Tu “Smart Phone” no te ha hecho tan “Smart”

Tu “SmartPhone” no te ha hecho tan “Smart”

La generación milenaria o la generación “y” ha nacido con un celular en la mano. Esta generación se ha hecho una experta en el uso de las redes sociales. Jamás se había escuchado que en general una persona tiene más amigos virtuales que reales; que la generación “y” sufre espasmos epilépticos si no revisan su “Face,” “Twitter,” “Four-Square,” “Vine,” Instagram,” a cada momento. Las pláticas empiezan con “hashtag” haciendo las señales con los dedos. En vez de dar ánimos con una palmada en la espalda o “chocar” las manos se vive en el deseo eterno de tener más “Likes” que las demás personas.

Ya hay un idioma especial para comunicarse, “xq, hOlA, xdonde, 100pre, AC, Aki, Bn, Kntm, Msj, k tal, Pf, tq, tqm, ¿tas ok?, salu2, wpa, ‪#‎obsesionadaconminuevoiphone‬, ‪#‎quemeimporta‬, ‪#‎aquisolasintenerquehacer‬.” Los “Smart Phones” han creado una generación no muy “Smart.”

También nos hemos hecho narcisistas. La gente estira la mano, vira el celular, pone una jeta, alza las cejas y se toma un “selfie.”. (En las fotos subí un “selfie” 🙂 ). Ya las tiendas venden un palo en donde se coloca un celular y se estira a un metro y medio para tomarse un “selfie” con una jeta de pato.

Se ha hecho muy popular el “sexting”. Esto es cuando se toman fotos desnudas y de los miembros íntimos y se envían por medio de celular. Estas cosas no solamente las hacen los jóvenes, sino también los viejos y, peor, los niños. Ya esto es normal.

Nos hemos hechos materialistas idolatrando los celulares. Una señorita llevaba una docena de huevos en una mano y en la otra su celular. Se resbaló y tiró los huevos pero jamás soltó el celular. Tirada en el suelo hizo “Tweet” ‪#‎nosolteelcelular‬. No enrabiamos si alguien nos daña el celular, odiamos a los padres si no nos ponen minutos y cuidamos del celular como si fuera un dios.

El niño demanda que le compren un Iphone, los jovencitos hacen berrinches si se los quitan y los padres son los culpables. Hace poco me comentó un colega que le compró un Iphone a su hija de 11 años (los ¡Iphone cuestan más de $500.00 USD!). ¿La razón? “En estos días es necesario que los niños tengan un celular para comunicarse con los padres si llegan a necesitar algo.” La mayoría de los jóvenes tienen un celular, fácil de pedirles el favor de hacer una llamada a los padres.

Esta obsesión del mundo virtual nos ha facilitado contar mentiras. Siendo que nunca conoceremos a los amigos virtuales pues les mentimos de nuestra edad, estado civil, cuerpo, trabajo entre otras cosas. Antes los padres llamaban a los teléfonos fijos para verificar que sus hijos estaban en donde decían estar. Ya no se puede hacer eso, las llamadas son a celulares.

En los aeropuertos la gente camina con el celular pegado a la oreja y el cable en la mano buscando en donde enchufarlo.  Parecen pacientes de un hospital caminando con la bolsa de suero.

Jamás se había sabido de jóvenes quitándose las vidas por un comentario negativo.  Ahora el suicidio causado por el “bullying cibernético” es muy común.  Se ignora que con un simple gesto del dedo se pueden enviar fotos, videos, chismes y comentarios negativos a todo el mundo.

Gente falta al trabajo diciendo que están enfermos y luego publican una foto de ellos disfrutando en la playa.  El “Smart phone” no nos ha hecho tan “Smart.”

Ya no se puede disfrutar del cine porque aparecen como luciérnagas las luces de los celulares. Otros hacen y reciben llamadas mientras otros piratean la película. En los funerales, bodas y reuniones religiosas no se muestra respeto cuando están “texteando” mientras el predicador predica la palabra.

¿Será esto pecado?

En cuanto al narcisismo, sí. (Proverbios 16:18; Filipenses 2:4; 2 Timoteo 3:2-8) Esto es evidente cuando la persona se toma tantas fotos de si misma y las publica para ver cuantos “likes” reciben.

En referencia a la idolatría, ¡claro! (Gal. 5:19-21; Dt. 5:8; 1 Cor. 10:14; Col. 3:5) Se hace idolatría cuando uno está adicto a la vida virtual y/o celular-cuando le duele más la pérdida del celular que la pérdida de la Biblia. Materialismo.

La inmoralidad y vulgaridad también son pecados. (1 Cor. 6:18; Romanos 1:24)

La falta de respeto también es pecado. (1 Cor. 15:33; Col. 3:20; Rom. 12:2; 1 Cor. 10:24)

Tengamos mucho cuidado con el mundo virtual, los celulares y las adicciones. Padres deben de tomar las riendas y quitar o por lo menos limitar el uso de estos aparatos. Adultos, es necesario de dejar de vivir como si fuéramos jovencitos y los mejores amigos de nuestros hijos-somos padres. Dios no ayude con el presente mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.