­eña­do para aque­l­los que leen, oyen y guardan las pal­abras de la pro­fecía (1–3). Juan se dirige entonces a las siete igle­sias de Asía (al oeste de Turquía), ofre­cien­do la gra­cia y la paz de cada uno de los miem­bros de la Dei­dad con tér­mi­nos descrip­tivos que se vuel­ven más sig­ni­fica­tivos más ade­lante en la epís­to­la (4–6). Su salu­do es segui­do con una declaración rela­ciona­da a la veni­da del Señor, y a una des­i­gnación de Si mis­mo expre­sa­da por el mis­mo Señor (7–8).

En este pun­to Juan expli­ca como fue él comi­sion­a­do para reg­is­trar la Rev­elación. Mien­tras esta­ba en la isla de Pat­mos (prob­a­ble­mente en el exilio por predicar la Pal­abra de Dios), él esta­ba en el Espíritu en el día del Señor cuan­do oyó una gran voz detrás de él. La voz se iden­ti­ficó a si mis­ma como “el Alfa y la Omega, el Primero y el Últi­mo”, y le encar­gó escribir lo que él vio a las siete igle­sias en Asia (9–11). Al vol­tear a ver la voz, Juan vio siete can­deleros de oro y en medio de ellos al Hijo del Hom­bre. Al describir la apari­en­cia impo­nente del Hijo del Hom­bre y su propia reac­ción, Juan reg­is­tra entonces como Jesús lo con­soló y le encar­ga escribir lo que él ha vis­to y verá (12–19). El capí­tu­lo final­iza con la expli­cación del Señor de lo que rep­re­sen­tan las siete estrel­las en Su mano derecha y las siete lám­paras sig­nif­i­can las mis­mas siete igle­sias (20).

BOSQUEJO

I. INTRODUCCIÓN (1–8)

   A. INTRODUCCIÓN Y BIENAVENTURANZA (1–3)

1. Intro­duc­ción a la rev­elación de Jesu­cristo (1–2)

a. La cual Dios le dio para man­i­fes­tar­la a Sus sier­vos

b. En relación a las cosas que deben suced­er pron­to

c. Envi­a­da y sig­nifi­ca­da por Su ángel

d. A Su sier­vo Juan, el cual ha dado tes­ti­mo­nio…

1) De la pal­abra de Dios

2) Del tes­ti­mo­nio de Jesu­cristo

3) De todas las cosas que ha vis­to

2. La bien­aven­tu­ran­za (3)

a. Bien­aven­tu­ra­do el que lee, y los que oyen las pal­abras de esta pro­fecía

b. Bien­aven­tu­ra­dos los que guardan las cosas en ella escritas; porque el tiem­po está cer­ca

B. SALUDOS A LAS SIETE IGLESIAS (4–6)

1. De Juan, a las siete igle­sias que están en Asia (4a)

2. Con gra­cia y paz (4b-6)

a. Del que es y que era y que ha de venir

b. De los siete espíri­tus que están delante de Su trono

c. De Jesu­cristo

1) El tes­ti­go fiel

2) El pri­mogéni­to de los muer­tos

3) El sober­a­no de los reyes de la tier­ra

4) Al que nos amó, y nos lavó de nue­stros peca­dos con Su san­gre

5) El que nos hizo reyes y sac­er­dotes para Dios, Su Padre

– ¡A Él sea glo­ria e impe­rio por los sig­los de los sig­los. Amén! (Así sea)

C. EL ANUNCIO DE LA VENIDA DE CRISTO (7)

1. El viene con las nubes

2. Todo ojo Le verá, y los que Lo traspasaron

3. Todos los lina­jes de la tier­ra harán lamentación por Él

– Sí, Amén (así sea)

D. LA DESIGNACIÓN DE SI MISMO (8)

1. “Yo soy el Alfa y la Omega, Prin­ci­pio y Fin

2. “El que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso”

II. LA VISIÓN DEL HIJO DEL HOMBRE (9–20)

    A. LAS CIRCUNSTANCIAS DE JUAN QUE LO GUIARON A LA VISIÓN (9–10a)

1. Su her­mano y copar­ticipe (9a)

a. En la tribu­lación

b. En el reino y en la pacien­cia de Jesu­cristo

2. En la isla de Pat­mos (9b)

a. Por causa de la pal­abra de Dios

b. Por el tes­ti­mo­nio de Jesu­cristo

3. En el Espíritu en el día del Señor (10a)

B. LO QUE ÉL OYÓ EN EL DÍA DEL SEÑOR (10b-11)

1. Una gran voz, como de trompe­ta (10b)

2. Que decía… (11)

a. “Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el últi­mo”

b. “Escribe en un libro lo que ves”

c. Envía­lo a las siete igle­sias que están en Asia…”

C. LO QUE ÉL VIO, Y SU REACCIÓN (12–17a)

1. Se volvió para ver la voz, él vio… (12–16)

a. Siete can­deleros de oro

b. En medio de los siete can­deleros, a uno seme­jante al Hijo  del Hom­bre

1) Vesti­do con una ropa que lle­ga­ba has­ta los pies, y ceñi­do por el pecho con un cin­to de oro

2) Su cabeza y sus cabel­los eran blan­cos como blan­ca lana, como nieve

3) Sus ojos como lla­ma de fuego

4) Sus pies seme­jantes al bronce bruñi­do

5) Su voz como estru­en­do de muchas aguas

6) En Su dies­tra siete estrel­las

7) De Su boca salía una espa­da agu­da de dos filos

8) Su ros­tro era como el sol cuan­do res­p­lan­dece

2. Cuan­do Lo vio, Juan cayó como muer­to a Sus pies (17)

D. LAS PALABRAS DEL SEÑOR A JUAN (17b-20)

1. “No temas” (17b-18)

a. “Yo soy el primero y el últi­mo”

b. “Y el que vivo, y estuve muer­to; más he aquí que vivo por  los sig­los de los sig­los, amén.”

c. Y ten­go las llaves de la muerte y del Hades.”

2. “Escribe…” (19)

a. “Las cosas que has vis­to”

b. “Y las que son”

c. “Y las que han de ser después de estas”

3. “El mis­te­rio de las siete estrellas…y de los siete can­deleros  de oro”

a. “Las siete estrel­las son los ánge­les de las siete igle­sias”

b. “Los siete candeleros…son las siete igle­sias”

REVISIÓN DE PREGUNTAS PARA EL CAPÍTULO

1) ¿Cuáles son los pun­tos prin­ci­pales de este capí­tu­lo?

- La Intro­duc­ción (1–8)

- La visión del Hijo del Hom­bre (9–20)

 

2) ¿Qué esta­ba inten­tan­do Jesús mostrar a Sus sier­vos? (1)

- Las cosas que deben suced­er pron­to (ver 1:3; 22:6–10)

 

3) ¿Cómo se está descri­bi­en­do Juan en el ver­sícu­lo 2?

- Como alguien que ha dado tes­ti­mo­nio de la pal­abra de Dios, y del

tes­ti­mo­nio de Jesu­cristo, y de todas las cosas que ha vis­to

 

4) ¿A quienes está des­ig­na­do para ben­de­cir este libro? ¿Por qué? (3)

- A aque­l­los que leen y oyen las pal­abras de esta pro­fecía, y guardan

las cosas en ella escritas

- Porque el tiem­po está cer­ca

 

5) ¿A quienes está dirigi­do el libro? (4,11)

- A las siete igle­sias en Asia

- A las igle­sias en Efe­so, Esmir­na, Perg­amo, Tiati­ra, Sardis,

Filadelfia, Laodicea

 

6) ¿Cómo es descrito Dios en el salu­do de Juan? ¿Espíritu San­to? (4)

- El que es y que era y que ha de venir

- Los siete espíri­tus que están delante de Su trono (ver 4:5;

Zac 4:1–6)

 

7) ¿Cómo es Jesu­cristo descrito por Juan en este salu­do? (5–6)

- El tes­ti­go fiel

- El pri­mogéni­to de los muer­tos

- El sober­a­no de los reyes de la tier­ra

- El que nos amó

- El que nos lavó de nue­stros peca­dos son Su san­gre

- El que nos hizo reyes y sac­er­dotes para Dios, Su Padre

 

8) ¿Qué es dicho sobre la veni­da de Cristo? (7)

- Que viene con las nubes

- Que todo ojo Le verá, y los que Le traspasaron

- Y todos los lina­jes de la tier­ra harán lamentación por Él

 

9) ¿Cómo se des­igna a Si mis­mo el Señor? (8)

- “Yo soy el Alfa y la Omega, Prin­ci­pio y Fin”

- “El que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso”

 

10) ¿Cómo se iden­ti­fi­ca Juan a si mis­mo ante Sus lec­tores? (9a)

- Vue­stro her­mano, y copartícipe en la tribu­lación

- En el reino y en la pacien­cia de Jesu­cristo

 

11) ¿Dónde y cuan­do recibió Juan la Rev­elación? (9b-10)

- En la isla de Pat­mos, por causa de la pal­abra de Dios y el

tes­ti­mo­nio de Jesu­cristo

- Cuan­do esta­ba en el Espíritu en el día del Señor

 

12) ¿Qué oyó que decía una gran voz? (11)

- “Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el últi­mo”

- “Escribe en un libro lo que ves, y envía­lo a las siete igle­sias que

están en Asia…”

 

13) Cuán­do él volteó para ver la voz, ¿qué vio? (12–13)

- Siete can­deleros de oro, y en medio de los siete can­deleros, a uno

seme­jante al Hijo del Hom­bre

 

14) ¿Cómo describe Juan al Hijo del Hom­bre? (13–16)

- Vesti­do de una ropa que lle­ga­ba has­ta los pies

- Ceñi­do por el pecho con un cin­to de oro

- Su cabeza y sus cabel­los eran blan­cos como blan­ca lana, como nieve

- Sus ojos como lla­ma de fuego

- Sus pies seme­jantes al bronce bruñi­do, reful­gente, como en un horno

- Su voz como estru­en­do de muchas aguas

- Tenía en Su dies­tra siete estrel­las

- De Su boca salía una espa­da agu­da de dos filos

- Su ros­tro era como el sol cuan­do res­p­lan­dece en su fuerza

 

15) ¿Cuál fue la reac­ción de Juan cuan­do Lo vio? ¿Qué fue lo primero que

    se le dijo? (17)

- Cayó como muer­to a Sus pies

- “No temas”

 

16) ¿Cómo se iden­ti­ficó el Hijo del Hom­bre a Si mis­mo? (17–18)

- “Yo soy el primero y el últi­mo”

- “Y el que vivo, y estuve muer­to; más he aquí que vivo por los

sig­los de los sig­los”

- “Y ten­go las llaves de la muerte y del Hades”

 

17) ¿Qué se le dijo a Juan que escri­biera? (19)

- “Las cosas que has vis­to”

- “Y las que son”

- “Y las que han de ser después de estas”

 

18) ¿Cuál es la expli­cación de las siete estrel­las y de los siete

    can­deleros de oro? (20)

- Las siete estrel­las son los siete ánge­les (¿men­sajeros?) de las

siete igle­sias

- Las siete lám­paras son las siete igle­sias (en Asia)